Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. J U E V E S 6 D E N O V I E M B R E D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 6 E l público debe leer diariamente nuestra sección de anuncios p o r palabras clasificados en secciones. E n ella encontrará constantemente asuntos que pueden interesarle. la soberanía de su partido sobre la nación entera. E n la historia política no se ha conocido un malabarismo más completo. L o malo para ellos es que el juego es tan torpe que 110 hay nadie que no lo descubra en cuanto le preste u n poco de atención. V a n siendo legión en el orbe terráqueo los que piensan que la República no es otra cosa que el secuestro de la soberanía nacional por unos cuantos audaces. ¿Y el sufragio? Que debe haberlo es evidente. E n estas mismas columnas he dicho en otra ocasión que eso del sufragio ño es invento de los tiempos modernos; que Santo Tomás, en su Suma, escrita en plena Edad Media, sostiene que legislar es de l a competencia de toda la colectividad y que, por lo tanto, él principio del sufragio no está en discusión. L o que no sólo está en discusión, sino en plena crisis, es la doctrina sobre las condiciones en que el sufragio haya de ejercitarse. Mientras éste no reúna las esenciales a todo acto humano, que son conocimiento, voluntad y libertad, el sufragio dará como resultado lo que estamos viendo pueblos que en los comicios expresan una opinión contraria a la que poco después, con transportes de júbilo, traducen los hechos; pueblos que se rigen jpor una ley que un puñado de militares echa por el suelo con su beneplácito; pueblos, en fin, que no son pueblos. Otros pasean fumando; en el comedor apuran sus pipas unos escandinavos, y van j u n tos, frente a frente, sin pronunciar monosilabo, dos ingleses. U n chino y un japonés hablan quietos, sonriéndose; y al fondo, y entre puertas, asoma la cabeza avizora de un mozo, de un tomxirys del servicio, que ve, oye, se hace el distraído y se entera... Estamos en tierra alemana, y no son fieros ni descorteses, sino ordenancistas, los MEDITACIONES empleados del express. Viajo sola en un compartimiento de señoPOLÍTICAS ras y no me importunan aquellos hom oronss uniformados, porque no requieren a cada moL a República mento el pasaporte y los billetes. Noto en Una, dos, tres... V a n cayendo una tras su afirmativo ya, y a dejo de servicialidad. otra en el abismo sin fondo de lá ilegalidad. Luego veo el reverso de la medalla en el Plablo de las Repúblicas que en el mundo comedor. Cambio allí saludos en polaco con son. señora conocida, y la mirada hosca del maLos republicanos españoles, y en espeyordomo y de los camareros que pasan me cial los neorrepublicanos, nos predican, de avisa... espaldas a la realidad, que la República es Nos sentamos mi conocida y yo a comer; ia. forma de gobierno basada en la soberanía se aproxima un mozo de buena facha, agui- popular, expresada por medio del sufragio; leno perfil y duros ojos azules, haciéndonos y los hechos les desmienten a renglón seguido con una crueldad que ellos- -candorolas preguntas del caso en alemán. N i m i sas criaturas- -no perciben. Los republicacompañera n i yo posemos el recio idioma nos son como caracoles, que en cuanto se de Goethe, y pedimos el menú. E l menú les tocan los cuernos se contraen y se meten está en alemán, y no entendemos; hablamos en sus caparazones. Y salen luego al sol francés, y el hombre hace su tirada en gercon la misma cantinela que entonaban momano. Insistimos. Insiste él con enojo, domentos antes de haberse replegado en sí Y es natural que ello ocurra. Sí, por; deminado en l a voz, pero no en l a mirada, y mismos. N o conocen otra. finición, el pueblo es una cosa orgánica- y pregunto si no hay en el expreso, en el coel sufragio que hoy se ejercita es total y Pero los espectadores vamos llamándonos medor del expreso internacional, quien hafundamentalmente inorgánico, éste no poa engaño- -claro está que las víctimas del ble francés. drá jamás ser intérprete de su verdadero engaño- L a República es la forma de goSilencio. pensamiento n i indicador de sus cardinales bierno que más cerca de la ilegalidad se enL a comida fué servida por el camarero, cuentra. Polonia y Grecia, en Europa; Perú, necesidades. altivo y derrochador de su idioma, y fué De ahí, de ese divorcio entre lo que el Bolívia y Brasil, en América, son espléndicobrada por insignificante gordote, que n i sufragio es y lo que el sufragio debe ser, do testimonio de ello. Gracias pronunció en francés. Jamás me nace el espectáculo, no excepcional, sino coE l tipo más claro es el del Brasil. E l suhabía ocurrido esto, que es sintomático. Nos rriente, que en las Repúblicas- -menos i n fragio había elevado a la Presidencia d é l a hallábamos en la llanura corazón de A l e munes que las