Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VA B C. M A R T E S i6 D E S E P T I E M B R E D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 30, 7 INFORMACIONES Y NOTICIAS TAURINAS E n M a d r i d U n gran t o r o E n Tetuán: N o v i l l o s recortados de tipo y de bravura. E n V i s t a A l e g r e U n a corrida de mansos. T o r o s en Barcelona, San Sebastián y O v i e d o E n otras plazas. Novilladas. EN Un gran toro MADRID SN TETUAN M a d r i d 15, 3 tarde. Preciosos de lámina y presentación fueron los novillos que envió el domingo desde los prados salmantinos eF prestigioso ganadero Manuel Arránz, no aconteciendo lo mismo en cuanto a la bravura de las reses se refiere. E l primer bicho resultó bravísimo, suave y noble, verdaderamente ideal, en fin. Se le ovacionó en el arrastre, cometiéndose a i n justicia de no darle la vuelta al ruedo, a pesar de haberse arrancado a los caballos cinco veces, todas ellas con creciente codicia. Tardará mucho en salir por los chiqueros un toro como el que rompió plaza. Los demás, en cambio, aunque bien puestos, grandes y con poder, no parecían hermanos del primero, pues tendían a huir y hubo de ser fogueado el corrido en quinto lugar. E l espada Francisco Gómez (Aldeano) que después de su tremenda y grave cogida pisaba, por primera vez el ruedo madrileño, no pudo ocultar el lógico desentrenamiento que tiene, aunque sacando fuerzas de flaqueza procuró disimularlo en diversos momentos. E n prueba de gratitud brindó la muerte del bicho que le correspondió en primer l u gar al doctor Segovia, y tras una faena voluntariosa y a ratos llena de valor, dio un pinchazo sin soltar, media estocada y, en fin, í. un estoconazo desprendido. Se le aplaudió. E n el cuarto, al que clavó Justo de l a Fuente (Vaquerito) un soberbio puyazo que se premió con la ovación de l a tarde, le hizo Aldeano una faena de aliño, a la que puso fin de media estocada en lo alto. Eduardo Gordillo, segundo espada, fué agraciado con el peor lote, no obstante lo cual se mostró decidido y trabajador en todo instante. E l primer enemigo, al que puso Mesita dos magníficos pares de banderillas, murió previa una faena breve, de una estocada bien colocada, escuchando el diestro muchos aplausos. A l otro, donde destacó con las banderillas el veterano E m i l i o Rangel, entró, a matar siete veces, colocando en el último viaje un estoconazo bien puesto. Había brindado la muerte del astado a mi querido cofrade Heliodoro Fernández Evangelista. E l debutante Leopoldo Blanco tiene cosas de torero que apuntó el domingo en toda ocasión. Las primeras palmas se le otorgaron por un quite que hizo en el bicho que abrió plaza y luego volvió a escucharlas por la faena que realizó en el novillo del debut, al que pasaportó de media estocada en las agujas, lo que también mereció del público nutridos aplausos. De un pinchazo y media estocada en lo alto se deshizo del novillo jugado en último lugar, que era el más grande de todos, derribando siempre con estrépito. Quedamos, pues, en que lo mejor de la corrida, que duró algo más de dos horas, fué la bravura y suavidad del primer novillo y la forma de picar Vaquerito a cuatro toros de la tarde. E n la plaza hubo una entrada buena, pero sin llegar ni con mucho al anhelado lleno. E n general, el público que asistió a la fiesta abandonó el coso entre oleadas de imponderable aburrimiento. -B. P. N o v i l l o s recortados de tipo y de bravura Madrid 15, 2 tarde. L o más destacado de la novillada del domingo fué el ganado de D. Antonio Llanos, que envió un escogido lote, compuesto de seis novillos recortados de tipo, finos de lámina y con sus gotas de sangre brava, al acometer a los piqueros, a los que entraron con alegría y codicia, especialmente el primero, quinto y sexto, si bien por su poco poder llegaron al último tercio algo sueltos y buscando la defensa, aunque en ningún momento de su lidia dejaron de ser manejables para los capotes y la muleta. Llevó el peso de la corrida Joselito M i gueláñez, quien- por el percance sufrido por el segundo espada tuvo que despachar cuatro novillos, en la; lidia de los cuales tuvo momentos brillantes, acreditativos de sus buenas cualidades de lidiador. Toreó por verónicas templadas y por gaoneras y supo, sobre todo, estar bien colocado y oportuno con el capote, en los momentos de peligro para sus compañeros. A l primer bicho le clavó un par de las cortas, al cambio, seguido de otro, de frente. Luego, con la muleta, desarrolló un toreo de. temple y filigrana, con pases- de rodillas y naturales, para terminar con dos pinchazos y media en lo alto. Se le aplaudió calurosamente la faena. E n el cuarto dio medias verónicas de rodillas y ejecutó buena