Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
la baja de precios... Luego es evidentti que para Inglaterra el cambio n o e s función matemática de los precios interiores. Pero hay algo más en la sugestión de sü delegado M r Graham en el Consejo de l a Sociedad de Naciones. E l número de obreros sin trabajo es relacionado con la baja de los precios interiores. Y si ello es así, la doctrina de Cassel sería la fuente de que manaría lógicamente el cambio. Porque es sabido que a Inglaterra cuesta mantener sus obreros parados más de 200.000 libras esterlinas diarias, que, al cambio actual, son nueve millones de pesetas diarias, o sea anualmente casi el presupuesto de España. Inglaterra, pues, se encuentra con una inflación en su presupuesto nacional que pone espanto en el ánimo más templado, inflación que tarde o temprano, si no se extirpa, ha de generar el cambio en su moneda nacional. E s decir, que, con todos sus desaciertos- -que en la plenitud de su gestión he ido señalando, tanto en Ta- Asamblea Nacional como en las columnas de A B C, desde fines de 192 S- l a Dictadura no incidió en las gravísimas consecuencias de la doctrina de Cassel. por Cambó preconizada, y ha preservado con ello a España del mal de que hoy se lamenta con angustia Inglaterra. No. se equivocó l a Dictadura- -la Gran B r e taña nos lo dice hoy con toda solemnidad- en enderezar su política económica en el sentido del fomento de la producción nacional, aun a costa- -momentáneamente- -de los precios interiores. S u profundo error estuvo en no dar a esa política la fórmula financiera adecuada y en entreverarla con actos de gobierno que habían de contrariarla notoriamente, si no llegaban a anular sus efectos beneficiosos para la nación. Que e l sonsonete no nos distraiga; que 110 oigamos del extranjero- -por una desdichada condición- -más que aquello que pueda dañarnos. Oigamos lo que nos dice la experiencia inglesa y no busquemos los re medios donde no están. Que los precios i n teriores bajen será un bien; pero en esa baja no está l a curación del mal del cambio. Y aún hay que obtenerla por procedimientos naturales, no por aquellos que traen aparejados mayores males y que de cierto, después de un bienestar artificial, han de engendrar un cambio inextirpable. UN RETRATO PINTOR, CUADRO D E ELIAS. SALAVERRIA CELEBRADO D E SU M A J E S T A D L A R E I N A DOÑA MARÍA CRISTINA, OBRA D E L I L U S T R E QUE H A OBTENIDO E L PRIMER P R E M I O E N E L CONCURSO (FOTO POR E L A Y U N T A M I E N T O D E SAN S E B A S T I A N MORENO) VICTOS PRADERA diante la aplicación armónica de principios de orden técnico a toda l a producción nacional. Pues he aquí que, no mucho tiempo después de haberse puesto en boga l a doctrina del cambio como función de los precios interiores, Inglaterra llama l a atención del mundo acerca de l a enorme baja que de aquéllos se está produciendo en las E c o nomías nacionales. E n la reunión de la Sociedad de Naciones! su delegado, M r G r a ham, ha dicho lo siguiente: T i e n e Inglaterra más de dos millones de trabajadores parados; Alemania, de dos a tres millones; los Estados Unidos, de cuatro a cinco m i llones. Resulta de ello que el gran problema que se plantea en la era presente es el de saber cómo se puede contener l a baja de precios y qué medidas hay que tomar para evitar la vuelta a l a crisis Así, categórica e inequívocamente, cuando no habíamos salido todavía en España de la luna de miel con la doctrina de Cassel, Inglaterra, la nación que más sacrificios ha hecho por revalorizar su moneda, la. que en poquísimo tiempo l a elevó a l a par del óp por 100 a que llegó a cotizarse, la que ha identificado su vida económica con la estabilización sin amputación en e l valor de su moneda- -fueran las que fuesen las circunstancias desfavorables que sobre aquélla actuasen- aspira a cqntene OVIEDO. FIESTA DE CARIDAD ASPECTO D E L SALÓN D E FIESTAS D E L C U A R T E L D E P E L A Y O D U R A N T E E L T E A B K X E F I C I O D E L A GOTA D E L E C H E (F O T O M E N A) llSi
 // Cambio Nodo4-Sevilla