Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Rápida ojeada a la historia política de la América española. la llegada de los conquistadores españoles al continente descubierto por las carabelas de Colón, pese a las muchas fantasías que sobre el caso se han escrito, sólo, se señalaban en aquel inmenso territorio algunos núcleos de indígenas con evidentes señales de anterior adelanto, principalmente en l o que hoy forman Méjico, Colombia y Perú, como centros dignos de estudio. É l resto estaba poblado p numerosas tribus salvajes y unas cuantos con escasos rudimentos de c i vilización. Durante los tres siglos largos que d u r ó el dominio de E s p a ñ a en A m é r i c a dividido el continente en virreinatos y capitanías generales, su o r g a n i z a c i ó n respondió, en todo caso, a la concepción de provincias, que no colonias, con que fueron cons derados los territorios de las a n t a ñ o Indias occidentales, dotándolos de la legislación especial y admirable que constituirá por s empre uno de los m á s interesantes y plausibles capítulos de nuestra H i s t o r a que con r A adoptando, al fin, la forma repubíicana, que, implantada en terreno mal preparado, iba a ser semillero de divergencias y de desdichas por toda la primera centuria de vida independiente. A l c a n z ó el Libertador a vislumbrar y aun a tocar t a m a ñ o s males, y así, en graves momentos, lé vemos expresarse del siguiente modo: L o s americanos han subido de repente y s i n los conoc mientos previos, y, lo que es m á s sensible, sin la práctica d é los negocios públicos, a representar en la escena del mundo las eminentes dignidades de legisladores, magistrados, administradores del erario, diplomáticos, generales y cuantas autoridades supremas y subalternas forman l a j e r a r q u í a de un Estado organizado con regularidad. L o s acontecimientos de l a tierra firme nos han probado que las instituciones perfectamente representativas no son adecuadas a nuestro c a r á c t e r costumbres y luces actuales. E n Caracas el espíritu de partido t o m ó su origen en las Sociedades, A s a m- DOCTOR D P I Ó R O M E R O BOSQUE, TE D E L A REPL 1 I.I CA PRESIDEN- D E E L SALVADOR ré tled r del cual han girado todas las discordias de límites entre los países de Hispanoamérica, aspirando a que integraran el I m perio siete grandes naciones, que en su memento se federaran, y que eran Méjico, Guatemala, Venezuela, el Nuevo IReino ds Granada, P e r ú Chile y Buenos A i r e s Sobre esos pilares pretendió Bolívar levantar el edificio de las nacientes nacionalidades, dudando a veces entre el r é g i m e n monárquico, que patrocinaron varios de loi padres de la independencia americana, y U. F L O R E N C I O U. VRMODIO AROSEMENA, P R E SIDENTE D E 1 A REPÚBLICA DE PANAMÁ GENERAL DENTE D JOSÉ MARÍA MONCADA, PREST- D E L A REPUIiLICA D E NICARAGUA tan sabias disposiciones dio un ejemplo humanitario: sin p a r a n g ó n a todas as naciones cu tas, y que aun en los tiempos que corremos del siglo x x no resultan a n a c r ó nicas, tino que, por e! contrario, en ciertos aspectos ofrecen coincidencias con las ideas que van abriéndose paso en las mentes modernas. España, desmintiendo sus apárenles sistemas absolutistas, a los que ha v. vido y vive encadenada según el afirmar de los forjadores de las. leyendas en nuestra contra, trasplantó a A m é r i c a las democráticas y populares municipalidades, dándoles tal vigor, que en los Ayuntamientos i u é don: lo surgieron los primeros ch. spazos del movimiento de independencia y en su triunfo, a todas luces prematuro, les cupo decisivo papel. Lograda l a emancipación tras larga ucha civil entre los fieles a l a Corona de E s p a ñ a y quienes en su defensa decían pelear en ios primeros instantes para derivar después en francos enemigos de que continuara la dominación española, Bolívar, el genio libertador de A m é r i c a sufña en formar el gran Imperio hispanoamericano, y, apoyándose en las divisiones coloniales, proclama el principio del uti possidetis, a l- DOCTOR DE I) I S I D R O AYORA, PRESIDENTE L RKI UHUCA DEL ECUADOR bleas y elecciones populares, y estos partidos nos tornaron a la esclavitud. Y así como Venezuela ha sido l a República americana que m á s se ha adelantado en sus instituciones políticas, t a m b i é n ha sido el m á s claro ejemplo de la ineficacia de l a forma demócrata federal para nuestros nacientes E s t a dos. E n Nueva Granada, las excesivas facultades de los Gobiernos provinciales y l a falta de centralización en general han conducido aquel precioso país al estado a que se ve reducido en e! d í a P o r esta razón, sus débiles enemigos se han conservado contra todas las probabilidades. E n tanto que nuestros compatriotas no adquieran los talentos y las virtudes políticas que distinguen a nuestros hermanos del Norte, los sistemas enteramente populares, lejos de sernos favorables, temo mucho que vengan a ser nuestra ruina. Resulta también muy interesante recordar hoy, para apreciar l a videncia y las equivocaciones de Bolívar, sus profecías acerca del porvenir de A m é r i c a que veía así P o r la naturaleza de las localidades, riquezas, población y carácter de los mejicanos, imagina que i n t e n t a r á n al principio establecer una República representativa, en la cual t e n d r í a grandes atribuciones el Poder eje-
 // Cambio Nodo4-Sevilla