Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CARTAYA. UNA IMAGEN (FOTO ALLOZA) VENERADA N U E S T R A SEÑORA D E L A CONSOLACIÓN, B E L L A T A L L A D E L S I G L O X V I I cíente a Cartaya, y atendida por ésta muy celosamente, facilitará la concurrencia a aquélla y, asimismo, la explotación de la r i queza maderera de aquel extenso término. N o me es posible extenderme en la descripción de todo lo que hermoseando a Cartaya sería gratamente conocido por los lectores. Debo ser breve en lo posible, y por ello únicamente a la iglesia parroquial de San Pedro y a la ermita de Nuestra Señora de la Consolación me referiré. Créese que la época de la fundación de l a primera corresponde a la de la conquista de Cartaya, realizada bajo el reinado de Alfonso X Fué ampliada en el año 1575 y destruida su torre por un rayo en 1756 Recientemente han sido realizadas en el hermoso templo importantísimas, obras de consolidación y embellecimiento, meritísima l a bor llevada a cabo merced al esmerado espíritu de perseverancia, de fe ilimitada del actual cura párroco, sacerdote ejemplar, sevillano de nacimiento, pero cartayero de corazón. L a ermita que el pueblo de Cartaya dedica a su venerada imagen la Santísima (Virgen de la Consolación, debió ser construida a fines del siglo x v n Su emplazamiento lo tiene en lugar de magnífica perspectiva. L a imagen de la Santísima V i r g e n es de belleza extraordinaria, así como la de su. Divino H i j o Debe corresponder también esta magnífica talla al siglo en que fué fundada la ermita. A ésta acuden los devotos pertenecientes a la Hermandad, que es como decir Cartaya entera, a implorar de su V i r g e n predilecta lo que sus penas, sus alegrías o sus esperanzas les aconsejan pedir, y es fama que la Reina de los Cielos a todos atiende con el máximo cariño. A éste corresponde Cartaya de modo bien elocuente, cooperando con entusiasmo a la fiesta que en el mes de septiembre se celebra en su honor y agradeciendo muy sinceramente la altruista labor que al frente de la Hermandad realiza una Junta benemérita. Y aquí hago punto. E l obligado requiebro a la mujer cartayera no cabría dentro del espacio que tan galantemente me concede el A B C. S i la obra más perfecta del Sumo Hacedor fué la compañera del hombre y Aquel acentuó tanto lo bueno en este rincón de España, ¿cómo habrá afinado a l traer al mundo a aquélla? L a suerte nunca está para el que la busca, sino para el que la encuentra, y yo, con este artículo, he querido ponerla al pas. o del simpático lector. Cartaya te espera. E B A L B O N T I H í A ERMITA D E NUESTRA SEÑORA D E L A CONSOLACIÓN, RESTOS D E L C A S T I L L O D E CARTAYA. RECUERDO D E LA DOMI- D E CARTAYA. (FOTO CELAN) N A C I Ó N ÁRABE. (F O T O C E L A N)