Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. SÁBADO n DE OCTUBRE DE 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 19. ayudantes, pasó revista a las fuerzas de C o vadonga. Más tarde, al salir ya a la. explanada exterior, aquéllas desfilaron ante Sutf Majestades y Altezas. Los Reyes y sus augustos hijos se trasladaron a Palacio en automóviles, marchando en el primero Sus Majestades; en otro, el príncipe y sus augustos hermanos, en el tercero, las infantas, y en los restantes el sé quito. Durante el trayecto, hasta el Alcázar, muchas personas, estacionadas principalmente en la plaza de España y en la de Oriente, presenciaron el paso de la comitiva. En el A l c á z a r A Palacio había acudido para saludar allí a los Reyes y sus augustos hijos, la infanta doña Isabel. También ofrecieron sus respetos, a los Reyes, al entrar Sus Majestades en el- Alcázar, los jefes y oficiales de la Casa Militar, Alabarderos y Escolta, y el alto personal de la capilla Real y de todas las dependencias. Minutos después de las once llegó a Palacio, para despachar con el Rey, el presidente del Consejo. Alrededor de esa hora salió a dar un paseo en automóvil descubierto el príncipe de Asturias. A mediodía, con la Corte en Madrid, hacíase ya en el Alcázar la vida de costumbre. V i a j e del R e y a Z a m o r a M A D R I D RECIBE CARIÑOSAMENTE A LOS REYES E I N F A N T E S E n la estación del N o r t e L a llegada. N u m e r o s a concurrencia. E n el Alcázar. A primera hora Madrid 10, 12 mañana. A primera hora de la mañana Se supo hoy que el tren especial, que desde San Sebastián conducía a los Reyes e infantes a Madrid, traía algún retraso. Este, poco a poco, fué desapareciendo, y a las nueve súpose ya que el convoy, en cuya máquina venía el duque de Zaragoza, entraría en la estación del Norte a la hora anunciada, o sea, a las diez. E n la estación del N o r t e E n la estación se colocó desde el segundo andén, en el que había- de detenerse el tren real hasta la explanada exterior a través de la sala de espera, la acostumbrada alfombra roja. A partir de las nueve fueron acudiendo a dicho lugar las personas que habían de recibir a Sus Majestades y A l tezas, y minutos antes de las diez, la aglomeración de gente era tal, que imposibilitaba el paso de unos a otros sitios. E n la estación se encontraban el príncipe de Asturias, que, vestido con el uniforme de gala, del regimiento Inmemorial, había llegado, acompañado de su mayordomo mayor, marqués de Camarasa, y el ayudante capitán de corbeta Sr. Fernández Bobadilla, los infantes D. Luis Alfonso, D José Eugenio, D Fernando, doña María Luisa y D. Alfonso y doña Beatriz de Orleáns, con sus hijos. Los príncipes D A l v a r o y D Alfonso, el presidente del Consejo, con uniforme de teniente general, y todos los ministros, acompañado el Sr. Matos de su esposa; subsecretarios y directores generales de todos los departamentos, ex ministros señores Cierva, que iba con su señora; marqués de Lizárraga, Ardanaz y García de los Reyes; capitán general de la A r m a da, general A z n a r capitán general de la región, general Berenguer (D Federico) gobernadores civil y militar, conde del V a lle de Súchil y general García Benítez, respectivamente alcalde, con su esposa, la marquesa- de Hoyos. Patriarca de las Indias, presidente de l a Diputación, Sr. Sáinz de los Terreros, con los diputados Sres. Crespo (D. H i l a r i o) y Díaz Agero (D Alfonso) en representación de la Corporación provincial; director general de Seguridad, con el jefe superior de Policía, coronel Marzo, y el comisario general, Sr. Maqueda; fiscal del Tribunal Supremo, Sr. del V a l l e presidente de la A u diencia, Sr. León y Ramos; rector de la Universidad Central, Sr. Cabrera; gobernador del Banco de España, D Federico Carlos B a s generales Sanjurjo, marqués de Altamira, Franco, Miláns del Bosch, V i llar, Lombarte, Casanovas, Eclrevaria, Ibáñez, Molins, Ruiz del Portal, Barrera, Jiménez Castellanos, Carranza, Sánchez, Patxot, Kindelán, Masferré, Ruiz Fornells, Orgaz, Soler, García del M o r a l Vallejo, Lacosta, Trillo, Botella, Núñez, Navarro, éste con su familia, y otros. Duques de Sevilla, Tovar, Hernani, M o n- tealegre, Almenara Alta y Almazán; duquesas de Algete y Santangelo; duques y duquesas de Arión, Moñtellano y Vistahermosa, éstos últimos con sus hermanas las señoritas de García L o y g o r r i marqueses de Riestra, Arenas, Alonso Martínez, de la Viesca, Valdavia, Casa Real, Santa Lucía de Cochan, Sales, Los Llanos y Lede. Marquesas de Miravalles, Bendaña, Camarasa y Quirós; marquer? s y marquesas de Manzanéelo, Pons, Miraflores y U r q u i j o condes de Gamazo, Vallellano, Maceda; Floridablanca, Barcenas, Castillo Fiel, T o rrepando y