Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 18 O C T U B R E 1930. SUELTO DE NUMERO 10 CTS. REDACCIÓN: P R A D O D E S A N S E B A S T I A N S U S C R I P C I O N E S Y A N U N C I O S MUÑOZ CERCANA A TETUAN, SEVILLA. ABC rantir de algún modo su sincero propósito de enmendar yerros pasados. L a causa principal de la inutilidad de cualesquiera mítines de propaganda partidista que ahora se celebren, y que no sean estrictamente electorales, procede de que ninguno, absolutamente ninguno, de los problemas que plantea la realidad política española, deja de tener carácter nacional, ni puede ser resuelto por un solo partido frente a todos los demás. Desde la reforma del régimen monetario a la del constitucional, desde el Estatuto de ferrocarriles y transportes al municipal y provincial; desde la estructuración de las fuerzas de mar y tierra y aire a la societaria o sindical; desde e! saneamiento de la Hacienda al de la A d ministración pública entera, no hay asunto que no exija la colaboración de todas las significaciones políticas si se ha de resolver de modo viable y duradero. Cada partido o grupo de los que subsistan o se formen propugnará, claro es, su peculiar solución; pero la definitiva habrá de ser transaccional o se perderá desastrosamente el tiempo sin que llegue a prevalecer ninguna. Por eso la oratoria mitinesca, siempre unilateral o monologadora, propensa a la hipérbole, a la recriminación, a la vaguedad y al latiguillo, se debe reemplazar lo más pronto posible por la parlamentaria, dialogada contradictoriamente en presencia de arbitros, que por pertenecer a muy varias parcialidades integran entre todos una colectividad imparcial, oratoria, que, a diferencia de la otra, soliviantadora sin provecho, puede facilitar la concreción de felices fórmulas legislativas. L a mejor propaganda monárquica será, pues, la que se encamine a abreviar los trámites para una convocatoria de Cortes. E l más claro servicio que monárquicos y no monárquicos podemos rendir hoy a España consiste en colaborar cada cual lealmente para la pronta celebración de unas elecciones sinceras. Pero este tema de las elecciones y de su sinceridad requiere capítulo aparte. DIARIO ILUSTRA DO. AÑO V 1 GE f f tt? OLIVE, S 1 MOSEXTO N ü 8.678 N o me incluyo en el número, considerable según parece, de quienes estimulan a los monárquicos constitucionales para que organicen también ellos mitines a la antigua usanza, puesto que, de una parte, los republicanos, históricos y flamantes, y de otra los supervivientes de la Dictadura, han i n i ciado ya ese género de propaganda. Comienzo por reconocer que los últimamente celebrados no fueron en absoluto estériles. L o s republicanos han conseguido demostrar en Madrid, con la eficaz ayuda del Gobierno, que son muy capaces de congregarse y actuar, dentro de la más irreprochable compostura, durante toda la mañana de un domingo. L o s ex dictatoriales, a su vez, gracias también a la misma eficaz ayu- da, han acreditado su personal entereza frente a la vocinglería incivil que pretendió reducirlos al silencio. Pero un acto público ha de servir para algo más que la exteriorización. de conductas circunstanciales, por muy plausibles que ellas sean. Su principal utilidad consiste en la divulgación de ideas políticas, de soluciones adecuadas para resolver los problemas nacionales del momento y para fomentar el dinamismo ciudadano. Desde este punto de vista la decepción de las gentes que esperasen algo de esas reuniones ha debido de ser tan sincera como general. L o s partidos allí actuantes se han mostrado tan ayunos de soluciones políticas como lo estaban en pleno período dictatorial. N o se ha de atribuir esa deficiencia exclusivamente a la necesidad en que unos y otros se encontraron de anteponer a todo programa de gobierno futuro la retrospectiva fe de erratas suficientemente enérgica para persuadir a los españoles de que en lo sucesivo van a ser muy distintos de lo que fueron. E l solo nombre de República evoca en la GABRIEL M A U R A GAMAZO memoria o en la imaginación de los oyentes realidades muy poco gratas, referidas siempre al tristísimo aunque minúsculo período durante el cual se practicó ese régimen en España. Necesitan, pues, los republicanos propagar la fe en un milagro laico por virtud del que, exacerbadas y multiplicadas las fuer- L a de V a l m c de D o s Hermanas zas disolventes que actuaron en el siglo x i x Conocido es el histórico santuario que y no comparables los jefes de hoy, sin detrimento de su modestia, con las figuras po- lleva el nombre de