Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Mendizábal forma una quinta de cien mil hombres, prometiendo a los que se presenten voluntarios y tengan algunos estudios mayores ascenderles a subtenientes cuando lleven seis meses de servicio. García Gutiérrez ve su salvación en aquello y sienta plaza. Inmediatamente es destinado de cuartel a Leganés, y allí, entre ejercicios y guardias sigue soñando con la inmortalidad, sufriendo de mala gana la rechifla de sus incultos camaradas e inmediatos superiores, que se burlan de que sepa leer y escribir, sin perjuicio de e m p l e a r l e como amanuense de su p a r v a correspondencia cuando llega el caso. está en tal noche rebosante de público. E n pacos y lunetas lo más florido de! a aristocracia y los proceres más linajudos del ingenio. E n las alturas de la cazuela y el anfiteatro. lo más castizo de la gente raenestrala, que suele ser gran devota de ¡a diosa Taílía, como ésta sepa hacerle sentir con emoción o reírse con desenvuelto gracejo y buen donaire. Todos saben que el Cierta tarde, Antonio de G u z m á n el eminente actor cómico, gracioso como se decía entonces, entra en 1 a contaduría del clásico coliseo en busc; i del rescoldo del b r a s e r o porque la tarde está fría, mientras le llega la hora de ensayar el saineíe. En ¡a mesa del contador hay varios manuscritos de comedias nuevas. Guzmán t o ma una al azar y empieza a leerla. ¿De quién es esto? -pregunta al empleado, pues en la cubierta no consta el nombre del autor. ¿Cómo se titula? -pregunta el c o v a chuelista de Talía. -El trovador- -responde Guzmán. Y replica aquél: De allí en adelante- -De un muchacho tornáronsele rosas las espinas al poeta triunque creo que es solfador. Le fué perdodado. T e n g o a h í el nado como gracia el ejemplar para devolacto de indisciplina vérsele. que cometió abando- -Pues no 1 o denando el cuartel, y de v u e l v a usted hasta allí a poco le fué conque yo hable con el cedida la licencia abSr. Grimaldi, porque soluta. esta obra la p o n d r é para mi beneficio. Continuó su carrera triunfal, aunque ya- -Pero, don Antono con aquellas pronio, si es un drama... porciones de apoteo- -dice el empleado. sis, con dramas como- -No importa- -reEl paje, Simón Bocaplica el cómico, y conegra y Afectos de mo en aquel momenodio y amor. to le llamara el trasFuese a A m é r i c a punte para ensayar, donde estuvo por esfuese al escenario. pacio de cinco años Espronceda no se consagrado exclusivaha olvidado completamente al periodismo, mente de su protegiLLEGADA D E L ENTIERRO DE GARCÍA GUTIÉRREZ A l TEATRO ESPAÑOL. ACTRICES Y y al retornar a Espado volvió a recomenACTORES ARROJANDO CORONAS Y POESÍAS SOBRE E L FÉRETRO. (DIBUJO D E ALCÁZAR) ña feverdeció los laudarle a G r i m a l d i y reles con dramas de como éste ya h a b í a tanta enjundia como El Rey monje, Venhablado con Guzmán, decidióse a estrenar drama que está a plinto de florecer es obra ganza catalana y Juan Lorenzo. el drama en cuesión en el beneficio del re- de un nuevo ingenio, y corren muy ingocijado actor- -que, dicho sea de paso, fueSus últimas producciones fueron El grasistentes rumores de que es cosa que vale ra dí escena era la seriedad personificada- no de arena (14 de octubre de 1880) y La la pena. Los papeles de Leonor y Manaunque éste no tuviera reparto en la obra. criolla, que estrenó María Tubau en 18 S 4 rique, protagonistas. de la obra, están a carpara su beneficio. El trovador es puesto. con gran cariño go de Concepción Rodríguez y Carlos L a Lleno de laureles y de achaques, murió por parte de Jos cómicos y sin. ningún en- torre. el insigne poeta el 26 de agosto de 1884. tusiasmo por la del empresario, el cual, como E l novel autor ha pedido permiso a sus En su entierro, modestísimo, solamente se ve, está arrepentido del ofrecimiento jefes para asistir al estreno, y como absurtomaron parte- -no muy nutrida por. cierque hiciera el día de la lectura. damente se le niegan juégase el todo por to- -las letras y la compañía del teatro E s el todo saltando las tapias del cuartel. LleY llega! a noche solemne del estreno, que pañol el público había olvidado al que un ga al teatro momentos antes de empezar la es la del i. de marzo de i8 día fué su ídolo. representación. E l viejo- recinto donde se han hecho vida perdurable tantas comedias del Siglo de Oro Veamos cómo describe aquel acto meDIEGO S A N J O S É (Reproducciones fotográficas de V Muro. morable un testigo presencial de tanta monta como Mesonero Romano: Alzóse el telón y empezaron a escucharse con agrado las primeras escenas, y a medida que el drama avanzaba crecía en interés, reforzábase también el del público viendo desplegarse ante sus ojos un cuadro lleno de originalidad y lozanía, en términos tales, que, fascinado el auditorio ante aquel cúmulo de bellezas, y aguijoneado además por la curiosidad de conocer al ingenio que así acertaba a conmoverle- -y que, según c o r r í a n las voces, estaba entre bastidores con su chaquetilla amarilla y su gorro de cuartel- empezó a pedir, en medio de atronadores aplausos, no solamente el nombre del autor, sino también que se presentase en las tablas a recibir la ovación que el público le dispensaba- -tes t i m onio de entusiasmo que por primera vez se ofreció en nuestra escena, y que después ha venido p r o d i g á n dose, hasta quedar completamente desprestigiado- Verificóse al fin dicha presentación, y apareció tímido y conducido por Carlos Latorre y Concepción R o d r í guez, vestido c o n el saco de miliciano, que, al efecto le p r e s t ó Ventura de la Vega, el novel y ya eminente autor Antonio García Rodríguez... 1