faena con la franela, con pases en redondo y molinetes, entrando varias veces a herir, lo que restó mérito a su labor. E n la muerte de los otros dos novillos, cumplió. Pepito Fernández, que reaparecía en esta plaza como novillero, después de sus éxitos logrados en pásadas temporadas como becerrista, se hizo aplaudir en unas finísimas verónicas, dadas con mucho temple y aguante, repitiéndose los aplausos en su quite, saturado de alegría- v vistosidad. Llegó el bicho a la muleta empujando por el lado derecho, y el muchacho empezó a pasarle por altos y de pecho, sufriendo un acosón y dos desarmes; siguió valiente; y al entrarle a herir, en corto, salió prendido del pitón derecho por un brazo, siendo retirado a la enfermería, donde se le apreció una herida en el hueco axilar derecho, que interesa la piel, tejido celular y porción corta de biceps, de pronóstico reservado. E l debutante Fernando Domingo, ae Va. lladolid, demostró poseer valor, cualidad esencial del lidiador, pues a pesar de. haber; recibido algunos derrotes, al veroniquear, que le destrozaron el pantalón, no se desconcertó y continuó arrimándose. Con el, capote, aun cuando dio algún que otro lance vistoso, ofreció la impresión de estar poco seguro y entrenado. E n cambio, con la m u leta hizo dos faenas toreras y de dominio, sabiendo dar a sus bichos la lidia que requerían, dando algunos pases de gran marca, que se le aplaudieron. Con el estoque, poco seguro. Mató de estocadas defectuosas y de varios intentos de descabello. Carmona. L a h e r i d a de P e p i t o Fernández L a herida de Pepito Fernández, que tari brillante actuación alcanzó con el capote v la muleta, está situada en la axila derecha y tiene doce centímetros de extensión. Después de curado en la enfermería de la plaza de Tetuán pasó en un coche ambulancia al Sanatorio de Toreros. Créese que el valiente novillero, de no sobrevenir complicaciones, tardará quince días en su curación, E N VISTA A L E G R E U n a corrida de mansos Los seis novillos enviados por el Sr. M a r tín para la corrida del domingo, en la Chata, fueron seis bueyes, mansos huidos y d i fíciles, que estuvieron mas tiempo en el callejón que en el ruedo, con la consiguiente protesta del público, que se hartó de tanto buey. E l tercero, manso, fué sustituido por otro, aún más huido, que dio bastante que hacer a los lidiadores. Mariano López logró aplausos en su p r i mero, que estaba muy huido, para pasaportarle con facilidad, previa breve faena. E n su segundo, manso, pero manejable, hizo l u cida faena, de muleta, para un pinchazo y una estocada, que le valieron muchos aplausos y petición de oreja. Finito de Carabanchel escuchó palmas cori el capote, pero con la espada estuvo desafortunado, pues oyó un aviso en. su primero, y su segundo fué devuelto al corral. Antonio Castillo mostróse valiente y- enterado con capote y muleta. Despachó sus novillos con valentía, y fué muy aplaudido, r E N BARCELONA Seis de A r g i m i r o Pérez T a b e r nero para Márquez, M a r c i a l L a landa y G i l T o v a r que tomaba la alternativa Barcelona 15, 10 mañana. L a entrada es buena, aunque el tiempo desapacible y amenazador ha retraído a última h c a a mucha: gente. Asisten los infantes D. arlos y doña Luisa, con sus hijas, siendo aplaudidos. Primero. Sale corretón. G i l Tovar ló fija con seis verónicas formidables de temple y de arte. (Ovación grande. E n su quite larga tres verónicas magistrales y remata con lances de frente por detrás. (Ovación. Mírquez quita con tres lances de maestro. (Ovación. Lalanda se pica con las palmas y da tres verónicas de rodillas, que producen el delirio. Tovar termina con unas filigranas admirables. L a música y las ovaciones amenizan el tercio. G i l Tovar pone un par quebrado y cierran el tercio los de turno. Comienza a llover ligeramente. Márquez cede los avíos con el ceremonial de rúbrica a G i l Tovar. Brinda éste desde el centro del ruedo y comienza la faena con un parón enorme, siguiendo cerca y tranquilo sobre ambas manos, con pases en redondo y de pecho ceñidísimos, naturales, molinetes, etc. (Ovación y música. Continúa como un maestro de los de verdad y no cesa 1 ¿gente de aplaudir. Mata, entrando recto, de dos 1 Enajfernios d e E o s o j o s se traslada en septiembre a calle S. Eloy, 28. L a Ciánica d e l D o c l o r Morón R A F AJE L D I A X EMPRESA D E AUTOMÓVILES Servicio diario de automóviles de Sevilla a Herrera y Puente Genil, por Puebla de Cazalla y Osuna. Salida de Sevilla, a las siete de la mañana (Puerta de la Carne) Llegada a Puente Genil, a las once y cuarenta y cinco minutos. Salida de Puente Genil, a las tres y treinta dé la tarde. Llegada 9 Sevilla, a las ocho de ta no che.