Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
álDfflQlüBIÍISE S EQTAlHQYBflA azas con 3.000 ptas. Se admiten señoritas. No se exige titulo. Programa oficial, con s r W w l S J i W R i f c W ¡A E w 1 sreSJI 5 Bw S testaciones y preparación en el INSTITUTO BEUS PRECIADOS, 23, y PUE TA D E L SOIi, 13, MADRID. Ultimas oposiciones obtuvimos 17 plazas, entre ellas el 1 de señoritas y el 2 de varones. Regalamos prospecto. P OPOSICIO Convocadas 22 plazas con 3.000 pesetas anuales. Instancias hasta 31 octubre. Exámenes en diciembre. Programa, CONTESTACIONES y preparación, en el INSTITUTO RETJS PRECIADOS, 23, MADRID. A L AT A C A L EIRA tamiento y judiciales, etc. en el INSTITUTO REUS PRECIADOS, 23, Madrid. No tenemos Apartado en Correos. Regalamos prospecto. E n dichas oposiciones hemos obtenido varias, veces el numero 1 y centenares de plazas. Tenemos Residencia internado. PARA CASAS DE CAMPO la luz y las cocinas por gasolina son una necesidad. Catálogo gratis. CASA LAORDEN. Fuentes, 9. Madrid. SAN suministra N É S T O R JEUTE, M A D R I D OPROPIO, 14 n SU POZOS EXCAVADOS j POZOS ARTESIANOS En trabajos de pocería garantizo caudales de agua sin previo desembolso. Dispongo de maquinaría moderna para agotamientos. Madrid- provincias. A. Feraaata, Pi y Margall, 9, Madrid. Té! 95362 cocina por gasolina para casa de campo. Pida catálogo. A. Galindo, Amor de Dios, 15, Madrid. Instalaciones modernas de extracción patentadas, grandes y pequeñas, perfectas, económicas, disolvente ininflamable. Absoluta seguridad. Facilidades. JOSÉ P. de GRACIA, Pi y Margall, 9, MADRID Be necesitan en muchos iadoa para la Gran Fábrica de Licores de A. D E BURGOS MAESSO, Málaga. Propietario del Anís Alhambra. ACEITES DE ORUJOS HORNILLO- COCINA NUEVO EXPRÉJT f CXfiLOS BUS aaoA GASOI A ¿A o Pirueteo IEGUR DAD Aarou n Cowrnu oo en meaoo V ñf Bí a err Lo os ceaÁ cx CO V PAQft UA MAQUINABA CHACÓN P L A Z A DEL AJSGEÍ. 3 L a usted Blanco y N go e er MADRID (578 E RODRIGUEZ- SOLIS L O S G U E R R I L L E R O S D E 1808 670 viéndole luego, con otros cinco prisioneros, al general Blake. Por lo dicho se ve que de los 6oo hombres que atacaron los valles, tan sólo se salvaron 120 con el oficial español renegado Chacón, y eso porque no llegaron a penetrar en los valles; los restantes murieron todos, pues los 78 prisioneros que mandó ¡Renovales al general Blake, con una escolta de 40 hombres, al mando del guerrillero Baruchi ni, intentaron sublevarse en el camino y éste los hizo fusilar a todos. Entusiasmado el país con este triunfo, se dispuso á nuevos combates, pidiendo los paisanos a Renovales que no los abandonase; y éste, en tanto que consultaba al general Blake, su jefe, se dispuso para nuevos combates; solicitó recursos de la plaza de Lérida, sacó armas de Navarra, trajo armeros de Eibar y JPlasencia y organizó una poderosa resistencia. E l día 15 de junio, apoyados por grandes refuerzos, atacaron por segunda vez los imperiales el valle del Roncal, llegando a forzar el paso de Iso; acudió Renovales con 200 hombres del Roncal y 200 de Ansó, y los franceses, no pudiendo resistir el valeroso empuje de los nuestros, se pronunciaron en fuga hacia Lumbier, dejando 43 muertos en el campo y enviando 87 heridos a Pamplona. Renovales, sin perder momento, organizó nuevas guerrillas que cubriesen los principales caminos de Aragón a Pamplona y de esta ciudad a Francia. Desde entonces puede asegurarse que no pasó un día sin combate, reconquistando los nuestros, a costa de su vida, las riquezas, alhajas y víveres robados por los franceses. E l atrevimiento de los guerrilleros de Renovales llegó al punto de perseguir a los imperiales basta las puertas mismas de Pamplona, en cuya plaza tambores y clarines tocaron llamada, la ciudadela disparó sus cañones y el general D Agoult trató de abandonarla, pensando que se acercaba a sus murallas todo el ejército nacional. E l guerrillero español ioa de triunfo en triunfo, y los imperiales de derrota en derrota. En Ocharrén, Oíiate, Ejea de los Caballeros y Roncesvalles, don Mariano Renovales hizo reverdecer sus laureles de Zaragoza, y en las alturas de Vizcaya y Undarí, y en los desfiladeros de Sigues y Ansó demostró hasta dónde puede llegar el patriótico entusiasmo de un- pueblo que lucha por su independencia y su libertad, sin recursos, sin medios de combate, pero con una voluntad firmísima y un corazón de bronce. Renovales continuaba siendo el heroico defensor de la puerta de Sancho en la inmortal Zaragoza. E l gobernador de Navarra, D Agoult, y el comandante general de Zaragoza, Plique, reconociendo Joda la gravedad de la resistencia organizada por el jefe español y el gran triunfo moral y material que había conquistado con sus victorias, entablaron una larga correspondencia con Renovales, en cuya. primera carta, si bien reconocían el buen comportamiento que usaba con los prisioneros, se quejaban de algunos subalternos suyos, que habían maltratado, y aun matado, decían, algunos prisioneros (Barachini) y hasta de él mismo por haberse escapado cuando era conducido a Francia, olvidándose de su palabra. Los franceses, al hablar de esta suerte, creían, ¡sin duda, escribir para la China. ¿Quién si no ellos habían producido tan lamentables excesos? ¿No fueron ellos los primeros que ahorcaron a cinco individuos de una guerrilla del Roncal? ¿No fueron ellos los que pusieron fuera de las leyes militares a los guerrilleros, tachándolos de bandidos? Y respecto al caso concreto de Renovales, ¿no fueron ellos los que faltaron al sagrado de la capitulación de Zaragoza, apoderándose de la manera más inhumana de Palafox, que se hallaba moribundo, y llevándole prisionero a Francia ¿No íueron ellos los que asesinaron fría y despiadadamente a los insignes patricios don Santiago Sas y, padre Boggiero? ¿No fueron ellos, y en su representación el general Morlot, los que, faltando v i llanamente a su palabra, despojaron de sus equipajes y de su caballo a Renovales, sin respeto a las base 3 de la capitulación? Pero, ¿a qué cansarnos, si cientos de páginas no bastarían para consignar los atropellos y los crímenes realizados por los imperiales pin respeto ninguno ¿t sus palabras n ¡a sus ñrnwsj
 // Cambio Nodo4-Sevilla