Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 4 NOVBRE. DE 1 930. N U M E R O S U E L T O 10 CTS. CERCANA Á TÉTUAN, SEVILLA. DIARIO ILUSTRADO. A Ñ O V 1 GÉSIMOSEXTO N. 8.692 MUÑOZ OLIVE, REDACCIÓN: PRADO D E SAN SEBASTIAN. SUSCRIPCIONES Y ANUNCIOS. REHABILITACIÓN LAS M O S C A S HKNRI DB DE Si los hechos son exactos, un viejo prejuicio d e s a p a r e c e r á pronto. VARIGNT. PELÍCULAS N ACION ALES lia película de Don Juan está, poniéndose en todos los cines de España. HERMANOS TRANSATLÁNTICOS Para conmemorar; como es sabido, el de Difuntos. Y también que Aunque el ilustre novelista es abogado, A medida que la experiencia inteligente día trata del Don Juan quees sabido Zoconcibió como nunca se decidió a ejercer la profenos va haciendo dueños de la materia, adqui- se rimos la convicción de que, en la Natura- rrilla. Si en todas las partes del mundo sión ha olvidado que esto de incautarse de leza, ni aun lo que suponíamos imperfecto se dice de un hombre mujeriogo que es un la propiedad ajena por modo tan expeditideja de obedecer a una finalidad útil. Nos Don Juan, nosotros lo llamamos un Tenorio vo no es delito cuando se opera entre paliemos pasado la vida maldiciendo de las simplemente. L a noticia que encabeza este rientes de cierto grado muy próximo. Los moscas y buscando el medio de extermi- suelto es todavía imaginaria. Pero será cier- editores transoceánicos que se lucran vennarlas; algunos químicos e industriales se ta muy pronto. Lo sorprendente es que aún diendo- -sin fijarse en el nimio detalle de han enriquecido vendiendo productos desti- no se hayan dado cuenta en Los Angeles pagarlos- -las novelas y los artículos de esnados a la extinción de esa plaga. L a h i- (United States of America) del enorme ne- critores españoles, no es que los roban, sino giene por su parte, no cesa de recomen- gocio que supondría la filmación del Teno- que ponen en práctica, a su modo, sus sendarnos ciertas precauciones contra esos in- rio; automáticamente, durante la semana timientos de familia. Esa forma de comusectos, que son, según parece, los portado- de Todos los Santos, los teatros quedarían nismo unilateral podrá enojarnos, pero es vacíos y los cines llenos. Si el teatro en si no tenemos en cuenta la estrechez de res de gérmenes dañosos para la salud. Pues bien; todo eso es una pura leyenda. España, al menos por unos días, resiste la los lazos que nos unen con aquellos exceE l año actual no finará sin que asista- competencia con el cine, el milagro lo efec- lentes divulgadores de nuestras obras. Cada mos a la rehabilitación de las moscas. Y a túa esa arrogante figura del Tenorio que vez que se nos muestra una edición frauduen los años de la guerra se observó un he- pasa repartiendo cintarazos y pronuncian- lenta de una novela o un recorte de un archo singular, y era que los. heridos reco- do los versos que más directamente han tículo por los que no se nos ha pagado nada, gidos un poco tardíamente a causa de deficien- llegado al alma popular, ingenua y juvenil solemos indignarnos. Profundo error. Nuescias del servicio sanitario militar, que presen- de los españoles. Todo vendrá. Tendremos tra reacción debería ser hacernos cargo de taban llagas invadidas por los gusanos y las al Tenorio en película. Y será, naturalmen- que esa no es una muestra de rapacidad, moscas, no sólo no se agravaban, -sino que. te, en cine sonoro. Por ejemplo, Douglas sino un indicio de que nos ha salido un alma se curaban dentro del tiempo normal. L a Kairbanks. asumirá el papel de Don Juan; hermana al otro lado del Atlántico. presencia de las. larvas en las heridas, no saltará a brinco sobre las mesas, esgrimirá E l número de esos parientes ultramariles había causado el menor daño. Recien- e l estoque formidablemente, se tirará poltemente un cirujano americano, el doctor lina ventana y caerá de pie, alzará a pulso nos que, sin saberlo, tenemos los escritores Baer. del hospital John, no sólo confirmó a su amada, mientras algún Don Luis me- españoles es enorme. Y siempre que pueaquella sorprendente experiencia, sino que jicano o ríoplatense recite con acento me- den nos dan esa prueba de. su confianza y la ha sistematizado como tratamiento. A loso las tiradas de versos. Todo esto tendrá de su afecto, a la vez que de lo identificados trescientos niños enfermos de osteomielitis que llegar. Porque, como José Escofet de- que están con nosotros en materia literaria. y a algunos adultos con