Valme, situado en el líticas de 1873, el triunfo de aquellos mis- término de Dos Hermanas, en el cortijo de mos ideales ha de resultar ahora tan fecun- Cuarto, a una legua corta de la capital de do en bienandanzas para la Patria como lo Andalucía. Hablar del conquistador de Sefué en calamidades nacionales hace poco villa y prescindir de la Virgen de Valme es imposible; por eso enlázanse las glorias más de medio siglo. de la V i r g e n con las del hijo de doña BeAsimismo los colaboradores de Primo de renguela, los triunfos de l a Reina de los Rivera han de esforzarse algún tanto para Cielos con los del Monarca de Castilla. que se comprenda bien cómo, aislados todaAcampaba el Rey Fernando I I I el Santo, vía de los demás partidos o grupos, representan, no obstante, cosa diversa de aquella en el cerro de Buena Vista, más tarde llaDictadura a la que deben lo que son y a la mado de Cuarto, dirigiendo por el año 1247 cual sirvieron hasta su caída, prolongándola el cerco de la ciudad de Sevilla, la cual mucho más de lo necesario y de lo prudente. ofrecía tenaz y desesperada resistencia. Transcurrido un año o más sin que la Con ser todo esto innegable, no lo es menos que también los monárquicos consti- ciudad se rindiera, y contrariado el Santo tucionales habrán de comparecer ante el Rey, viendo que el espíritu de las tropas país en actitud de arrepentimiento y ga- decaía, se postró de hinojos ante una de LA MEIOR PROPAGANDA MONÁRQUICA ROMERÍAS SEVILLANAS las imágenes que tenia en su campamento, invocándola: ¡Valme, Valme, Señora. S i protegéis esta empresa, yo os ofrezco levantar aquí un santuario, donde coloque vuestra imagen, depositando sobre su altar el primer trofeo que gane a los enemigos de la Fe y de la P a t r i a L a invocación fué escuchada; rendida la ciudad por su soberano esfuerzo, hizo el Santo Rey su entrada triunfal en ella el 22 de diciembre de 1248, y, apenas conquistada Sevilla, fué construido el santuario, a cuyo fin mandó trasladar el Santo Rey desde su Real Cámara, procesionalmente, al cerro de Cuarto una imagen de la Virgen a quien evocara con tanta fe, depositando a sus pies el trofeo prometido, que la Hermandad guarda como preciada joya. Estos gloriosos hechos sirven de precedente y se hallan íntimamente relacionados con la historia de la V i r g e n de Valme. Hasta el año 1802 siguió la Virgen en su santuario, visitándola desde el humilde labriego hasta nuestro Monarca Felipe V acompañado de su Real Familia (hecho ocurrido en 25 de junio del año 1730) L a imagen de la Santísima V i r g e n era trasladada al pueblo cada vez. que una calamidad exigía su valiosa intervención, hasta que quedó definitivamente en la parroquia, a ruego de todos los vecinos, a fines de 1802, siendo colocada en el Sagrario. Mientras tanto, abandonado el santuario a la acción del tiempo, empezó a derrumbarse; y enterados por la familia de los A l baredas, en 1 5 Ó, los serenísimos señores duques de Montpensier de la historia del santuario y pendón regio, raído este último por la polilla, fueron restaurados a sus expensas, siendo trasladado el pendón al P a lacio de San Telmo, y reconstruido por las manos augustas de l a infanta, y el domingo 9 de octubre de 1859 inauguróse el santuario, con asistencia de Sus Altezas Reales, los serenísimos infantes. E n 24 de junio de 1893 quedó incorporada la imagen de Valme y santuario a la santa basílica de Santa María de Roma, y en 10 de junio de 1894 el Ayuntamiento de Dos Hermanas nombraba protectora especial de la villa a la V i r g e n de Valme. A l fallecimiento de D José de Lamarque de Novoa, gran propulsor y alma de la Hermandad, tuvo que suprimirse, por falta de recursos, la romería que anualmente se celebraba, hasta que el año 191 por i n i ciativa del entonces alcalde, D Juan A n t o nio Carazzo, y del hermano mayor, don José Sánchez Rubio, que tuvieron el acierto da recoger las aspiraciones del pueblo, se reanudó la piadosa costumbre de llevar en romería a su ermita a la Santísima V i r g e n continuando desde aquel año, sin interrupción, y cada vez con mayor esplendor y animación. L a romería se celebra en el presente año mañana domingo, 19 de octubre. E n la actualidad, gracias a su hermano mayor, D Andrés Traver, secundado por la Mesa del Gobierno y con la colaboración de sus- fieles, se han efectuado importantes mejoras, como son: plantación de árboles, protección de la capilla por tapial, coronado de artística verja, con cómodos asientos que rodean todo el recinto; explanación del terreno, restauración del exte-
 // Cambio Nodo4-Sevilla