Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 4 D E N O V I E M B R E D E 1936. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 19. barderos, el duque de Miranda, el grande de España, de guardia, marqués de Lede, el mayordomo de semana, Sr. Romero Araoz, y las damas de la Reina. Después de los saludos, el Rey dio el braE l r e c i b i m i e n t o e n la estación del N o r t e C o m i t i v a a P a l a c i o L a r e zo a la princesa de Takamatsu y el príncipe a la infanta doña Beatriz. Así, con el séquic e p c i ó n d e las clases d e e t i q u e t a S o l e m n e i m p o s i c i ó n a S u M a j e s t a d to y los jefes y oficiales de la Casa Militar, con zaguanete de Alabarderos y en comitiva el R e y d e l C o l l a r d e la O r d e n S u p r e m a d e l C r i s a n t e m o E l a l m u e r z o análoga a la de las capillas públicas, se dirigieron a la cámara por las Reales habitacioe n el A l c á z a r nes. L a presentación de los gentileshombres se hizo en la saleta y la de los mayordomos de semana, entre los que se encontraba el ramo de lirios japoneses, y los secretarios y L o s príncipes d e T a k a m a t s u en agregados, señores Silva, Batanero, M i n u- nuevo presidente del Tribunal Supremo, seJa f r o n t e r a ñor Ortega Morejón, en la antecámara. ra y Ohguimo, con sus respectivas esposas. E n la cámara fueron presentados los granSan Sebastián 3, 9 mañana. Los prínDel coche Real descendieron, en primer des de España y las damas de la Reina. E r a n cipes de Takamatsu, acompañados de su sétérmino, el conde de Artaza y el maestro quito japonés, llegaron ayer a Irún una de ceremonias de la casa imperial. Después los primeros los duques de Montellano, Unión de Cuba, Vistahermosa, Pinohermoso, M e hora antes del sudexpreso. Inmediatamente lo hizo el joven príncipe Takamatsu, que dina Sidonia, Sevilla, Santa Elena, Tovar, pasaron al coche salón Real que se les havestía uniforme de Marina, con la banda Almenara Alta, Santa Cristina y G r i m a l d i bía preparado, saludándoles las autoridadel Sol Naciente. mrqueses de Santa Cruz, Castromonte, Sádes locales y el gobernador civil. L e siguió la princesa, de ancho sombrero memelo, Bedmar, San Vicente, Urquijo, E n nombre del Rey y del ministro de E s azul y abrigo de terciopelo, obscuro. Los i n Salar, Nieves, Heredia, Sierra, Miradores, tado, respectivamente, les cumplimentaron fantes españoles y los príncipes japoneses Silvela, Loriaua, Gede y Brenes; condes de en la frontera, poniéndose a sus órdenes saludáronse sonrientes y afectuosos, mientras Villagonzalo, Montenuevo, Alcubierre, A s a l para acompañarlos a Madrid, el ayudante descendían del coche el resto de los séquitos to, Moriles, Velle, Vado y Cheste; vizcondel Monarca capitán de fragata D. A l v a r o español y japonés. Efectuado el cambio de des de Mamblas y Valoría y señores D. R a Espinosa de los Monteros y el primer sepresentaciones de rigor, el príncipe y el i n món Carvajal, D Carlos Muñoz y D. Carcretario de la Embajada, D Luis Dupuy de fante revistaron la compañía de Wad- Rás, los Pérez Seoane. Lome. E n la frontera se unió igualmente que desfiló después por la explanada exteLas damas de la Reina eran las duquesas a ellos el ministro del Japón. E l primer serior ante las Reales personas. de Montellano, Vistahermosa, Unión de cretario de la Legación, Sr. Kinta A r a i los Cuba, Victoria, Tarifa, Durcal, Algete, Sanacompañaba desde París. L a comitiva, a Palacio ta Elena, Santa Cristina, Almazán y A n Aquí los esperaban el alcalde accidental, Inmediatamente se organizó la comitiva dría. Marquesas de Comillas, en funciones el gobernador, el delegado de Hacienda, d i para trasladarse a Palacio. E l primer lando de camarera, ppr la ausencia de la duquesa putado Sr. Arbide y bastante público. lo ocuparon el infante y el príncipe, dando de San Carlos; Bendaña, Someruelos, BonLos príncipes iban descansando. E l señor el primero la derecha a éste y cabalgando dad Real, Riscal, Miraflores (de guardia, Espinosa de los Monteros descendió del a Jos estribos el jefe de la Escolta, coronel con la infanta doña Beatriz) y Camarasa y tren y el alcalde le entregó, con leí ruego Gómez Acebo, y el caballerizo Sr. Miláns de condesas de Aguilar de Inestrillas y V i l l a de que lo entregase a su vez a la princeBosch. E l segundo la infanta y la princesa, gonzalo (de guardia, con la infanta doña sa en nombre de la ciudad, un ramo de eabalgando al estribo el caballerizo Sr. GóMaría Luisa) flores con cintas de los colores de la bandemez Acebo. E l tercero el maestro de cereEfectuadas ñor el Rey y su augusta hija ra japonesa. monias de la casa imperial, Sr. Takeo Y a las presentaciones al príncipe y a la prinE l gobernador civil ha ido, en el sudexmagata; el mayordomo mayor de la casa cesa de caballeros y damas, respectivamenpreso, que conduce el duque de Zaragoza, del príncipe, Sr. Iwakichi Ishikawa; el conte, la comitiva se dirigió a la galería, donde hasta el límite de la