Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
U? f MOMENTO D E LA DIARIA LABOR PEDAGÓGICA D E L DOCTOR MARANON E N E L HOSPITAL GENERAL, D O N D E SE ESTA REALIZANDO LA COMPLETA REEDIFICACIÓN D E L LOCAL D E SU CLÍNICA Marañen almuerza a las dos, y a las dos y ¿El bienestar material de los suyos, acaso? E l doctor Marañón se muestra rotundo media recibe al primer enfermo. OrdinariaObservamos que el doctor Marañón duda. en la respuesta: mente, la consulta se prolonga hasta las nue- Hace signos negativos con la cabeza. -Nada, De política, nada. Médico, al ve de la noche, y es durante la tarde cuan No es afán de dinero- -contesta- fin, acudí, como otros ciudadanos, ante la do es preciso aprovechar las piltrafas del Gano mucho, es verdad; pero sin perseguir gravedad y la urgencia de un caso como la tiempo, con las cuales se pueden llenar mil esta finalidad. Todos saben que necesito Dictadura, pero aquello acabó. L a política necesidades. poco, que mi vida está reducida a necesida- y la Medicina son incompatibles. des limitadas... Estudio, trabajo porque me Y a de noche, momentos antes de cenar, Pero si en alguna ocasión fuera usted gusta, simplemente. Me complace hacer ob- requerido para un puesto de; responsabilidad es menester acudir a algunas consultas con servaciones y luego siento el deseo de co- en la vida pública, ¿se negaría usted? otros compañeros, requerido por casos gramunicárselas a los demás. Por otra parte, ves. Por fin, después de la cena, el descan Rotundamente. Comprendo que la pol so, el prenro a la labor del día, esto es, la esa curiosidad científica de que usted ha- tica me divertiría muchísimo, pero yo eslecíura de libros, revistas y trabajos extran- bla: un interés grandísimo por ir cono- timo mis deberes como algo de mucha imciendo algo, un poquito, de esa ciencia dijeros ha ta la una y media o las dos de la portancia. ¡ñciiísima que es la Medicina. madrugada. Por último nos habla el doctor Marañón El doctor Marañen nos define así sus mo- Bten, doctor; ¿y la política? de sus asuetos dominicales en su cigarral de mentos de solaz. BusToledo: un jardín, una cábamos en n u e s t r a casita, vida familiar, conversación los m i algo de reposo y oxí- nutos en que el homgeno- para toda la sebre abandona su tramana. Pero también en bajo y c h a r l a en la el c i g a r r a l aprove- tertu ia, oye música ó chandó. el silencio y la juega a las cartas, con soledad, r e d a c t a los esa necesidad física de trabajos que requieque la actividad del ren atención y aisladía se sedimente, y remiento. sulta que tales momen- ¿Le gusta el teatos existen, pero los tro? proporciona un libro- -Apenas voy, pero o una revista alemala gente cree reconona. U n poco desconcerme en mis herniacertado el periodista nos, que son asiduos, ante este doctor M. ay que se me parecen rañón- -que habla de e x t r a ordinariamente. sus estudios con pleLas horas endiabladas na llaneza, sin somdel teatro en España bra de afectación- rio permiten la concuíe p r e g u n t a currencia de otras perrioso- sonas que las que tienen poco que hacer. -Doctor: ¿Por qué Leo también literatura trabaja usted tanto? en los viajes. Prepa ¿Q u é estímulo le ro mis libros- en i n guía? ¿Curiosidad vierno y suelo escricientífica? ¿Afán de LA HORA D E L ALMUERZO. SOLO LOS MINUTOS INDISPENSABLES E N LA MESA. AL birlos durante mis dos curar, de hacer el bien? LADO DE SU ESPOSA Y D E SUS TRES HIJAS 1
 // Cambio Nodo4-Sevilla