Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO EXTRAO R D 1 NARIO 2 0 C E N T S AÑO V 1 GESIMO- N U M E R O EXTRAORDINARIO 2 0 CENTS. AÑO VIGÉSIMO- SEXTO SEXTO. W W é EL D Í A DE. DON L doctor Marañen trabaja demasiado. N o se trata de que él mismo lo afirme, ni tampoco de que hagamos la deducción después de conocer el empleo que da a su jornada. Se advierte ante ese gesto suyo, ese aire personal un poco apagado, que es frecuente en los hombres de estudio. E n! a c o n v e r s a c i ó n íntima el sabio M a r a ñen no. es el hombre resuelto y vehemente que descubren sus actos ante ciertos momentos de la política; es únicamente el hombre científico, el profesor, que n e u t r a l i z a a diario su e n o r m e potencialidad física y c r e a d o r a con el esfuerzo a g o t a d o r d e l trabajo. E n sus c o n f e r e n cias- -esto es, teóricamente -Marañen h a ennoblecido. con nuevos y m o d e r n í s i m o s argumentos la pasión del trabajo, y en l a v i da real acierta a ofrecer a diario este ejemplo, que h a convertido a u n h o m b r e de cuarenta y tres años e n esa figura venerable, a l a que ningún enemigo se atreve r í a a tratar sin respeto. Inmediata al s a l ó n de consulta de l a casa de Marañón tiene el médico, una biblioteca que le e n o r g u l l e c e tres m i l volúmenes sobre viajes por E s p a ña. C r e ó q u e es l a mejor d e l m u n d o dice, al m o s t r a r l a plenamente satisfecho. Se advierte en seguida que este montón de volúmenes, escritos: en casi todos los idiomas, es uno de esos gratos refugios del ánimo en un hombre dedicado al estudio. E s su colección. U n p a n o r a m a íntimo, encuadrado en una habitación de la casa modesta, a la que le han nacido h o r i zontes... jDespués el d o c t o r Marañón nos muestra una segunda bib ioteca, que guarda obras p r o f e s i onales, entre ellas las suyas: dieci- GREGORIO nueve volúmenes, eí primero de ellos publicado a los veinte años. También Marañón tiene la preocupación de aparecer como hombre ordenado. E s la lucha contra el reproche que todos los hombres vulgares y sabios solemos, hacernos a nosotros mismos; batalla que nunca vemos MARANON definitivamente ganada. E l doctor- -modelo de buen orden- -busca y encuentra fácilmente una libreta de páginas colmadas de letra apretadísima, en la que aparece el dato de las monografías que lleva publicadas. Son 438 exactamente. A l comprobarlo, él mismo se sorprende. P a r c o de palabras, pausadamente, el doctor Marañón nos habla después del empleo de su tiempo. Accede muy g u s t o s o a esta entrevista, aunque ha necesitado p a r a e l l o interrumpir s u c o n sulta. -Y o he acomodado mi vida- -nos d i c e- -a esta n e c e s i d a d de t o d o s los momentos. M i lema es que el día no tiene h o r a s sino minutos. Y o aprovecho todos esos pequeños ratos que parecen quedar l i b r e s todos los d e s p e r d i c i o s del día. Soy una especie de trapero del tiempo... Nos relata esta j o r nada. A las siete, en pie. E n seguida el desp a c h o de correspondencia, fichas, a n o t a ciones del día anterior. E n este momento, s i l e n c i o s a m e n t e una figura torna asiento al lado del doctor, y las cifras, las copias, las ¡notas ¡se distribuyera entre los dos rápidamente. E s la esposa de Marañón, que descarga asi de este enorme peso la jornada de su marido. E s su secretaria, su administradora, su confidente, a veces su consejera. A las nueve y me: dia él parte para l a clínica d e l (h o s p i t a l General y ella queda en casa, muy diligente, dispuesta para clasificar el gran montón de papeles. Marañón suele a c u d i r a e s t a hora t e m p r a n a a la c a b e c e r a de algunos enfermos. L a clínica del hospital, c o n s u clase y su laboratorio, r e t i e n e n después al profesor hasta la hora de comer. P a r a esta función, media hora. E UN RINCÓN- D E LA MAGNIFICA BIBLIOTECA D E L DOCTOR MARAÑÓN A VIAJES Y ESTUDIOS SOBRE ESPAÑA DEDICADA i 1 J i. i
 // Cambio Nodo4-Sevilla