Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
POR FLOR 1 AN D E FLORE 5 VILLE Pequeño fragmento del capítulo XXyil, sisima novela: -Contadnos la historia con detalles -dijo el príncipe. E l viejo, mendigo, después de meiditar unos instantes, dijo: -E r a una noche de invierno, una de esas noches de febrero en las cuales toda l a obscuridad, todo eJ hielo, y el viento que azota con furia do vendaval a los campos, no legran estremecer las hojas de los árboles, porque las arrancaron de las ramas, que, despojadas de su ropaje, parecen brazos tendidos a l cielo en solicitud de venganza... Mal facha el paria, el despojo, humano, solo, como bestia salvaje, regresaba lentamente de su vuelta por los caseríos en demanda de limosna, con el zurrón lleno de mendrugos de ipan seco, limosna que había recibido, de los campesinos con peor gesto que. el que se arroja l a comida a los perros vagabundos. Pero su corazón y su conciencia estaban tranquilos. E l no necesitaba más. L a inmensidad del cielo le bastaba a su vida. L a aridez de los campos, envueltos en niveo sudario, era su mundo. E n su elemento, nada temía, nada deseaba. L a cueva en que había hallado refugio, a r r e b a t á n d o s e l a tras e m p e ñ a d a lucha a los lobos que la habitaban, se convertía a l conjuro de eus sueños de niño en verdadera mansión de reyes. E r a viejo. E n su lejana juventud no habla conocido ni el fuego de l a pasión ni l a tortura que ahora consumía su alma. La locura de amar... ¡Aquella noche la encontré... ¡Se hallaba tendida, en la hierba! L a fuerte helada l a envolvía en cristales de agua. ¡Parecía muerta! Mas a l acercarme a ella y poner sobre su divino cuerpo mis pecadoras manos, percibí que de su pecho salía un leve suspiro, como de pájaro moribundo... Cerca de aquella mujer, yo, M a l a facha el vagabundo, el salvaje, el mendigo, sombra de la noche, insensible a los azotes del hambre y el frío, t e m b l é como un niño... Algo se agitó con violencia en m í pecho. Algo que hasta entonces no había dado pruebas de existencia. L a cogí en brazos. P a r e c í a una pluma. No lejos de aquel lugar se erguía, como saliendo e la profundidad de los mares, el Castillo del Buho. L a estreché a m i cuerpo para darle calor. M i corazón, m i viejo corazón, latía con furia loca. L a sangre abrasaba mis venas. U n renacimiento de energías juveniles parecía animar mi cuerpo LLAMAS UE DICE DRE FELIZ E s un encanto mi angelote. P o r donde va, llama la atención; todos se quedan embobados mirándole. Y es que este pelito rubio tan fino, tan delicado, lo tiene igual de lindo que cuando era chiquitín. Así se lo conservo y así lo t e n d r á mientras yo quiera. Cuando le empezó a obscurecer, -parecía írsele l a mayor gracia, lo que causa l a gran admiración. Con unas fricciones de Camomila Intea, mezclada en partes iguales con agua de colonia, ha vuelto a su pelito este rubio ideal, y ello sin l a menor molestia, pues l a Camomila Intea ni ensucia ni contiene nada que pueda hacerle daño. Además, le deja l a cabeza limpísima, sin caspa. Ahora, para mantener e l mismo tono de color, le fricciono suavemente las raíces con un algodoncito empapado en Camomila Intea con colonia una vez por semana, y le que ¿a un pelo precioso. De igual manera la uso yo para tener siempre el mismo tono rubio claro en el cabello, el preferido por m í y el que, sin teñir, l a Camomila me ha ido aclarando poco a poco. Nadie se ha dado cuenta. Es una maravilla. Eti perfumerías y droguerías. páginas spi y 292, de esta hermoLlevé a m i tesoro, para esconderlo, a l a cueva de lobos en que vivo... E n las tinieblas de aquel rincón obscuro, su hermosura brillaba cc ¿mo una estrella... Cuando abrió los ojos, me pareció que l a luz radiante de un amanecer espléndido iluminaba m i vida... y una angustia horrible oprimió m i pecho. Sentí ansias de estrujarla