Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
don Santiago- -preguntamos- una semblanza que escribió en la revista España, hace veinte años, sobre el comisionista catalán? Después de pintar su- abrumadora labor del día, sus discusi oríes en la barbería del pueolo sobre Madrid y Barcelona, sus ventas y las cartas escritas sobre la mesilla de noche al jefe de la fábrica y a la esposa, cuando ya en el lecho siente llegar d u l c e mente el sueño, salta de repente de la cama, enciende la luz y pega sobre la bombilla un anuncio transparente de lá Casa de Barcelona. Rusiñol hace signos negativos. No recuerda nada. Durante catorce años estuvo escribiendo un articulo diario en La Esquella de la Torraxa. ¿Quién se acuerda ya de todo lo publicado? ¿Qué le gusta a usted m á s p i n t a r o escribir? -Pintar. Preocupa menos. H e p i n t a d o c i e n cuadros. L o s vendo bien. -Cuando hace veinte o treinta años pinD O N SANTIAGO RUSIÑOL DESCANSA POR LAS TARDES, R O D E A D O D E SU ESPOSA Y ALGUNOS CONTERTULIOS, E N taba usted estos jarE L M E R E N D E R O D E E L R A N A V E R D E dines con tapias azules se comentaba su se celebre un día que no haga frío. E n esto estilo como una extravagancia, ¿qué se di- arrancado todavía el primer puesto. Somos le apoya decididamente su esposa. Por fin, muy amigos. ría ahora? el homenaje se celebrará sujeto a éstas dos Una comisión se acerca y le saluda respe- -Ahora se pinta en broma. Pero todo lo condiciones. que sea broma no está mal. Picasso pinta tuosamente. E l alcalde de Aranjuez, don José Alvarez, y varios concejales le partien broma y, además, es un gran pintor. E! gran Rusiñol, bajo los efectos de su- ¿Oué edad tiene usted, señor Rusiñol? cipan el acuerdo de ofrecerle un homenaje inyección de morfina, no demuestra gran popular. Todo el vecindario asistirá a un Se dice por ahí que cuando le hacen a uslocuacidad, pero nada le hace perder su ted esta pregunta contesta que un año más banquete al aire libre en ja glorieta de Sangesto de optimismo y de sana alegría. Le tiago Rusiñol. E l pintor asiente, pero exige que Borras preguntamos si le gustan los viajes, los- -Pero es una broma mía, que sé que no la promesa de que no se hablará de polí- toros. Nos habla con encanto de Granada tica. E l Ayuntamiento hace protestas de le gusta. Borras está muy joven y muy y del concurso de cante jondo a que asisello. También pide Rusiñol que el banquete fuerte, y en la escena española nadie le ha tió, el cual le permitió ganar un diploma y el título de El Niño de la Rambla. -Los toros- -nos dice- -lio los entiendo. Cuando tenía menos años me gustaba ir a las corridas para alborotar. Gritaba: ¡Otro toro, otro toro! sin venir a qué. Algo parecido a aquel espectador que llevó al tendido a un hijo pequeño y que empezó a pedir, muy excitado, banderillas de fuego. Pero, ¿por qué- -le preguntaban- ¡Si es un toro muy bravo! ¡Qué tiene que ver! Es que mi niño no lo ha visto nunca... Y Rusiñol sonríe y fuma su pipa... He aquí, amigo lector, cómo emplea el pintor- literato las veinticuatro horas del día. Charla, pinta, escribe en el lecho, pasea con su mujer, conversa con los contertulios de E l rana verde, injiere con esfuerzo unos vasos de leche, que es el mínimo lazo que ata a la tierra esta enorme espiritualidad. Como ha alcanzado ya la máxima comprensión se burla de todo. U n día se encontró en esté Aranjuez, que él conoció cuando sentíase joven y vigoroso, con el melancólico laberinto de negros cipreses. Se detuvo fatigado; apoyado en el brazo de su esposa, miró más allá, y alegre, burlonamente, se puso a pintarlo. JUAN DON SANTIAGO RUSIÑOL DE ES POCO AMBICIOSO: UNA Y MODESTA UN VASO TONDA, DE SU PALETA, EL M. MATA SILLÓN MIMBRE. D E L MERENDERO LECHE... (Potos V Muro.
 // Cambio Nodo4-Sevilla