Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
del bien, que no llegaron a fructificar por haüarse esparcidos sobre terreno mal preparado. -P o r todo esto- -continúa- -fué constante deseo de l a Junta provincial de Protección a la Infancia y Represión de l a M e n dicidad, de Valencia, constituir por su i n i ciativa, bajo la presidencia del doctor G ó mez F e r r e r de grata memoria, un P a t r o nato autónomo, con el fin de fundar y sostener u n Instituto de Corrección Paternal y una Escuela de Reforma, con dos secciones, niños y niñas, que había de permitir, a n dando el tiempo, establecer el T r i b u n a l para niños en nuestra ciudad y provincia, anhelo que se convirtió en realidad en 15 de mayo de 1919. C o m o verá- -prosigue- el edificio de l a Colonia es sencillo, y todo lo de esta casa es acogedor y familiar. Hemos procurado que fuera el hogar ajeno que suple al propio hogar, en lo que debe tener de patriarcal, honrado y cristiano. A l g o hemos con- E L IDEAL D E LA PEDAGOGÍA MODERNA LA CLASE A L AIRE LIBRE mérito, si nuestros datos no son equivocados, de ser la primera que se estableció en España. junto a l a sección de niñas, separada por u n hermoso parque, se encuentra la sección de niños, dirigida y orientada por religiosos mercedafios. L a institución la componen varios pabellones, convenientemente dispuestos para el fin a que se les destina; pero, convertida l a actual Escuela de R e forma de provincial en regional, ha sido preciso pensar en el levantamiento de un nuevo pabellón, el que se está construyendo, a fin de atender al perfeccionamiento de los niños que a ella envíen los otros T r i b u nales de la región. E l director de la Escuela, reverendo padre Tomás Carbonell, sale a nuestro encuentro y facilita nuestra información. -E s t a- -d i c e- -e s la Casa de Detención y Observación. Se la llama familiarmente L a T o r r e t a por la torre almenada que forma parte del edificio. A ella v a n los niños que envía 1 T r i b u n a l en calidad de detenidos y sujetos a una verdadera vigilancia observadora. E l médico y el maestro son los dos factores indispensables en esta operación. E l primero informa tras un reconocimiento minucioso, y el segundo, auxilia, con los frutos de su constante observación, hasta el momento en que el niño comparece ante el T r i b u n a l que en sus funciones no parece serlo, pues suele constituirse, sencillamente, como si el niño fuese presentado a unos desconocidos cariñosos, que le halagan, y los que, por medio de hábiles preguntas, consiguen arrancarle el secreto, muchas veces difícil de obtener, de su delito. O t r o pabellón, que es una verdadera quinta señorial, destaca su línea sencilla y elegante entre bosques de pinos y árboles de sombra. -E s t a es l a Q u i n t a de S a n Vicente donde tenemos establecida l a Escuela de Reforma. L a verdadera residencia de los niños enjuiciados por el T r i b u n a l y sometidos por acuerdo suyo a u n tratamiento r e educador adecuado. Consecuentes en todo momento con este tratamiento, hacemos u n estudio psicofisiológico, pedagógico, social, moral y religioso de cada ingresado, y, en consecuencia, y estudiando sus aptitudes y vocación, le orientamos profesionalmente. L a ficha antropométrica de cada niño, así como sus disposiciones naturales, las obtiene un médico especializado en Psiquiatría, a base de métodos propios muchas veces, pero siempre siguiendo las normas de Binet y Simón, y las modificaciones que Yerkes, Bridges y T e r m a n h a n introducido en cada caso particular para su mayor exactitud. A LA SOMBRA D E LA CRTJZ, QUE E X T I E N D E SUS BRAZOS CON CLEMENCIA, LOS COLONOS ESCUCHAN V E R D A D E S seguido y a pero, c o n l a ayuda de Dios, haremos más grandes cosas. Como yo me atreviese a observar que hubo necesidad de saber gastar muy bien las pesetas del legado de la señorita C a r bonell para realizar el milagro de la transformación y adaptación de las viviendas a d quiridas, la superiora, sonriendo, disipa mis dudas: -E s que el Patronato habrá anotado en el Haber de su cuenta de C a j a sobre quince mil duros para l a empresa, señor. ¡A h o r a ya veo c l a r o! -e x c l a m o -E n la sección de niños- -continjúa- -apreciará usted cosas mejores; aunque nos desenvolvemos en el mismo régimen y sobre las mismas bases ambas secciones, con las variantes, desde luego, a que obliga el sexo. Esto nuestro, esta sección de niñas, tiene el CLASE D E LABORES
 // Cambio Nodo4-Sevilla