Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES 17 D E S E P T I E M B R E D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 6 ducido recientemente en el Instituto me acucia a interrogar: ¿Cuántos alumnos tiene usted ahora? -Setenta y uno, entre sordomudos y ciegos de ambos sexos. -Y en el taller, ¿se trabaja mucho? -Bastante. E n la actualidad habrá unos catorce obreros. Como usted sabe, el taller quedó instalado en la calle de Tacón, pues el Jocal de l a Avenida de Letamendi es insuficiente, aun para el Instituto solo. E n dicho taller, único en España, se fabrican muebles y objetos de mimbre perfectísimos. E l régimen de esté taller es similar al de los de Inglaterra, Francia, Alemania y los Estados Unidos. Nos falta una tienda donde exponer y vender con más facilidad que hoy los trabajos; pero ya los marqueses de Larios nos han ofrecido su ayuda para tal empeño. ¿Q u é proyectos tiene? -A h o r a espero una subvención del E s t a do. dé 60.000 pesetas. Con ellas fundaríamos u n hogar de ciegos, donde habría una cantina siempre abierta para todo ciego pobre; treinta y cinco camas para jóvenes y adultos de la provincia y tres talleres para cincuenta individuos. Además ampliaríamos el que ya existe. ¿E l Instituto depende sólo del M u n i cipio? -D e l Municipio y de la Diputación. A m bas Corporaciones contribuyen con 27.000 pesetas. E l Ayuntamiento no aporta mayor suma, porque también tiene que atender a la Escuela de Anormales, que disfruta 19.000 pesetas entre la subvención municipal y la del Estado. -N o es todo lo conocido que merece el Instituto... -Para darlo a conocer, precisamente, he editado Una película de más de 1.000 metros, que se proyectará muy en breve. E l m i nisterio de Instrucción pública v a a adquirir algunas copias del film, que ha resultado i n teresantísimo. Quiero que la película sea conocida en todas partes: es l a demostración más eficaz de cómo y cuánto se trabaja en Málaga en favor de los ciegos y sordomudos de l a provincia. Aún mucho s otros datos y. cifras m e facilita el doctor Mérida, refiriéndose al problema de la ceguera. E s axioma del simpático director que en ios asuntos de los cié- gos, los ciegos son los videntes y, por ello, aspira a defender los intereses de muchos ciegos españoles, a quienes quisiera redimir del ambiente de misericordia y d e pobreza en que hasta ahora vivieron. 1 ABC EN FRONTERAS ESLAYAS Literatura bolchevique Declaro, al proseguir estas notas, qué la consideración intensa, que siento por los rusos que sufren penalidades indecibles fuera y dentro de su Patria vuelve m i espíritu hacia los intelectuales soviéticos. D e saberlo, ellos se mofarían de mí y trie insultarían, porque la compasión, como la limosna, son consideradas ofensas de burgueses al l i b r e ciudadano comunista. P o r suerte, mi pluma puede ser subjetiva porque la opinión bolchevique de que el escritor debe servir de instrumento a los postulados partidistas no se admitiría en España. E s de imaginar que en el terremótico Moscú y en sus Repúblicas existen escritores felices. Felices en su bohemia de suciedad, de hambre, de opresión y de plebeyismo. Convencida su juventud de que M a r x es la verdad fundamental del universo y que los prohombres del K r e m l i n son sus únicos y perfectos mandatarios, escriben, literatean, propagando el comunismo, y probablemente tienen inteligencias mediocres que rutinizan las ideas. Pero entre los otros, los que ya son leídos por las masas Iwanof, Romanoff, Zamiatin, Seifulina y demás colegas suyos de mayor o menor jerarquía artística, ¿no habrá alguno consciente de que su talento hállase agrilletado por el bolcheviquismo? ¿N o habrá ninguno que, impotente para realizar su obra en un ambiente de comprensión amable, alentador y de cal- ¿S a b e usted que la American Braille Press, instalada en París, va a editar una revista para ciegos en español? ¿Es un síntoma, verdad? E l doctor Mérida no quiere que la ceguera sea considerada como una calamidad, sino como una desventaja sensorial. L o s ciegos pueden ganar su vida como los videntes, si se les enseña. i H a y una efusión tan sincera e n las palabras del antiguo oculista! Cuando me despido de él, comparando sus actividades de ahora con las de otro tiempo, n o puedo m e nos de pensar que el dolor, si es tenaza de nuestro orgullo, también suele ser e r a de paz y de ardentísimos entusiasmos; fuerte tónico del espíritu, fuego del alma. MANUEL P R A D O S Y L Ó P E Z EXPERIENCIA es fruto de los años. La mujer moderna, de concepto amplio, no espera a ia vejez para conocer prácticamente lo mejor. S a be que un ensayo inteligente, tiene el valor de la más larga experiencia, base, muchas veces, de la rutina. Ensaye hoy mismo el De venía en tollos y IUCA los buenos Ultramarinos HIJOS DE Mantequerías. DE TENA y reconocerá que su empleo destruye el perjudicial uso de los aceites a granel o inferiores, estimulando la economía, enriqueciendo el gusto de todos los manjares y facilitando la función de los órganos digestivos.
 // Cambio Nodo4-Sevilla