Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES 17 D E S E P T I E M B R E D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. PAG. 26. DE ECOS SOCIEDAD DIVERSOS Los guantes del carabinero E s t e año el c a r a b i n e r o de l a A d u a n a no h a m a n c h a d o sus guantes. Ñ o es que los h a y a l a v a d o repetidas veces, como en años a n t e r i o r e s es algo, m á s lamentablemente s e n c i l l o es que n o los h a usado. D e s d e el t i e m p o en que las A d u a n a s perm a n e c i e r o n cerradas a causa de l a g r a n g u e r r a n u n c a h a s t a a h o r a había p a r e c i d o F r a n c i a a las damas de E s p a ñ a l a m e t a de u n ideal casi imposible. M u c h a s de ellas l a contemplan desde F u e n t e r r a b í a con ojos que v e l a n las l á g r i m a s y hasta l a enseñan u n puño que a m e n a z a a n o sé quién. ¿C ó m o convencer a l padre, a l m a r i d o de que el p a s o de l a f r o n t e r a actualmente, puede constituir un negocio... T o m e m o s el- asunto e n serio. E l p r o b l e m a del c a m b i o afecta a l a nación entera. E l n u e v o m i n i s t r o de H a c i e n d a h o m b r e i n t e l i g e n t e doctor m a y o r entre los doctores, se desvela j u n t o a l lecho de l a peseta, enferma inopinadamente. L a P r e n s a d e d i c a columnas y m á s columnas a l tema. P e r o séame perm i t i d o también enfocar el asunto c a m b i o u n poco m á s f r i v o l a m e n t e las m u j e r e s españolas del v e r a n o c o n l a peseta baja, h a n t e n i d o que d o m i n a r e n ellas ese i n s t i n t o atáv i c a m e n t e f e m e n i n o e l de sentirse c o n t r a bandistas. S e ñ o r d i r e c t o r de A d u a n a s n o se a l a r m e usted n i tome en serio m i afirmación l i g e r a U s t e d señor d i r e c t o r sabe t a n b i e n como y o que el contratabando que h a c í a n nuestras m u j e r e s e r a u n c o n t r a b a n d o de b r o m a puesto que e r a u n c o n t r a b a n d o p a r a su usó p a r t i c u l a r C r e y e n d o haber engañado a l c a r a b i n e r o s i n e m b a r g o el perfume, p a r a u n a v e r d a d e r a m u j e r parecía oler m e j o r c o m o el a b r i g o pasado e n c i m a en pleno agosto h u hiérase d i c h o que n o a b r i g a d a apenas. L a s m u j e r e s españolas, metidas a c o n t r a b a n d i s tas, n o se l u c r a b a n c o n los p r o d u c t o s de u n g r a n n e g o c i o que e n l a m a y o r í a de las ocasiones rto tenía n a d a de t a l P e r o j u g a b a n a l sport del c o n t r a b a n d o y h a s t a pasaban p o r unos escalofríos de emoción ante los g u a n tes, que querían ser blancos, del c a r a b i n e r o E s t e año el c a r a b i n e r o de l a A d u a n a no h a m a n c h a d o n i m a n c h a r á Sus guantes. M i e n t r a s l a peseta estuvo sana, l a t a r e a de convencer a u n h o m b r e del hecho de que, p a sada l a f r o n t e r a se encontraban gangas era tarea fácil p a r a u n a m u j e r H o y p o r h py, el asunto h a v a r i a d o r a d i c a l m e n t e T a n r a d i calmente que, s e g ú n cuentan, son las m u j e res francesas- -al cabo mujeres t a m b i é n- -quienes se e n c a r g a n de hacer m a n c h a r los guantes a su aduanero correspondiente. H o y las gangas se h a n t r a s l a d a d o a E s p a ñ a o p o r l o menos, h a y posibiidades de h a c e r ent r a r tal idea dentro de los límites de u n a i n t e l i g e n c i a de m a r i d o francés. ¡P o b r e s mujeres de E s p a ñ a Y a l a c a r a v a n a de automóviles, c o n matrícula espa ñola, no se estaciona en el paso de l a f r o n tera. H o y se pasa l a f r o n t e r a m u y fácilmente, y, a l entrar en E s p a ñ a el c a r a b i n e r o de t u r n o no hace n i s i q u i e r a el gesto de i r a calzarse sus guantes i n m a c u l a d o s ¿P a r a q u é E! además de c a r a b i n e r o es t a m bién marido, español y sabe que las mujeres de E s p a ñ a están i n d i g n a d a s pero contenidas. ¡Q u e suba l a p e s e t a U n empujón más, como el del otro d í a y o t r o y o t r o m á s aún. L o necesita l a nación, c o m o necesita el p a n que c o m e lo desea u n c r o n i s ta, que, p o r poseer pocas pesetas i n f e c c i o n a das, h a tenido que quedarse este v e r a n o en M a d r i d Y sobre todo, lo p i d e n esas m u j e- res l l o r o s a s a quiénes se les h a escamoteado su j u e g o f a v o r i t o de todos los veranos. E s a s pobres m u j e r e s que, p a r a secarse las l á g r i mas, n o pueden n i e x h i b i r s i q u i e r a u n r e ciente y fino pañolito llegado de París. -Gil de Escalante. P o r el comandante de A r t i l l e r í a D J u l i o A r b i z u P r i e t o y p a r a su h e r m a n o D E n rique, abogado y d e p o s i t a r i o p a g a d o r de l a j u n t a de O b r a s del P u e r t o de S e v i l l a h a sido pedida l a m a n o de l a bellísima señorita Isabel P i u r y de Soto, de d i s t i n g u i d a f a m i l i a del P u e r t o de S a n t a M a r í a L a boda h a sido fijada p a r a ei p r ó x i m o otoño. R e g r e s ó de A y a m o n t e dando p o r t e r m i nada su t e m p o r a d a v e r a n i e g a l a d i s t i n g u i d a señora condesa. de H a l c ó n P o r D Isacio Contreras Romero, y para su h i j o D I s a c i o h a sido pedida a doña L u i s a L l o s e n t v i u d a de I s e r n l a m a n o de su h i j a L u i s a L a boda h a sido fijada p a r a los p r i m e ros días del mes de n o v i e m b r e EL NO REY DE RUMANIA A CA- VOLVERÁ SARSE S e nos r u e g a l a inserción de l a siguiente noía: L a R e a l L e g a c i ó n de R u m a n i a en M a d r i d desmiente c a t e g ó r i c a m e n t e las falsas noticias r e l a t i v a s a los supuestos p r o y e c tos m a t r i m o n i a l e s de S u M a j e s t a d el R e y Carlos I I í OLOR D E M U E L A S L a persistencia de estos dolores indica con- suma probabilidad la existencia de algún defecto orgánico, Este no lo curará con pildoras ni emplastos m i l a grosos A c u d a al dentista pues él es e! único que podra determinar el origen del mal y poner remedio definitivo al mismo, pero entre tanto aleje el dolor con el V E R A M O N antidoloroso recomendado por los odontólogos más eminentes, pues sus virtudes calmantes extraordinarias reducen el dolor de las intervenciones y hacen desaparecer O además los dolores consecutivos a la operación. 1 V E R A M O N no ataca el corazón, no K íduce ardores e estómago n i sensaciones de sueñí o de celoiy