provincia. de de Maceda y el marqués de Riscal. E l las Reales imperiales personas revistaron cuarto la dama de la princesa, señora T a k a al Cuerpo de Alabarderos, que desfiló seL a llegada a M a d r i d E l r e c i b i ko Ochiai; el duque de Vistahermosa, el guidamente. conde de Campo Alegre y el conde de A r miento en la estación del N o r t e E l Rey pasó a continuación, a sus habitaza. E l quinto el Sr. K i n t a A r a i el ayutaciones para despachar con el jefe del GoL o s príncipes de Takamatsu vinieron en dante de campo de Su Alteza imperial, cabierno y el ministro de Estado. Lns prínciel surexpreso hasta E l Escorial, donde el copitán de corbeta Sr. Kyoissuke Midzuno, y che salón Real que los conducía fué unido a pes japoneses se trasladaron a las habitael Sr. Espinosa de los Monteros. Y el sexun tren especial. Este, cuya máquina llevaba ciones de la misma planta, llamadas de la to el médico de la casa de Sus Altezas i m también el duque de Zaragoza, llegó a la Princesa de Asturias, donde quedaron insperiales, Sr. Tsuneo Sakamoto; el ministro estación del Norte de Madrid a las diez y talados. E l séquito japonés lo ha hecho en del Japón en Madrid, el Sr. Dupuy de media de la mañana. las habitaciones bajas del Alcázar. Lome y el ayudante de D. Alfonso de O r E n la estación, en el segundo andén, en el leáns. Cerraba la comitiva el escuadrón de S o l e m n e i m p o s i c i ó n al S o b e r a n o que se detuvo el convoy hasta la salida a la la Escolta Real. explanada exterior, se había colocado una del C o l l a r del C r i s a n t e m o E l paso por las calles de San Vicente y gran alfombra roja. Sobre ella, y mientras A las doce en punto, se verificó en PalaBailen fué presenciado por numeroso púinterpretaba el H i m n o japonés la Banda cio la solemne imposición a Su Majestad el blico. E n la plaza de la Armería rindieron del regimiento de Wad- Ras, que había acuRey, por el príncipe de Takamatsu, del cohonores fuerzas del 40 y del 31, con el resto dido con una compañía para rendir honollar de la Orden Suprema del Crisantemo, de la guardia exterior. res, se hallaban en el momento de llegar el que el Emperador del Japón envía al Sotren la augusta hija de los Reyes, infanta berano, correspondiendo a la concesión que doña Beatriz y el infante D. Alfonso de O r L a r e c e p c i ó n d e las clases d e e t i el Monarca español hizo hace años a su faleáns, que habían llegado momentos antes vor, del Toisón de Oro. queta en un lando con escolta y caballerizo, y preE l Monarca se hallaba a dicha hora en cedido de otro lando en el que iba la conLos infantes, al apearse de los landos, sula cámara, ante la mesa, con un rojo almodesa de Campo Alegre, el conde de Maceda bieron por la escalera principal de Palacio, hadón. L e acompañaban el duque de M i y el ayudante de Su Alteza. Vestía la i n que cubrían los Alabarderos, de gala. A amranda, el conde de Maceda, el general L ó fanta de sombrero y abrigo azul, con vuelbos lados estaban los grandes de España. Sepez Pozas y el marqués de Lede, entre ta de piel gris claro, y el infante uniforme guían a éstos hacia arriba los mayordomos otros. de gala, de Aviación. de semana y hasta la galería del Camón los E l príncipe de Takamatsu entró, después gentileshombres. Desdé el Camón presenciaInmediatamente, detrás de las Reales perde recorrer la galería, en comitiva, precedido ron el paso del cortejo los infantes doña Isasonas estaban cas: todos con uniformes de de cuatro mayordomos de semana y seguido bel y D. Gonzalo, el presidente del Consejo gala, bandas y condecoraciones, el presidel jefe de su casa, que era portador de y los ministros de Estado y Marina, que se dente del Consejo y los ministros de Estauna bandeja con la carta autógrafa del M i habían trasladado a Palacio juntos en autodo y Marina, capitán general de la región, kado y el estuche ele las insignias, y del móvil, desde la estación. gobernadores civil y militar, alcalde, direcresto del séquito. tor general de Seguridad, introductor de E n la meseta de los leones se hallaba Su Embajadores, duque de Vistahermosa, y el Majestad el Rey, con uniforme de capitán geD i s c u r s o d e l príncipe T a k a m a t s u Sr. Landecho, jefe de Estado Mayor de neral de Infantería, de media gala, y la BanCapitanía; general D. Eduardo Curiel y nuSu Alteza Imperial el príncipe Takamatda del Sol Naciente. Detrás, en una fila, los merosos jefes de todos los Cuerpos de la infantes D. Jaime, de caballero de Calatrasu leyó entonces ante S. M el Rey, en j a guarnición. También acudieron a la estav a D. José Eugenio, D Luis Alfonso, don ponés, el siguiente discurso: ción la señora de Tamekichi Ollta, esposa Fernando y doña María Luisa. Hallábanse Majestad: Su Majestad el Emperador, del ministro del Japón, portadora de un gran allí también el comandante general de A l a mi augusto hermano, me ha encargado haga AYER MAÑANA L L E G A R O N A M A D R I D LOS PRINCIPES D E T A K A M A T S U r
 // Cambio Nodo4-Sevilla