Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C D O M I N G O 14 D E S E P T I E M B R E D E 1930. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 40. cedido con lentitudes y complacencias que han producido daño. ¿Cabe hoy proponer como programa la revalorización de la peseta? Lo han sostenido, entre otros, ilustres y. muy Queridos amigos míos y Corporaciones que representan intereses cuantiosos. Para comprender cuan temerario sería el empeño de devolver a la peseta su antiguo. valor, no se necesita examinar el problema en sí mismo, ni recordar los esfuerzos que necesitó Inglaterra después de las guerras napoleónicas ni los sacrificios que ha realizadp ahora para revdorisar la libra; pues hay circunstancias que demuestran ¡me el intento de establecer en 1930 el patrón oro, dando a la peseta el valor de la ley Figuerola sería mayor locura que la del héroe manchego saliendo lanza en ristre a desfacer entuertos. Cuando Italia ha estabilizado al coeficiente cuatro (número redondo) es decir, ha dado a la lira el valor que resulta de dividir por cuatro su antiguo valor; Francia al coeficiente cinco y Bélgica al coeficiente ocho, dar a la peseta oro el valor que le asigna la ley Figuerola equivaldría a decretar la expulsión de nuestros productos del mercado universal. Inglaterra, la rica Inglaterra, por el recuerdo de 1815, y para que Londres continuara siendo el centro monetario del mundo, devolvió a las libras su antiguo valor, a costa de gigantesco esfuerzo. Hoy, ilustres economistas ingleses sostienen que cometieron grave error y proponen como medio de repararlo reducir el valor de la libra, apelando a la inflación. En el caso más favorable, antes de que precios y salarios se reajustasen al nuevo valor de la peseta, España pasaría por la crisis que han atravesado los países que conservaron el antiguo patrón o que lo han restablecido como Holanda, Suiza, Inglaterra y Noruega. En el larguísimo período necesario para restablecer el valor de la peseta, caso de que fuera posible, múltiples causas de todas clases podían deshacer en una hora lo ganado en muchos años, y durante ese período la peseta seguiría siendo la única moneda sin valor estable. En estos días Francia no sabe qué hacer con el oro que diariamente afluye a sus ajeas. Podría fácilmente aumentar el valor intrínseco de su moneda y, sin embargo, a ningún francés se le ha ocurrido prescindir del franco de 0,065 gramos de 1928, no comenzado a acuñar todavía para volver al franco de 0,32, y se comprende bien que tal suceda, pues cuando el franco subió desde 240 a 100 la libra esterlina toda la producción francesa, pidió a Poincaré que contuviera el alza, y así lo hizo. Los que estudian superficialmente estos problemas no se han fijado en los inconvenientes de un alza excesiva en el valor de la moneda. L a experiencia demuestra cuan difícil és el reajuste de precios y jornales al nuevo valor. Los exportadores obtendrían por sus mercancías menos pesetas y tendrían que pagar los mismos jornales; por tanto, encarecimiento de la producción e imposibilidad de la competencia. No menos gravemente yerran los que excitan a España a la estabilización inmediata de la peseta. Esa excitación se comprende en periódicos y tratadistas ingleses, que sienten la necesidad de movilizar la mayor cantidad de oro para que Inglaterra pueda salvar las graves circunstancias actuales. No se concibe en tratadistas franceses que tienen a la vista el ejemplo de su Patria. España se encuentra en circunstancias parecidas, aunque infinitamente menos graves a las de Francia, al constituirse en julio de 1926 el ministerio de Unión Nacional. Lo que para Francia representaba el descubierto enorme de su Tesorería, con 68.000 millones de vencimientos a corto plazo y 23.000 millones de anticipos del Banco de Francia, representa para España la liquidación de la Dictadura, con esta esencial diferencia en Francia aquella enorme deuda significaba riqueza perdida, sustancia nacional aniquilada, el capital total. de Francia disminuido en la fabulosa cifra de 100.000 millones de francos; mientras que las dificultades de España significan sólo imprudencias de gobernantes, excesos de optimismo engendrados por manías de grandeza; errores como el del régimen ferroviario; ninguna pérdida real y efectiva que España no pueda reparar fácilmente, máxime cuando esa pérdida está en parte compensada con obras de indiscutible provecho de presente o en lo por venir. Al constituirse en 21 de julio de 1926 el ministerio Poincaré, ¿se le ocurrió a nadie pedir la estabilización inmediata a 240 a que se cotizaba