Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D LA PINTURA EN EL X SALÓN DE OTOÑO i M E de qué presumes y te diré de qué careces. A s i afirma el viejo adagio, tan certero, y así ocurre en los días que vivimos en tocante a producción artística. Cuando el tiempo haya corrido muchos lustros y el momento actual pertenezca a la Historia, ya un tanto lejana, es posible que algún erudito de esos que todo lo aprendieron en los l i bros, crea con candorosa buena fe que en la primera mitad del siglo x x las bellas artes han tenido un cultivo intensivo mayor que en los días de la Grecia clásica, sin acertar a discernir que arañar la tierra, rozar su epidermis no es precisamente cultivarla; que una cosa es la extensión y otra bien distinta la profundidad. PAISAJE D E MANUEL ABELENÜA E L VAGÓN DE TERCERA POR BERDEJO ELIPE E l actual momento no es propicio a las labores hondas... Un paseo por las salas de esta Exposición otoñal no Será interrumpido por notas pictóricas de gran sonoridad. A través de to das, absolutamente de todas las obras expuestas, se adivina la falta de fe de los artistas, la desorientación, la fatiga, el desanimó tras lucha febril en pos de una originalidad remisa al conjuro. L a voluntad de crear aparece en quiebra. Estas apreciaciones han de entenderse como alusivas a las obras de arte más o menos afortunadas, pero siempre dignas de merecer el calificativo de artísticas, que en estimable cantidad figuran en este salón; nunca, a gran número de obras cuya exhibición solamente aparece justificada por preceptos reglamentarios que conceden a- todo asociado el derecho a enviar determinado número de ellas. Desde este punto de vista, la terjiida sala del crimen ofrécese en esta Exposición con proporciones desmesuradas. Quien hace estos comentarios ha de advertir previamente que sus gustos personalísimos se guardará muy bien de intentar imponerlos. Las opiniones en arte no pueden ser dogmáticas. E n materia de estética, la verdad jamás puede ser indubitablemente demostrable. L a rosa de los vientos sirve a maravilla como símbolo gráfico- de la estética, o, dicho en romance paladino, a Roma se LUIS BEA. AUTORRETRATO RETRATO DE UXAMUNO POR GUIDO CAPROTTI