Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Á B C. SÁBADO i. D E N O V I E M B R E D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 6 entre éstas, la Sociedad de Naciones, que estaba representada por un miemhro jurídico y otro político; l a Orden Soberana de Malta, cuya representación ostentaban el príncipe de Croy- Solze y el barón de Troostembergh; el Bureau Internacional dei T r a bajo y, en fin, las Uniones internacionales de socorros, de lucha antituberculosa, etc. Los jefes de las Misiones del Japón y de Siam eran S S A A el príncipe lyesato Tokugawa y el príncipe Damras, ministro de su país en Berlín. N o pocas ilustres damas figuraban entre los delegados de todas ¡as naciones, siendo la representación española una de las más brillantes, por su número y por su calidad; como que de la misma formaban parte las duquesas de Fernán- Núñez y de la Victoria, la marquesa de Valdeiglesias y la señorita Teresa H de Amézaga. Francia contaba a la condesa de Galard, madame Barbier- Hugo y mademoiselle de Haussonville; Alemania, a Mme. (Hoetzsch; Australia, a la vizcondesa de N o v a r I n glaterra, a M r s Sarah S w i f t Italia, a la marquesa Irene de Tangiani- Giunti; Méjico, a doña Josefa A b r i l da Rueda, representante permanente de la Cruz Roja M e jicana en Europa, emparentada con muy Urge restablecer el sentido de la jerar- ilustres familias españolas, y a doña B e r quía, lo mismo en los de arriba que en los tha Heuer y R i t e r Noruega, a mademoide abajo. Pero l a jerarquía no es sólo n i seile Ottesen y madame Elinor Bachke; los precisamente- -como es también frecuente Países Bajos, a madame Reineke; Polonia, entender- -una disciplina meramente exter- a madame Paszkotiska, con los condes H e n na, una actitud de acatamiento a la autoridad r i P o t o c k i Checoeslovaquia, con una docconstituida, suficiente para salvaguardar el tora, madame A l i c e Masarikova, y una deorden público; ¡desgraciados los pueblos relegada de enfermeras, mademoiselle F i l i ducidos a este resorte cuasi mecánico de pova. convivencia social! Jerarquía quiere decir, L a delegación de Bélgica era la más i m en los que figuran o se sienten llamados a portante: la presidía el profesor Nolf, prefigurar arriba, conciencia de su responsasidente de la Cruz Roja de dicha nación, y, bilidad, de la plétora de idealidad latente en el manoseado aforismo nobleza obliga; entre otras damas, figuraban madame R c l i n en los de abajo, sentido de su indigencia, Hymans, la baronesa E Cartón de Wíart docilidad de ánimo ante los valores s Uperioy mademoiselle Rolin- Jacquemyns. res de la vida, traducidos por personalidaAdemás de las señoras citadas al hablar des asimismo culminantes, capaces de acele- de la delegación española, componían ésta: rar en uno ti otro orden el ritmo progresi- el embajador de España. Sr. Gutiérrezvo de l a Historia. Agüera, que tuvo para todos las más deliY no es España donde menos- se deja sen- cadas atenciones, el marqués de Casa- Valtir, a la hora presente, esta necesidad de en- dés; el general inspector de Sanidad de l a tonar el ambiente con la proclamación de estas verdades. A despecho de advertencias autorizadas, pero excepcionales, que no dejan de recordarlas, vivimos horas de confusión y de atonía, en las que l a vulgaridad parece llevar l a batuta de l a vida nacional, sin que falten a sus discordantes ecos, desgraciadamente para nuestro prestigio mundial, altavoces de estruendo. ¿Dónde se ha- Convocadas 2.000 plazas. Edad, diecinueve a llarán los hombres llamados a encauzar treinta y cinco años. Titulo, maestra nacionuestra grave crisis hacia soluciones franal. Para el programa oflcial, CONTESTACIONES adaptadas al mismo y responguadas a l temple de ideas y no de pasiones, diendo a todas las preguntas, preparación, de normas y no de arrebatos? ¿Dónde la en sus clases 6 por correo y circular con fórmula feliz que logre fundir en fecunda detalles, que regalamos, diríjanse al irmonía el vigor impulsivo de una sana democracia con l a irradiación prestigiosa, en INSTITUTO REÜS ¡u propio seno, de un germen de selección? Preciados, 23; Puerta del Sol, 13, y Mayor, 1, Madrid. y fecunda vitalidad habrá de hundir su raigambre en el cálido subsuelo del alma popular. Desgraciadamente, una y otra se nos muestran frecuentemente desnaturalizadas bajo la terrena pesadumbre que tan implacablemente abate el vuelo de nuestras mejores ansias de redención. L a aristocracia, substraída por la herencia a las palpitaciones de la vida popular, fácilmente deriva hacia una corporación hermética, preocupada sobre todo de defender sus privilegios de casta. L a democracia, a su