el franco? Alguno de esos escritores que hoy nos excitan a estabilizar sin tardanza, ¿pidió entonces a su Gobierno que estabilizara sin haber resuelto los problemas pendientes de presupuesto, Tesorería, deudas interaliadas, etc. Dos años tardó el Ministerio Poincaré en realizar su obra, y se censura acremente a España porque no ha resuelto el problema en seis meses. En el informe de la Comisión de peritos nombrada por M Raúl Peret en. 31 de mayo de 1926, verdadera norma, en sus líneas generales, a que se ha ajustado la reforma monetaria, no sólo en Francia, sino en otros países, se señalan las condiciones esenciales y las etapas precisas para que la estabilización no fracase. A ese plan se ajusta también en el fondo el trazado por el Go- Ex ministro de Hacienda, ex presidente de bierno español. L a primera condición, el Consejó Superior Bancario. g orden en la Hacienda, está en gran parte cumplida con la aplicacióón de la ley de Contabilidad. Sólo falta que el gasto y el recurso no dependan del capricho del gobernante y los decrete únicamente la nación misma representada en Cortes. L a nivelación del presupuesto por la contención de los gastos es un hecho. Las liquidaciones de obras públicas están muy avanzadas, etc. ¡Que España tiene grandes deudas en oro de vencimiento inmediato que no puede satisfacer! Como éstas son todas las afirmaciones encaminadas a nuestro descrédito económico. Fuera del crédito Rothschild, que no ha sido satisfecho por no haber vencido, según hemos expuesto antes, la única deuda en oro con vencimiento fijo contraída por el Tesoro español son los 305 millones del último empréstito, que vencen en 1940. Los derechos de Aduana en oro, aun limitados al 25 por 100, dieron un promedio mensual de ocho a nueve millones de pesetas oro. De suerte que España, sin el menor esfuerzo, de un modo automático, posee el medio, no sólo de recoger esas deudas, sino de reponer y aumentar considerablemente el oro de que se dispuso para intervenir en el cambio. Hay im último argumento para demost r a r cuan grave torpeza cometería España si siguiera el consejo de i r a la estabilización inmediata, y ese argumento es que, aparte las demás condiciones necesarias para que la reforma prospere, no se puede estabilizar una moneda en baja. L a ley sólo puede sancionar la estabilización de una moneda que ha logrado la estabilidad de hecho o que esté en alza. Estabilizar una moneda en baja al tipo del mercado es entablar la lucha con la especulación. Fué el caso de Bélgica de 1926; el fracaso del plan Hansen. Estabilizar por bajo de ese tipo es decretar el alza de precios y jornales. Resumiendo: España tiene hoy un plan monetario clarísimo. Sus líneas esenciales; el trazado por la Comisión de peritos franceses en 1926; el seguido por Bélgica, por, Francia y por Italia. Posee medios sobrados para llevarlo a cabo, no ya sin sacrificios, sin esfuerzo alguno, de una manera normal. Ese plan sólo tiene un peligro: la lentitud en realizarlo. Hay que marchar sin precipitación, pero con prisa y con firmeza, a liquidar lo pasado y a sentar las bases de lo futuro, y procediendo así el resurgimiento de la peseta es seguro, hagan lo que hicieren sus detractores; si bien no se deben despreciar estas malévolas campañas que impresionan a los no enterados. ¿A qué fin más útil podemos dedicar nuestra representación diplomática que a evitar el que con falsedades y mentiras se desprestigie a España? A LV A R A D O JA UN Sociedad Cooperativa de Orédito EUpotecario- Madrld Préstamos a Interés módico, dando facilidades para los de construcción. Agencias: en Barcelona, Mallorca, 198, y en SEVILLA. C A L L E ZARAGOZA, 19. EL HOGAR ESPAÑOL XPOSICION IBEROAMERICANA COMISIÓN LIQUIDADORA Por su acuerdo se saca a coacurso el derribo, con aprovechamiento de materiales, del pabellón de Maquinaria, situado en el sector Sur de la Exposición, según las bases que constan en las oficinas de Hacienda, donde se podrán presentar proposiciones basta el 27 próximo, desde las catorce a las dieciséis. Sevilla 13 de. septiembre de 1930. Lea usted y Negro Precio: UNA peseta ejemplar en toda España. Correduría, 58- Tetuán, 23- San Jorge, 29 KlftHii II! ii i ¡Hf i i H iwitimiü ¡tiH Hjii mti n I T Bnfii iTI Crónica o r e c i e n t e curación veraaa ran ¡dacon TV tamtento 6 0 N 0 S E B M A N p a t e n t a d o (pomada v sellos a u M f n p o S i n tasados. V. m i s m o puea secretamem j c o r a r s e I n f o r m e s p e d i d o s v f o l l e t o s g r a t i s a l Dr G ¿atorre, toartado 893, Zar- anoz V e n t a e o F a r m a s ia j BLENORRAGIA
 // Cambio Nodo4-Sevilla