llagas les fueron cía días atrás en un artículo, en lo relacio- Militan, además, en todos los campos; poraplicadas en las heridas larvas de moscas, nado con el cine, estamos procediendo los que la misma queja de Insúa- -escritor l i que apresuraron la cicatrización. Satisfecho españoles como verdaderos tontos. beral y novelista de amplio espíritu- -se del éxito, el doctor Baer, en la imposibiformulaba recientemente en El Debate, cuLa otra tarde asistí a una representación yos artículos se reproducen por allá tamlidad natural de hacerse obedecer de las moscas, que son menos dóciles todavía que de cine hablado, hablado en español (pero bién, con la leye modificación de que se les los hombres, para que le entreguen las lar- por qué categoría de gente desdichada) y cambia la firma original por la de algún vas se dedica ahora a su captura, y a estas sentí que la vergüenza me hacía cerrar los otro miembro de la raza a quien acaso no horas tiene en su laboratorio un importan- ojos. Vergüenza al ver que todos aquellos inspira otra intención que la. de asumir los te revivero de larvas. espectadores estaban allí tan conformes y riesgos que imprudentemente podría correr autor legítimo. Ahora bien- -pregunta Varigny- ¿Cómo contentos, a la manera como estarán los el A menos que ésta no sea una manera de se operan esas curaciones? i Destruyen las negros de una colonia lejana. moscas los tejidos muertos, privando de aliEn todos los países la aparición del cine mostrarnos su disgusto por lo endeble de mento a los microbios? ¿Segregan alguna hablado (no hay que confundirlo con el cine nuestra literatura. Una manera delicada, toxina capaz de exterminarlos? sonoro) ha provocado una fuerte preocu- es claro, como es natural tratándose de parientes. Forque lo curioso es que a menudo En adelante, la mosca no será calumniada pación, vivas discusiones, firmes represa- nos vienen de allá críticas, y manifestaciolias y leyes defensivas. Es demasiada domás que por los ignorantes. Las personas nes despectivas de las jóvenes, generaciocultas, cuando sientan que una de ellas se mesticidad, demasiado vasallaje colonial el nes literarias, para las que. nuestra, producles posa en la nariz y en la calva, en vez que exigen los negociantes de Hollywood. ción es insignificante. Así, este negocio redel gesto brusco con que antes las espan- Para nosotros tiene todavía el problema cuerda taban, permanecerán muy quietecitas, dejan- mayor gravedad, por extenderse nuestro al salir a aquella madre de cupletista que de do al benéfico insecto plena libertad de mo- sagrado idioma por tan remotas y múltiples taba en vozuna comida- homenaje se lamenbaja a otro comensal: vimientos. naciones. Pero, es un problema que apenas- ¿Ha visto usted que mal nos Han dado si ha despertado un poco interés, y sólo en Interrogamos: ¿Se llegará algún día a de comer? repoblar la cabeza de un calvo por un mitin una esfera reducida. En la España actual- -Sí, señora; sí... se nota una singular desviación de las prede moscas debidamente organizado en los es- -Pues no se preocupe, que Dios los casocupaciones nacionales, como si hubiera fapacios libres de pelo? Si el insecto, por mellado la conciencia dé lo que importa, de lo tigará. dios hasta ahora misteriosos, regenera el te ¿Está usted segura? jido magullado y enfermo, bien puede reha- que conviente o interesa. H a costado un- -Y a lo creo. ¿Ve usted los cubiertos? bilitar el bulbo piloso. Lector indiferente o esfuerzo extraordinario hacer que la gente Pues me los traigo. amigo, no se ría usted; Dios se complace se preocupe de la cuestión del cambio; tanLos escritores españoles carecemos de ina veces en sacar lo más grande de lo más to costará convencer a la gente de que eso terés, de originalidad, de importancia, en pequeño. Quién sabe si no le es reservado de! cine hablado no es una broma. Entre suma. Hay que mostrarnos el desdén de ala la mosca úri porvenir terapéutico tan bri- tanto la gente se- pone a hablar de la conllante como a cualquier biólogo de los más veniencia de hacer una revolución como en gún modo. Y aquellos hermanos lo hacen firmando nuestros trabajos o vendiéndolos el Brasil. prestigiosos. sin pagarlos y sin quitarles la firma. (Le Journal des Déiats. Alberto Insúa se queja de que algunos editores hispanoamericanos se apropien gratuitamente las obras de los escritores españoles contra la voluntad de sus dueños. MANUEL BUENO JOSÉ M. S A L A V E R R I A JUAN P U J O L