Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
íftlseos iKctricos Única para alumnos y profesores Inglés, Francés, Alemán, Italiano Esperanto, Español, Ruso, Chino P i d a V d h o y m i s m o prospecto gratis a l UNGUfSPHOrlE- apartado 319 Cnfie a! í) s: e! a, 2 S- S A R C E I O N A (S í r v a s e maBá r le s e ñ a s de V d c o n toda c l a r i d a d) Nombre Calle Ciudad- PREPARACIÓN PARA EL INGRESO EN LA ACADEMIA GENERAL MILIIAR Academia rígida internado v i g í i a d í s i m o e D. Ángel Losada, ex profesor de ja General. Externos y medio pensionistas. instalado con todo c o n f o r t Profesorado muy competente y de prestigie. por E n el mejor sitio de la corte, junto al Retiro. T e l é f o n o 96834. Pedid reglamentos. Visitas, de once a una y de seis a siete. Juan de Mena, 25, primero, Madrid. INGENIEROS I WWI- nV 3 INDUSTRIA! 1 rm V I n F 5 j ACABEMU p ri n t e r n a d 0 CAEMONA. d eM a d r l a Clases de diez alumnos. E l meG A S C A 28. T e l é f o n o 56029. LA PERITOS AORIGBLSS Y BAGHIIL 1 MTQ Universitario Ciencias. E f i c a c í s i m a p r e p a r a c i ó n E n s e ñ a n z a gratuita a los que no aprueben. A C A D E M I A VELtLlA, Magdalena, 1, Madrid. P R E P A R A C I Ó N E X C L U S I V A Hemos aprobado A P A n F M I A R F I PAflíS doble p r o p o r c i ó n que las d e m á s Academias. T o- H U H U C I H I R U C L U H U U doslosprofesoressoningenierosindustriales. pl- D r o n i orine dan reglamento. H A S I N T E R N A D O T e l 18674. r i c C I d l l O S IVIaUlIU Marl i l 7 470 E. R O D R I G U E Z- S O L I S LOS GUERRILLEROS D E 1808 $71 su frase) si al entregarse a l descanso no había l o grado matar un francés. Repasen nuestros lectores las guerillas levantadas en G a l i c i a cuenten aproximadamente los paisanos puestos en armas y traten de averiguar, en cines meses de constante lucha, el número de franceses muertos en cumplimiento de esta sagrada promesa. El marqués de l a Romana. -L o s franceses evacúan Asturias y Galicia E n Asturias l a Junta del Principado había tomaido enérgicas medidas para rechazar a los franceses, ordenando un alistamiento general, incluyendo en él a los donados y legos de los conventos y los beneficiados no ordenados in- sacris; una derrama- entre los capitalistas y hacendados; rebaja del sueldo a los empleados mientras durase l a guerra; interdicción sobre las tesorerías de las iglesias, por si era necesario tomar sus fondos, y creación de dos ejércitos para cubrir JAS dos ingresos laterales de l a provincia. Nombrado Ballesteros, que era un antiguo capitán retirado y visitador de Tabacos, jefe del de la parte oriental, avanzó con él hasta Deva, ganó algunas pequeñas acciones y a fines, ¿de abril entró en San V i cente de l a Barquera. E l general don Jorge Woster, que mandaba el ejército de l a parte occidental, se encaminó a Ribadeo y tué derrotado por el general ¡Marthieu, quien luego de entregar V i v e r o al pillaje y a l saqueo Kcgó hasta N a v i a persiguiendo a Woster, de cuyo ejército se hizo cargo, para rehacerlo, el hermano del infortunado Acevedq (don Manuel María) Bien pronto goz 5 Asturias de la presencia del marqués de la Romana, hombre de una nombradla su perior a su genio y a su fortuna, el cual, pasando de militar a político, se declaró jefe de los descontentos de la Junta, por lo cual ésta y el general comenzaron a tratarse con cierta frialdad y desvío, sin que l a prudencia y buen tino de su presidente, el b r i gadier don José Valdés, antiguo jefe que había sido del marqués de la Romana, lograse reconciliarlos. E l general tenía amplios poderes de la Junta Central, mas sólo en l a parte militar, l o cual no fué obstáculo para que, abrogándose unas facultades de 4 ue carecía, reprendiese a l a Junta del Principado por haber ordenado que tomasen las armas iodos los hombres aptos para el combate, y hasta l a p i diese cuentas, a lo que ésta se negó, si bien declarando que estaba dispuesta a darlas a sus comitentes, únicos a quienes reconocía con derecho para exigírselas. L a llegada de. cuatro millones de reales, que para l a Junta del Principado envió la Central, aumenta- ron el enoje del marqués de la Romana, que quería aplicar toda la cantidad al ejército; exigencia a que la J u n t a se negó. Entonces el general se resolvió a hacer en Oviedo una ridicula parodia del 18 B r u mario de Napoleón en Francia, a cuyo fin, y por orden suya, penetró en el salón de sesiones de l a Junta el coronel don José de O Donnell con 50 hom- brés del regimiento de l a Princesa y l a disolvió, violencia contra la cual protestaron los vocales, señaladamente don Manuel María de Acevedo. Disuelta la Junta, nombró la Romana otra que la reemplazara, indicando, entre otros, para formar l a nueva, a l conde de Toreno, que se negó a admitir el cargo por considerar los procedimientos del general ilegales y dañosos. Semejante tropelía disgustó a la mayoría del país y sólo produjo el desconcierto. Podría l a Junta anterior haber cometido alguna falta, pero l a mayoría de sus. disposiciones habían sido justas y patrióticas, y, en su noble deseo de servir a la Patria, no habían vacilado sus dignos individuos en hacer cuantiosos donativos de sjl bolsillo particular en momentos por demás difíciles para el Principado de A s turias y para España. A l objeto de batir al ejército de Asturias, el mariscal Ney, de acuerdo con los generales Bonnet y Kellerman, que mandaban en Santander y Valladolid, se dispuso- a invadir el Principado, y el marqués de la Romana, al saberlo... se embarcó para Galicia! Posesionados los franceses de Asturias, casi sin combatir, Ney dejó, a Kellenpan en P v i e d o- y salió