Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 16 O C T U B R E D E 1 930. NUMERO S U E L T O 10 CTS. REDACCIÓN: PRADO D E S A N SEBASTIAN. SUSCRIPCIONES Y CERCANA A TETUAN, ABC SEVILLA. DIARIO ILUSTRADO. AÑQ N. 8.676 MUÑOZ VIGÉ OLIVE, S I M O SE X T O ANUNCIOS. MI PRIMER H I T L E RIANO E n A l e m a n i a f r a c a s a n las gestiones encaminadas a conseguir l a t o l e r a n c i a de l o s h i t l e r i a n o s f r e n te a l Gobierno. E s t o s h a n d e c l a r a d o q u e se j u g a r á n- e l t o d o p o r el todo. LOS A G R I C U L T O R E S Se h a celebrado en Z a m o r a u n a A s a m b l e a de a g r i c u l t o r e s DON QUIIOTE E N PARÍS En el teatro Atelier, de P a r í s E n 1924 llega a Roma un enviado secreto de H i t l e r que en seguida es el hombre más público de la Ciudad Eterna. A n d a d i ciendo a todo el mundo: Y o soy el enviado secreto de Hitler. Su misión es muy delicada y exige la máxima reserva. L a marcha sobre Berlín está fijada. Faltan ocho o diez días para la señal. Hitler quiere parlamentar con Mussolini, mejorando el T i r o l para recabar- -se susurra- -auxilio de armas y dinero. Pero Mussolini no recibe al enviado secreto que ha salido en periódicos y consume la espera explicando a comensales fascistas las 29 superioridades dé Hitler sobre el Duce italiano. Aunque quisiera, Mussolini no le podría recibir sin sospecha de agentes ingleses y clamores al cielo en la Embajada de Francia. E l enviado secreto es un fornido A p o lo bavarés, alegre y fanático. A todas horas dice que los hitlerianos van a jugarse, el todo por el todo. E n Roma diserta sobre una especie de internacional nacionalista contra capitalistas, liberales y judíos. Su antisemitismo es furibundo. Pero mientras Maurras se contenta con una Biblia filtrada por Bossuet, el hombre de Hitler no puede ver ni por el forro ese libro judío. que el insensato de Lutero ha difundido pavorosamente por Alemania. Quiere una religión de la raza con Walhalla, Odin y walkyrias. Pide pogroms a gritos, bajo una ola ecuestre de legiones rubias de acero. Sofía, la bella hostelera judaica, de finos tobillos, ojos grandes y caderas de odalisca, oye embobada estos discursos y se enamora en estas sobremesas del fogoso Apolo alemán. Los meridionales del fascismo no están en Sicilia, sino én Germania. Bajo la exasperación y el énfasis fascistas hay un fondo latino de escepticismo, cálculo y cautela. E l primer hitleriano que aparece bajo el cielo de Roma es cien veces más loco, más fantástico, más desatado, más dispuesto a j u garse el todo por el todo que las camisas negras. Además, el fascista no está entonces ya en plan de novio furioso de la Patria, sino de marido gobernante, y el hitleriano le halla ya los síntomas de quelque froideur maníale. A Jos pocos días, la marcha sobre Berlín fracasa. Con el R h i n ocupado no es hora de Anchluss n i de revisión de Versalles. Seis años después, el fascista se maravilla del salto de Hitler. De ocho o diez diputados, Mussolini saltó a treinta y tantos antes de la marcha sobre Roma. De ocho o diez diputados, Hitler acaba de saltar a 111, que están dispuestos a jugarse el todo por el todo. S i ganan, el enviado secreto da H i t l e r se habrá convertido en. el Embajador de Alemania en Roma, Y entonces, sí, tendrá que ser secreto... RAFAEL S Á N C H E Z MAZAS ¿Cuáles han sido hasta ahora las relaPierre F r o n d a i e ofreció anoche u n ciones entre agricultores y gobernantes? n u e v o e x p e r i m e n t o de t e a t r o d e Receloso y solitario, como un guerrillero, el v a n g u a r d i a El hijo de Don Quiagricultor no supo organizarse. Ignora abjote. solutamente las ventajas de la cooperación. E n un teatro de París, cuyo nombre reS i la cosecha es mala, llora y pide recursos al Gobierno. Si la cosecha es buena, petir no me importa, acaba de surgir u n prorrumpe en sollozos y acude también. a hidalgo de los de lanza en astillero, adarga los, Poderes públicos para que le digan cómo antigua, rocín flaco y galgo corredor hijo, puede vender el sobrante a altos precios. A l según dicen, de aquel, que ya ha mucho igual que nuestros industriales, substituye la tiempo, en tierras manchegas, vivió de su capacidad organizadora por la capacidad de locura y murió de su razón. reclamar el auxilio del Estado. E n las elec ¿Qué madre habrá querido asignarle el ciones, el labriego no sabe desdeñar las cin- dramaturgo francés al imaginario retoño del co pesetas y el cuartillo de vino con que le nunca bien alabado caballero? ¿Maritornes, pagan su voto. tal vez? ¿Acaso Aldonza Lorenzo? ¿L a E l político, a su vez, desdeña cuanto al dolorida duquesa T r i f a l d i o algúu amor campo se refiere. Subvenciona