Santa María de Paredes; condesas de Torrejón y viuda de A g u i l a r de Inestrillas; conde y condesa de Bailen; vizcondes de Mamblas, Salcedo Bermejillo y Cuba; vizconde y vizcondesa de Casa A g u i lar, entre otros muchos aristócratas. Sr. Ortega Morejón, doctores, Codina, Castellví, Luque, Nogueras y Serrada; i n geniero Sr. Artigas, diplomático Seano A l meida, mayordomo de semana, Sr. de la L a s t r a secretario tesorero da la infanta doña Isabel, Sr. Coello; coronel de Artillería, Sr. Loriga, Sres. Asúa, Zarco, Prats (D. Carlos) Navarro Esciso, B o i x (D Fél i x) O Shea, G i l de Biedma, Alvarez V e lluti, Feü dez Cuevas señora y señorita Margot Beltrán de L i s todos los coroneles, nutridas comisiones de militares, representaciones civiles y otras muchas personas de todas las clases de la sociedad. L a llegada A l entrar el tren en agujas, la banda de música del regimiento de Covadonga, que había acudido con una compañía de este Cuerpo para rendir honores, interpretó la Marcha Real. Del coche regio descendió en primer término S. M el Rey, que vestía uniforme de marino, de diario. Siguieron S. M la Reina, que lucía vestido beige, sombrero y abrigo con adornos de piel del mismo color, y collar de perlas; el infante D Jaime, traje de americana azul; las infantas doña Beatriz y doña Cristina, vestidas ambas de azul, con boina, sencillo adornó de flores y collares de perlas, y e l infante D Gonzalo, también de americana, como su augusto hermano. Componían el séquito de las Reales personas el duque de Miranda, duquesa de San Carlos, marquesas de Bendaña y Torres de Mendoza, jefe de la Casa Militar de Su M a jestad, general López Pozas; ayudantes de Su Majestad contralmirante Enrile. y comandante de Artillería conde de Valdeprados; condesa del Puerto, señorita Carolina Carvajal, inspector de los Reales- Palacios, Sr. Asúa; jefe de la Escolta Real, coronel Gómez Acebo; profesores de los infantes, comandante de Estado Mayor Sr. Gómez de Salazar, de Infantería D Mariano Capdepón y capellán D Ángel U r r i z a doctor Várela y señores de la Iglesia (D. Carlos) Muguiro y del Valle. N u m e r o s a concurrencia Zamora 10, 4 tarde. E l mayordomo mayor de Palacio conferenció esta tarde con el gobernador civil, comunicándole que el M o narca llegará el día 21 a esta capital. L a noticia ha producido enorme júbilo en la población. 1 N F O R M A C 1 D E ONES MARRUECOS N o t a s de Tetuán Tetuán 10, 12 mañana. H a n llegado las esposas del ministro de Hacienda y vicepresidente de la Cámara de los diputados, de Francias, las cuales marcharon a Xauen, para visitar aquella población. Llegó el bacha de Márraqués, E l Glaui, quien acompañado del gran visir cumplímentó al comisario superior interino, qufi le obsequió con un té. Revista de columnas Melilla i o 12 mañana. Llegó por tierra al campamento de Drius el general, segundo jefe del ejército de África, D. Federico Souza, con objeto de revistar las columnas de la circunscripción de Melilla, que tomaron parte en las maniobras de otoño. Antes revistó las columnas que. mandaba el general- García Boloix, que también efec tuaron maniobras en la circunscripción del Rif. E n el campamento de Drius formaron las tres columnas mandadas por los tenientes coroneles Canaluche, Rada y Sánchez Gon zález, y después desfilaron con gran b r i llantez. E l general Souza felicitó al general P o- zas y a los jefes de columnas, por la inmejorable presentación de las fuerzas. Des. pues de almorzar se dirigió a l a base de hidras de M a r Chica, para tomar un Miro y dirigirse a Ceuta. L a numerosa concurrencia tributó una cariñosa acogida a Sus Majestades y Altezas y durante el recibimiento se dieron v i vas y sonaron abundante aplausos. E l Soberano se detuvo especialmente a hablar con el ex ministro Sr. Cierva y el general Franco. A l- primero le dirigió afectuosas nreguntas acerca de su estado, que es, por fortuna, muy satisfactorio. E l Sr. Cierva le agradeció el interés que Su Majestad. demostró con motivo del accidente por él sufrido. Con el general Franco, habló el Monarca de la reciente visita del príncipe de Asturias a la Academia General de Zaragoza, visita que ha producido en el ánimo de S u Alteza inmejorables impresiones. Después de recibir la Real familia el saludo de muchos de los presentes, el Soberano, acompañado del presidente del Consejo, el capitán general de la región y sus E l monumento a los héroes de la campaña Melilla 10, 12 mañana. L a Corporación municipal ha adjudicado el concurso para la construcción del monumento a los héroes de la campaña, que se erigirá en la plaza de España, al joven escultor D Juan López Merino, natural de Melilla, que reside, accidentalmente, en Madrid.
 // Cambio Nodo4-Sevilla