en mis brazos; sentí en mis labios ardorosas ansias de besar... y la garra del deseo atenazó m i garganta. A l mirarla, comencé a sufrir... J a m á s he conocido tormento como aquel... ¡Nunca bendije tanto mi tortura... E r a que entonces comenzaba a vivir... ¡Es verdad el adagio... No lo dudéis, señores... porque es la pura verdad: Quie- i no sufre, no vive Cuando habló, su voz divina evocaba en m i alma las melodías de los campos, el susurro del aire a través de las ramas, el canto de los ruiseñores, el murmullo del agua del manso riachuelo... ¿Cómo haceros comprender la emoción sublime de aquellos momentos... ¿Cómo comprenderéis j a m á s el despertar de un alma salvaje, nunca hollada por el amor, ante l a dulzura i n mensa de aquella mujer divina? M i rostro, quemado por el cierzo, empalidecía... Mis manos... temblaban; mis labios no acertaban a balbucir ni una sola palabra de admiración... Con celoso cuidado, logré salvar la de los días de fiebre... Su rostro, antc- s de albura de azucena, fué conquistando, gracias a mis esfuerzos, las tintas de la rosa... ¡E r a feliz... ¡Yo l a devolvía la salud... ¡Por m í volvería a la vida... Yo sabía que ella no me amaba... ¡E r a tan desgraciado... Pero hubiera dado gustoso m i vida entera porque me odiase... ¡Su desprecio h u b i é r a m e parecido sublime... Pero... ¡No me amaba... ¡Ni siquiera me odiaba... A l posar en m í la dulzura inefable de sus ojos, veía en ellos la sublime indiferencia del sol, que hiere la tierra y refulge en el, alabastro con l a inconsciencia de su propio valer. ¡Por algo está en el cielo... Una mañana... ¡se escapó! Yo l a seguí como un perro... L a seguí ocultándome, medroso, entre los árboles y los recodos del camino. Maláfachia no pudo seguir su narración. U n amargo sollozo se quebró en su garganta... Después de unos segundos para serenarse, siguió: ¡Cazad GRAN É X I T O Primer premio, copa del doctor A S U E R O -en el Tiro de P i c h ó n de Eibar, en competencia con las m á s renombradas escopetas españolas y extranjeras. Pídase catálogo gratis a los fabricantes. Vda. e Hijos de JOAQUÍN F E R N A N D E Z de E I B A R Catarros nasales, de cabeza desaparece ea el acto con el uso del Ptas. 4,15. Venta farmacias y Arenal, 15. D r Caldeiro, Puerta del Sol, 9. L o remite por correo. Caja! de 10 cargas de repuesto, 2 ptas. SnhaSador MS ñ o n ¿Verdad, lector amable, que este corto fragmento que aquí te aamos a conocer es interesantísimo? Pues toda la obra es así. Es la novela más interesante y hermosa que se ha publicado y la más económica, pues por DSEZ céntimos a 8 a semana se sirve un cuaderno de ella y a la vez yna simpatiquísima revista cómica infantil. U N D E K W O O D último modelo, garantizado, 630 pesetas. Máquinas R O Y A L E E M D f G T O N C O R O N A y otras, a precios a ú n m á s bajos. Visite esta Casa. E. 1 mayor surtido en m á q u i n a s nuevas y reconstruidas. Alquiler y r e p a r a c i ó n de máquinas de todas marcas. E N R I Q U E LÓPEZ, P U E R T A D E L SOL, 6, Madrid En el primer numero de ésta comenzamos a publicar un delicioso cuento, titulado E l juguete m á s bonito del mundo no se lo agradecerán tanto sus pequeños como el cuento citado. Si usted quiere que sus niños se aficionen a la lectura, suscríbase a esta publicación. Si lo desea le enviaremos unos números de muestra, completamente gratis, para lo cual no t e n d r á que hacer otra cosa, que solicitarlos a l a Casa E D I T O R I A L ¿MIGUEL A L B E R O AVENIDA REINA VICTORIA, 8. TELEFONO 22i, JktADRID. Preparan, ayudantes de Universidad e Instituto, Ultimo concurso, de 29 presentados aprobaron 27 P R E C I A D O S 17, A C A D E M I A ACHiLLEMTO liNIVERSITAR H E R R A M I E N T A S B A T E R Í A D E COCINA, E S T U F A S de todas clases, S A L A M A N D R A S i F C E N O A B J C A I J 50. Teléfono 15461,
 // Cambio Nodo4-Sevilla