con largueza, nuevo y senil, al cual nunca hizo referenpara producir sensación de hombre entera- cia en el Quijote su sabio autor, al mundo do, cultivos exóticos tan difíciles como el único y solo? A mí acude el recuerdo de la del algodón, y descuida problemas como el proyectada y no cumplida boda, por llamarde los transportes, hasta el punto de que la así, entre Isadora Duncan y Bernard una naranja de Valencia puede costar más Shaw. D i z que la bailarina yanqui pensó cara en M a d r i d que en Londres. N o sabe en ello, con precisión eugenésica, habida nada, no le importa nada la agricultura. cuenta de la euritmia de suvcuerpo y de la Para él un labrador es un voto, y un es- inteligencia del dramaturgo inglés, y que párrago el palitroque masticáble que, ex- éste, más previsor todavía y consciente de traído de un bote de hojalata, se sirve en- su fealdad de Sileno, esquivó la coyunda tre otros manjares en los banquetes, des- por si luego la prole, invertida la herencia, pués de la langosta y antes de los dis- sacaba el intelecto de la madre y la apacursos. riencia de su genitor. E n el caso inventado Si se le dice a un gobernante español: por Frondaie, pudo el hijo de D o n Quijote L a s subsistencias escasean este político heredar tan sólo la triste, figura de su pa. sigue cualquiera de estas dos conductas: o dre, y ello explicaría el mal éxito de la espronuncia un discurso diciendo que el trigo cénica ficción, que. tal fué según cuentan; de Castilla, nacido en las tierras que pisó el pero si, según cuentan también, salió el muCid, es el trigo más amable del mundo, por- chacho tan esforzado y soñador como el gue tiene el color de la piel de nuestras mu- supuesto autor de sus días, habrá que conjeres y porqfte hay en el suelo donde nace venir en que bien se está el héroe escrito todavía substancia de la sangre vertida por en el poema cervantino, para que le sueñe tantos héroes; y, cuando pasa el viento so- el lector, sin que una plástica y dinámica bre el verde océano de los trigales... etcé- realización teatral venga a materializarlo y tera, y, en fin, que hay que pagarlo caro definirlo con empequeñecida exactitud. por patriotismo; o nos regala con una esta ¿H i j o de D o n Quijote, que nunca los dística en la que se nos informa de que en 1925 había treinta naciones que producían tuvo, y nadie se acuerda de Sancho, a más trigo, veinte que producían menos y quien la buena Teresa le regaló unos retodos comarcas: la Laponia y el Sahara, don- ños que de su padre pudieron heredar la de era inútil buscar ni una espiga. Después, sublime lealtad de su servidumbre? Y digo el pan sigue tan caro, pero el político reci- sublime porque yo no sé a quién admirar más, si al loco que se llevó a la zaga al be la felicitación del jefe del Gobierno. cuerdo o al cuerdo que siguió al loco, porAcojamos con júbilo esa presencia de que le supo a grandeza su locura. los agricultores, representantes de la más V i v o D o n Quijote, o quien en la virtud fuerte realidad española, en el taller de la ciudadanía. Ojalá encontremos en ellos edu- se le parezca, habrán de molerle a palos cación económica y ausencia de ese feroz otra vez los yangüeses, según tundiéronle egoísmo que caracteriza a los. partidos gre- ahora al hijo en un teatro de París. Y sin miales. Alborocémonos, aunque ello nos embargo, me place que aún se le recuerde haya de costar no volver nunca a saborear en escena, que el paladín no sobra, y todavía la larga risa con que nos cosquilleaban al- pudiera un andante caballero salir todos los días por e l antiguo y conocido campo de gunas disposiciones como la que denunció M o n t i e l y por todos los caminos del munen la. Asamblea el. Sr. Roldan y que reco- do, aunque fuese para mirar las cosas por mendaba desde la Gaceta que todo trigo se otro revés, y así como en los molinos vio sembrase en marzo. gigantes, viera en ciertos pretendidos g i- ¿P o r qué en marzo? -pregunté a un gantes de la política y del arte sólo molipolítico. nos que muelen vientos de conveniencia- y -Hombre- -contestó de mal humor- de retórica hueca. P o r donde bien vale agraparece lo más natural. Cuando más falta decerle a Pierre Frondaie la eternidad del hace alimentarse es en invierno. Siembra tema y la gracia del recuerdo, con que el usted en marzo... hay que contar- -ya se teatro francés le sigue, pidiendo, héroes a sabe- -con nueve meses de embarazo, y a España, como tantas veces, desde, Corneille principios de diciembre podían dar a luz a Merimée. desde Dumas padre a H u g o y las espigas... N o creo que fuese tan dispa- desde Moliere a Lenormand. ratado eso... ¡YV. F E R N A N D E Z F L O R E Z FELIPE S A S S O N E
 // Cambio Nodo4-Sevilla