Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M I É R C O L E S 29 D E OCTUBRE DE 1930. E D I C I Ó N DE ANDALUCÍA. P A G 17. la altura de las. primeras naciones del mundo. E n el presupuesto vigente figuran crédiNOTICIAS POLÍTICAS tos para la Aeronáutica militar por valor de 39.864.868,81 pesetas, de un total de peseC o m o debe enfocarse el problema tas 461.774.050 que alcanza el presupuesto total del Ejército, de l a Península. de la aviación militar. Criterio del Reducidos son, efectivamente, esos créditos que suponen un quince por ciento de Gobierno los destinados a la defensa nacional y de ese M a d r i d 29, 1 madrugada. E l presidente total de cuarenta millones aproximadamente del Consejo, al recibir anoche a los informadel presupuesto aeronáutico íólo están des dores políticos les habló de las cartas y sueltinados a la adquisición de aviones y retos periodísticos acerca de l a Aviación m i l i puestos pesetas 18.457.704 81, cifra a todas tar, que en estos días constituyen materia luces insuficiente y que acusa, por otra parte, del comentario público. una imperfecta distribución de esos créditos. -E s a s apreciaciones- -dijo- -carecen de H a de tenerse en cuenta. sin embargó, fundamento serio. L a Aviación militar está que con esta misma dificultad económica se como l a dejó el anterior régimen. E s natudebaten todas las Armas y servicios del ral que todos los organismos nuevos quieran Ejército, que no cuentan tampoco, por desdesarrollarse rápidamente, pero es preciso gracia, con el material moderno y costosísitener en cuenta que hay una ley de contabimo en l a cantidad que les es necesaria. lidad, garantía contra los despiltarros, y a la E n todos los países, al compás que se que todos tenemos que someternos. Como deatiende a la- aviación, se amplían, perfecseo fijar bien nuestro criterio en esta matecionan y mejoran los medios de acción de ria- -añadió- -se recoge en estas cuartillas, las demás Armas, sin descuidar ninguna y que entrego a la Prensa, para que pueda tesin que deban por tal razón barajarse cifras ner una orientación de nuestro lado. absolutas de créditos, que no son comparables, por no serlo las posibilidades econóLas cuartillas dicen asíí micas de unas y otras naciones. Cierto que U n a carta abierta recientemente publiotros países dedican sumas considerables a cada, y otros artículos consecuencia de ella, la aviación, pero no ha de olvidarse que han dado lugar a comentarios a propósito esos países cuentan ya de antaño con un de la Aviación española, perfectamente líejército fuerte, poderoso, bien dotado en citos y muy interesantes para todos, pero todas sus Armas, con material abundante, en los que, a más de deslizarse algunos cony por ello han podido, proporcionalmente, ceptos erróneos, no se enfoca el problema en destinar sumas importantes para crear un su verdadero estado actual. L a Aviación esA r m a nueva. pañola se encuentra en un período de c r i Se ataca también al Gobierno por supuessis que al Gobierno no se le oculta y al que tas dilaciones, rigorismos y exceso de forpresta toda su atención, pero esa crisis n i malidades administrativas en los gastos de es reciente ni se ha producido por los molos créditos de Aviación, y así se sienta la tivos que se vienen haciendo públicos. Los afirmación de que ha sido necesario suspenverdaderos tienen más hondas raíces y proder los vuelos por falta de aceite. N o es ceden principalmente de que aún no se ha exacta ni justa. esta afirmación: L o s vuelogrado dar a la Aviación una organización los no han sido suspendidos, sino reducidos definida, n i se ha conseguido una orientaen algunos aeródromos, y la falta de aceición para llegar a ella, adoptándose, por el te no es imputable a no existir créditos n i contrario, situaciones provisionales y mé- a rigorismos administrativos, como se puetodos qué por sí mismos bastan a esterilizar de probar; si existió esa falta, en un motodos los esfuerzos. H a y que reconocer que mento dado, seguramente no hubo la prela Aviación no ha tenido suerte en sus p r i visión de evitarla. meros pasos orgánicos, aunque sí proclamar Este Gobierno, como todos los Gobiernos muy alto que los esfuerzos individuales de que aspiran a respetar las leyes constitulos aviadores la colocaron desde el primer cionales ha de cumplir éstas; mientras no momento a la cabeza de las Aviaciones logre su reforma, ha de someterse a las redel, mundo, conquistando para sí y para la glas que el país le fija como garantía de su nación triunfos y laureles. Desgraciadamenadministración. te, el corregir o rectificar orientaciones equiEstas reglas administrativas no son de vocadamente seguidas, sobre todo cuando se ahora; se aplicaron ya, y si fueron un frehan creado intereses y derechos, es labor no, no fueron un estorbo; ¿por qué lo han difícil e ingrata y en la que precisa i r con de ser hoy? ¿Por qué se les ha de impusuma cautela y reflexión, cuando se tiene tar lo que pudo evitar l a previsión? el vehemente deseo de acertar de un modo definitivo. Cierto es que los créditos para E n la Presidencia la Aviación son escasos en