Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MELILLA. D E NUEVA. Y O R K A M E LILLA E N U N PEQUEÑO VELERO ARRIBA: E L PROFESOR SR. BLANCO, A BORDO D E L E V A L U MANIOBRANDO A L LLEGAR AL PUERTO, AYUDADO POR SU ESPOSA Y SU HIJA, ÚNICOS TRIPULANTES D E L BARCO. ABAJO: LOS NAVEGANTES A L DESEMBARCAR EN E L M U E L L E CON SUS PADRES Y HERMANOS E L COMANDANTE GENERAL, SR. POZAS, Y E L PRESIDENTE D E LA JUNTA MUNICIPAL, QUE TIENE E N SUS BRAZOS A L IMPROVISADO GRUMETE. (FOTOS ZARCO Y LÓPEZ) desvanecerlo m á s tarde la realidad, Francia, que por su situación geográfica no puede aspirar a ser el aeropuerto de Europa para los viajes regulares intercontinentales, h a b r á ganado, cuando menos, para su industria aeronáutica, por la proeza de Costes y Bellonte, la. gloria de haber realizado el primero de los vuelos. España, que pudo sumar las dos cosas en un solo tiempo, no ha querido apuntar en u historia la primera travesía aérea a Nueva Y o r k Cuando todos los Gobiernos europeos, con un poco de medrosidad muy s i glo x x decidieron, sin acuerdo, no tomar a su cargo la responsabilidad de proteger el intento que en fuerza de vidas sacrificadas llegó a reputarse de imposible, faltó un hombre o una entidad que financiara l a- arriesgada empresa. Francia lo tuvo y ha vencido. Y es que hace falta más valor para jugar la vida del prójimo que para exponer la propia cuando la raza es raza de valientes. E l que se lanza a la lucha olvida en ella el peligro, y el que espera está a solas con su conciencia. E l patriotismo bien entendido no es, en el fondo, otra cosa que saber hablar consigo mismo. Y o tuve siempre en m á s estima los diez minutos que Voisin- supo resistir mientras el avión que construyó realizaba- -veintiún años hace- -la prueba del kilómetro en circuito cerrado, que los mismos que Farman invirtió en mantenerlo en vuelo para mostrar al mundo el primer v i raje completo de un aeroplano. Estoy seguro de que Juan de la Cierva, en E s p a ñ a aprendió a conducir para no soportar m á s tiempo aquellas ansiedades de su espíritu mientras otros hombres- -amigos suyos- -intentaban arrancar de tierra su autogiro cuando todavía no era conocido prácticametnte que su invento ofrece una seguridad superior a la del avión. Pero si ya es tarde para ganar! o que estnba pidiendo a gritos el prestigio de España, no lo es a ú n para conseguir los beneficios materiales que a nuestro país ofrece su situación geográfica, en punto a los futuros vuelos regulares teansatlánticQs. P o r esa excepción con que la suerte acompaña una vez a todos los grandes patriotas, Costes ha encontrado ahora en las altas latitudes del Atlántico Norte un estado meteorológico que le ha permitido ofrendar a Francia el triunfo. Pero l a verdadera ruta aérea üe Europa a A m é r i c a sigue en lineas generales la latitud del Sur de E s p a ñ a E l mismo Costes intentó aproximarse a ella el año anterior. Y si desde las Azores hubo de regresar a Francia es porque, con un acusado sentimiento francés, había partido de P a r í s Para seguir la buena ruta hay que salir de Sevilla. Interesa a E s p a ñ a áem- s- trarlo por lo que puede representar en el porvenir. Sevilla es, para los futuros viajes regulares, el aeropuerto terminal de Europa. Pero es c artículo quiere ser dedicado, a Costes y Bellonte. y digamos en su honor que eiio agranda el triunfo de los dos gloriosos pilotes franceses, que en su primer vuelo han querido partir de P a r í s obligados así a vencer la magia de las brumas de Terranova. JOSÉ M ESPINOSA
 // Cambio Nodo4-Sevilla