vez, con la complicidad de quienes no vacilan en adularla para mejor explotarla a través del servilismo de una aparente sumisión, no contenta con dar su justa nota de realismo en el desarrollo de la vida social, pretende atemperarla al ritmo de su sentir plebeyo. D e ahí la rebelión de las masas, no consistente, como pudiera alguien suponer, en la consabida airada actitud del llamado a obedecer frente a l destinado a mandar, sino en ia pretensión de imponer al mundo, como un derecho impone u n deber, la tesitura de vulgaridad de ordinariez y aun a veces de chabacanería, a que. forzosamente vive contraída la mayoría, que por lo mismo es medianía, del género humano o de un sector determinado del mismo. Armada, S r Summers y de l a Cavada; el conde de Elda, miembro de la comisión para el estudio de los. gases de guerra; don Luis Maíz Eleicegui, de la misma comisión; D. Luis García San M i g u i l comandante de Artillería, inspector de Ira servicios de l a Cruz R o j a el doctor I Agustín V a n Baumberghen, teniente cortnel de l a A r m a da y presidente de la Conisión de estandardización del material solitario, que fué elegido vicepresidente de la Comisión internacional, cuya presidencia ostenta el general francés doctor Marote; el doctor V í c tor Nogueras y el Sr. Mirinosa, director de la Cruz R o j a de l a Juventud. Las mociones presentadas por esta delegación española fueron acogidas con verdadero agrado; nuestra C n z R o j a juvenil hizo una interesantísima maaifestación, entregando para sus compañeros de las demás naciones un cariñoso mensaje, abogando por la unión de todos los niños de hoy, como base de la fraternidad de los lombres de mañana, f Como la conferencia se cesarrollaba en una nación donde el arte constituye uno de sus más poderosos atractivos, cuantas fiestas se celebraron en honor délos delegados constituyeron otras tantas manifestaciones artísticas. Así, el concierto ofrecido en P a lacio por S S M M los Reyes, en que tomaron parte notables artistas; la representación de gala en el teatro de- la Moneda, recientemente restaurado, y, en fin, la espléndida recepción en el hotel de Ville. E l embajador de España, Sr. GutiérrezAgüera, obsequió con un banquete a la delegación española, que presidió con el distinguido diplomático, la duquesa de l a V i c toria. L a de Fernán- Núñez, que no asiste a fiestas, invitó a los delegados a su castillo de Dave. A esta comida asistió también la representante de la Cruz Roja italiana, marquesa Targiani- Giunti. Por último, y siguiendo la iniciativa de nuestro doctor V a n Baumberghen, -se celebró también una comida hispanoamericana, en la que er representante de Cuba, don Enrique Conill, tuvo l a gentileza de proponer- -como se hizo, en efecto- -enviar un saludo telegráfico a S. M la Reina de España, como presidenta de la Cruz R o j a y alma en nuestro país de la benemérita institución. MONTE- CRISTO París, octubre, 1930. OPOSICIONES A ES C U E L A S ¡mi 0 CRÓNICA n D EL A M O D A B o n i t a serie de abrigos L o primero que interesa a l a mujer cuando la moda hace un cambio radical son los abrigos. Primero preservan del frío, después transforman la silueta y ocultan los vestidos deslucidos. Hablemos de abrigos. E s considerable su variedad. Sus líneas, diversas. E n las mejores colecciones se comprueba que ninguna modista se contenta con una línea para sus modelos; por el contrario, se complacen en presentar maravillas su ingenio ha llegado a lo infinito. Los gabanes sencillos son rectos, cruzados sobre el lado izquierdo; tienen cinturon, con hebilla de metal brillante, y cuello cortado de modo que, vuelto, se transforma en solapas; cuando no se hace esta combinación se opta por una bufanda estrecha que da dos vueltas a l cuello y se ata con un gran lazo debajo de la oreja o se deja, caer sobre la espalda. H e notado que el borde del abrigo, en la parte que monta (el delantero derecho sobre el izquierdo) se corta redonda l a punta o dándole un movimiento ligero de volante en forma. JUAN Z A R A G Ü E T A DE CRÓNICAS PARÍS SEN ORA: L a Conferencia Internacional de la C r u z Roja Acaba de terminar sus sesiones la décimocuarta Conferencia Internacional d e j a Cruz Roja, celebrada en Bruselas, y que ha sido más importante que todas las que l a han precedido, no solamente por e l número de ios delegados asistentes, sino por los asuntos en ella tratados. Cincuenta y tres naciones han concurrido, ccn doscientos delegados, y veintiuna Sociedades internacionales, con treinta y cinco representantes; M A D A M E X es mejor. Use usted M A D A N E X Sólo vale i as. 3,50 la caja. De venta, en todas partes.
 // Cambio Nodo4-Sevilla