relación a lo que M a d r i d 28, 4 tarde. E l general Berendebían ser y no permiten el rápido desarroguer ha, recibido hoy una extensa audienllo que todos desearíamos; pero esos créditos cia militar, en la que figuraron los generales son los que figuran en el presupuesto de García Benítez, Pérez de Lema y Angos 1930. Son los previstos por nuestros anteto, y. el intendente de la primera región, cesores y los mismos que ellos consideraron Sr. Labrador. que debían y podían dedicar a ella, y de También recibió a una comisión del parlos cuales el Gobierno acnwl no ha supritido obrero socialista monárquico, y ál semido n i un solo céntimo. Que el material cretario de la Juventud monárquica de Barde nuestra Aviación sea deficiente, es excelona. presión, que ningún elemento del actual GoE l gobernador civií de Córdoba, señor bierno ha pronunciado, pues una cosa es deAtienza, habió extensamente con el presificiencia de material y, otra material defidente de asuntos que afectan a la provinciente, como se dice en la citada carta abiercia, ta, en una apelación a sentimentalismos que todos compartimos con igual fuerza; pero Audiencias aun en tal caso, tampoco cabría culpar a Por la noche, el general Berenguer confeeste Gobierno, pues ese materia! de A v i a renció extensamente con el ministro de l a ción, numeroso, escaso, bueno o deficiente, Gobernación y luego con el subsecretario de ha sido todo él adquirido y contratado anEjército, general Goded. tes de venir este Gobierno y en época en que, según reciente artículo, u n Gobierno E l alza de Ja peseta dictatorial les permitía vivir con cierto decoro y hasta les prestó su ayuda para alguE l presidente, eri la conversación con los nas grandes empresas que nos colocaron a informadores, se refirió a 1 n rarnhins ñp vpr INFORMACIONES Y y registró con satisfacción una nueva baja de 0,25 en l a libra. L a peseta quedó, pues, a cuarenta y cuatro cincuenta y cinco. L o s señores M a t o s y Estrada E l general Berenguer participó a los periodistas que el ministro de Fomento, señor Matos, continuaba enfermo con fiebre. P o r esta causa aún no se había fijado l a fecha para el próximo Consejo. E n cuanto al Sr. Estrada, se encontraba muy mejorado y, hacía su vida de costumbre. A l b o r o t o s escolares E l ministro de Instrucción Pública h a manifestado que hoy habían ocurrido algunos alborotos en varias Universidades, promovidos por los alumnos de segundo y tercer años, como protesta contra el plan C a llejo. N o contra el plan Tormo- -dijo el ministro- -como ha afirmado un periódico, puesto que ninguna de mis disposiciones tienen carácter retroactivo. Se refirió el Sr. Tormo, además, ál artículo de l a reforma que concede atribuciones a las Facultades para que, en caso de dudas, éstas puedan resolver de acuerdo con el i n terés de los alumnos. Respecto de la actitud de los estudiantes de Medicina de Madrid, frente a su decano, dijo el Sr. Tormo que no ocurrirá nada de particular. 1 L a enfermedad del señor M a t o s Madrid 28, 4 tarde. E l ministro de F o mento, D Leopoldo Matos, aunque sigue guardando cama, se encuentra mejorado de la dolencia que padece. U n a necrópolis romanocristiana destruida p o r el rio Francoli E l Sr. Tormo entregó a los periodistas un telegrama del Sr. Serra Vilaró, encargado por el ministerio de Instrucción P ú blica de dirigir las excavaciones en l a r i bera del río Francoli, recientemente desbordado. Dicho telegrama dice así: Cúmpleme poner en su conocimiento que la avenida del rio Francoli, ocurrida la noche del 18 al 19. ha sido un verdadero desastre para el material arqueológico que habíamos recogido en las excavaciones que por delegación de la Junta superior se están practicando en la necrópolis romanocristiana de esta ciudad de Tarargona. Con el fin de darle una pequeña idea le diré que el ímpetu de las aguas, ha arrastrado a a l gunos metros de distancia los grandes sarcófagos de piedra que estaban en el jardín. E l armario del Museo provisional en que guardaba lo mejor de mis hallazgos y los vasos recompuestos han sido destrozados. Estamos cribando el. lodo para salvar los cacharros y demás objetos que podemos. Algunos objetos recientemente encontrados se habrán perdido, y de un centenar de ánforas recompuestas sólo queda un montón de- cacharros. E l museo en construcción, de las criptas, está convertido en una piscina. A l desaparecer las aguas veremos los daños ocasionados, que temo serán de importancia e irreparables, en los sótanos del museo en construcción. Tarragona 24 de octubre. -Serra Vilaró. E l Sr. Tormo dio explicaciones sobre los objetos históricos destruidos por la inundación y que fueron encontrados en unas obras que estaba realizando ¡a Compañía Arrendataria de Tabacos, que dieron o r i gen al descubrimiento de una necrópolis romanocristiana primitiva. L a citada Compañía dio toda clase de facilidades cuando se realizó el descubrimiento y ella misma comenzó los trabajos, que luego ha continuado la Junta de excavaciones, pero cotí la crecida del río Francoli se ha perdido todo, incluso el museo levantado a sus orillas