Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 15 D E OCTUBRE D E 1930. N U M E R O S U E L T O 10 C E N T S DIARÍO DO. ILUSTRA- AÑO V 1 GÉ a S 1 MOSEXTO N 8.675 F U N D A D O E N i. D E JUNIO D E 1905 P O R D. T O R C U A T O L U C A DE? T E N A L A C U E S T I Ó N D E L ORO L a Delegación del Oro del Comité Financiero en la Sociedad de Naciones ha emitido y publicado un informe que discuten y van a, discutir dos economistas. Toca apénasela cuestión del reparto del oro entre los diversos países, sobre lo cual promete un estudio ulterior. N o recomienda abiertamente la expansión del- crédito como recurso contra las crisis económicas y más bien formula consejos de moderación. Pero en sus propuestas para economizar el oro o asegurar una utilización más prudente del metal precioso se descubre una gran aproximación a la teoría de la moneda gobernada que Cassel y otros autores quisieran imponer como régimen de los grandes Institutos de emisión. E l informe apoya eri dáteos estadísticos la creciente disminución que en lo futuro ha de tener la producción de oro para todas sus aplicaciones y puntualiza con toda precisión las fechas y las proporciones graduales del déficit. E l metal disponible para fines monetarios no podrá cubrir los progresos de la circulación fiduciaria y de los demás compromisos de los Bancos centrales. E n carecido el valor del metal, se producirá una corriente, de baja en los precios, con el trastorno consiguiente en la actividad de la i n dustria y del comercio. L a supresión de la circulación de oro amonedado en casi todo el mundo representa ya una economía considerable. E s evidente que el empleo del oro en los cambios interiores esteriliza su función como base de crédito y que la concretación de las ¿sponibiüdades áureas en los Bancos emisores permite aumentar la masa de los medios de pago. E n este sentido es de indiscutible ventaj a la propuesta del informe para que el empleo material del oro con fines monetarios quede limitado a la relación internacional. E igualmente ventajosa la recomendación de que se fomente el uso de cheques, giros y otros medios de pago semejantes. N o parece tan aceptable la indicación de que los países que no han estabilizado todavía su moneda o que preparan la reforma de su r é gimen monetario adopten al Gold Extrange Standard, porque después ele la guerra se ha hecho abuso de este sisterna, en el que la circulación de billetes y créditos se garantiza, no con meta! sino con divisas oro extranjeras, de lo que ha resultado una i n flación internacional coadyuvante en, la actual crisis económica del mundo. P o r último, el Comité de la Sociedad dé Naciones aconseja un acuerdo internacional para reducir el mínimo obligatorio de la proporción entre los canjes y los billetes, pero como los Bancos tienen siempre un margen mayor o menor de metal o, di visas por encima del mínimo, el informe añade otra re- comendación: que al mismo tiempo que la proporción legal se reduzca, según las necesidades y las circunstancias, el porcentaje que la cubertura total represente de. hecho. Esta fórmula conduce a la expansión o i n flación mundial del crédito- -a la teoría de la moneda gobernada con todos sus inconvenientes- -o a la modificación del reparto de las reservas metálicas entre los diferentes países, que, ciertamente, no es ahora muy racional, pero que tiene sus impugnadores en los que creen que los movimientos del oro determinados por una multitud de factores económicos monetarios y aún políticos que obran sobre la balanza de pagos, no pueden sujetarse a un acuerdo internacional. INFORMACIONES Y NOT 1 CIAS POL 1 T 1 CAS El presidente del Consejo nos hace importantes manifestaciones. La campaña de agitación está abortada. Él Ejército al lado del orden y del Gobierno Madrid 15, 2 madrugada. E l movimiento huelguístico que presenciamos y las detenciones efectuadas en Barcelona, Madrid y otras capitales, nos movieron ayer a solicitar del presidente del Consejo un juicto o una apreciación, como suyos de valor indiscutible, en relación con tales acontecimientos. Siempre deferente y amable el general Berenguer, contestó cumplidamente a nuestras preguntas. -N o soy optimista ni pesimista. Digo simMadrid 14, 7 tardé. E l general Berenplemente la verdad; y la verdad es que el Goguer despachó hoy con el subsecretario de bierno conocía, paso por paso, la preparación la Presidencia y recibió al capitán general de una campaña perturbadora por los elede Madrid, af conde de la M a z a y a una mentos que figuran en la Confederación N a comisión de Valladolid, acompañada del cional del Trabajo. Se trataba de provocar conde de Gamazo y del Sr. Royo V i l l a huelgas coincidentes, de tipo comunista, en varias provincias, y, desde luego, en Barcelona y Madrid. Como digo, nosotros conocíaEn Estado mos el propósito y estábamos atentos- para Madrid 14, 7 tarde. Visitó ayer al m i intervenir en el momento más conveniente y nistro de Estado el nuncio de su Santieficaz. Así en la última reunión que los eledad, monseñor Tedeschini. mentos agitadores tuvieron en Barcelona, y cuando se iban a circular órdenes y a salir Manifestaciones del ministro de para las provincias los enviados, se practicaron las detenciones de que ha dado cuenta la Gobernación acerca de los acla Prensa. Las huelgas que han surgido en tuales conflictos algunas ciudades y aun en pueblos de poca Madrid 14, 7 tarde. E l general Marzo reimportancia son chispazos o rescoldos; pero el foco principal pudo ser extinguido a cibió a los periodistas y les dijo que en sú despacho habían estado distintns personalitiempo. dades de Murcia, entre ellas los señores CierDan en decir por ahí- -agregó el jefe del va y Maestre, que mostraban alguna preocuGobierno- -que se intentaba un movimiento revolucionario y político. N o es cierto. L o pación por las titulares e informaciones de algunos periódicos, acerca de los sucesos de ocurrido es esto que digo, que tiene todos los Murcia. caracteres de una campaña de agitación. Sin alardes ni jactancias, de que nq soy partida. E l ministro, para desvanecer las. fantasías rio, puedo asegurar, a la opinión pública esde algunos corresponsales, conferenció a mepañola que él Gobierno tiene todos los medio día con el gobernador de aquella pobladios que necesita y aun; le sobran para aseción y éste le dio cuenta detallada de lo ocugurar el orden en el país. N o soy yo solo, el rrido. que está tranquilo, lo están también las autoComo resumen de esta conversación entreridades, en contacto con los focos de agitagó a los periodistas una nota, en la que dice ción, y cuantos conocen realidad sin las lo siguiente: E n la noche del 13 la normaexageraciones de alarmistas y pusilánimes. lidad fué completa. E n las primeras horas E l Ejército, completamente unido, está al los cines y paseos públicos estuvieron tan lado del orden y del Gobierno, y plenamente concurridos como de ordinario por todas las identificado con éste tiene absoluta confianclases sociales. A las once salió el gobernaza en nuestra gestión, que sólo ha de desdor a dar una vuelta por el centro de la poenvolverse usando de. los resortes legales, blación y vio que los cafés y bares estaban pero con el mantenimiento inflexible y rígimuy concurridos. Se trabaja en todas las pado del principio de autoridad. naderías, que fabrican el pan a todas las Descartamos, pues- -siguió el conde de horas. Xauen- -esas alarmas que pertenecen al misE n Barcelona los estudiantes lian contimo plan de los agitadores de una parte y nuado en actitud levantisca, dentro de l a que de otra coadyuvan al prender en ániUniversidad, promoviendo también algunos mos asustadizos. L a única preocupación del desórdenes. Atrepellaron a los bedeles y Gobierno en estos instantes es la situación rompieron algunas puertas. E l rector interimonetaria, es decir, la bajá injustificadísino, al intentar dirigir la palabra a los esma dé la peseta, si atendemos, a la realidad colares, fué recibido con silbidos de una pareconómica del. país, y justificadísima si tete y aplausos de otra. A l fin fué desalojanemos en cuenta que de modo persistente do el local. se envían al extranjero noticias tendencioSe ha notado que entre los estudiantes sas y calumniosas sobre nuestra situación había individuos que se tocaban con gorra, social y política. E l país, ciertamente, no nos ayuda en. un problema que a él le afecta en primer término y sobre todas las cosas. Hicimos observar al general Berenguer que los rumores trascendían de la esfera social a la política y que se hablaba con i n sistencia de un Gobierno de concentración nacional, bajo su presidencia. N o lo creo necesario, y lo digo con franqueza- -nos contestó- L a situación de E s p a ñ a no requiere ni mucho menos esos remedios heroicos. Sólo en casos de grave crisis se puede acudir a tales Gobiernos nacionales, que pueden ser de efecto, pero que desde luego prestan eficacia a la unidad en la acción gubernamental. Sobre todo- -terminó el general Berenguer- -no estamos en ningún período grave. H a habido y hay una campaña de agitación eme el Gobierno reprime, y que conocida en todos sus caracteres y circunstancias carece de valor. Y conste que estos j u i cios míos no obedecen a un temperamento optimista, sino a l a contemplación serena de la realidad.