Monarquías a sus defectos República, va a hacer cuatro años, a un ciumania, ante su metrópoli Berlín, y la temfundamentales, porque carecen. del correctidadano cuyo mandato iba a expirar dentro vo del sufragio de la tradición- -estamos obpestad que la levanta ha arrojado sobre nosde unos días. U n a revolución, política p r i servando. L o que las urnas proclaman es otros sus salpicaduras. Berlín y Alemania, mero, esencialmente militar después, le ha lo contrario del pensamiento y del interés conmovidos por el triunfo Ae los huleros, derrocado. E l sufragio había elegido, asidel pueblo. Y es natural; nunca vota el lanza un grito desafiador de revancha, de mismo, a lqs representantes populares. U n pueblo. guerra, contra Francia y contra Polonia. simple decreto de los sublevados les ha p r i Para que el divorcio desaparezca, para L a diplomacia de Briand, la suave mano vado de la representación que el pueblo, en que un puñado de hombres no dé al traste de la Sociedad de Naciones, no detienen el uso de su soberanía y dentro de la Conscon lo que una mayoría ha votarlo- es pretitución- -es el tópico de los amantes del supotro, que se desboca... ciso, pues, cambiar los fundamentos en que fragio- les. confirió. L a ilegalidad es noHitler conserva de su oficio de pintor de sé asienta el sufragio. Esta es. la gran lectoria; el nuevo presidente y la nueva A s a m muestras brío en el trazo de la brocha gorción que los españoles debemos sacar de blea serán ilegítimos. Y sin embargo, el da y es un perturbador de l a semi- entente las vicisitudes políticas en que se debaten pueblo aclama la ilegalidad y los demócraírancogermana. Se asocian a él radicales y las Repúblicas del- mundo. Claro está que tas del mundo acogen con aplauso el golpe los comunistas, -vociferando a u n a L a redespués de la otra, o sea que la República de Estado militar. vancha, la libertad de Alsacia, a irrumpir no traería a nuestra Patria el reinado de la ¿Qué es esto? P a r a esas gentes que nos en Polonia y tomar el corredor marítimo. legalidad, sino, por el contrario, el incenquieren traer el regalito de una República, ¡L a revolución... ¡Abajo los Tratados! tivo a las asonadas, a las revueltas, -a l a ¿dónde está el pueblo? ¿Cuál es el valor de L a revancha, la guerra intranquilidad interior, al amparo siempre sus sufragios? de una voluntad popular que n i se expresaY la fiebre revolucionaria arroja fuego ría en las urnas ni en las algaradas de los ¡E l pueblo... H e aquí, una palabra que sobre las almas sin paz. Cunden las llamas, descontentos. sirve para todo. P a r a hacer una revolución y el odio a Francia y a Polonia origina VÍCTOR P R A D E R A hasta la pueril venganza de un nacionalis- y para deshacerla, para encumbrar a un mo moscovita o germano en los comedores hombre y para derrocarlo. Cada vez que la oigo viene a mi memoria la estatua de Conde trenes internacionales. Devora jornadas LA ACTÚA L 1 DAD dillac. Este abate- -por su traje- -nos quiso al avanzar el expreso, y nos enteramos de explicar el origen de las ideas, imaginando lo que va quedando atrás... ESPAÑOLA que despertaba en aquélla. el uso de los. senComo detalle mínimo anotamos que en tidos. Balmes comenta graciosamente el candos puntos distantes y de antagónico plano E l círculo vicioso dido ardid leí filósofo, diciendo: N o es la social dos hombres distintos, impersonales, estatua la que habla, es Condillac, que está Hablando a diario con los periodistas deja humildes, solidarios se hacen de un exclusidentro entrever el general. Berenguer, hombre ecuávismo faccioso que va esclavizando las masas nime y sereno, que n i se asusta de. conflicNuestros republicanos viejos y neorrepuy se adueña de los espíritus, desmintiendo- -en tos. que no son de España, de, i- uh. país u blicanos, en la mayoría de los cuales la j u quienes proclaman el ideal de la fraternidad otro, de Europa o América, sino de todas ventud se gastó en las gradas del trono y comunista- -la más remota posibilidad de partes, y que tampoco se dedica a cultivar pisando con emocionado fervor los tapices entendimiento humano. E l odio envenena los de Palacio, hacen hablar al pueblo como el bluff para darse importancia, que el ¿propueblos, arma con furia los corazones, y blema real, el que entraña gravedad y; es a Condillac hizo hablar a su estatua. Cuando este camino que hago tiene a uno y otro las gentes les siguen, es el pueblo el que la vez causa y síntoma, es el problema moCanco de la vía líneas de invisibles trinnetario. í; clama; cuando las gentes hacen a su paso cheras. un mohín de desprecio, son los esclavos P a r a cerciorarse de que el mundo éstá ¡Bélgica, Francia, España ante mí! ebrios de que nos habló muy áticamente en horas de inquietud y nerviosidad, -y. que, Gambetta. E n una palabra: el pueblo, para Qué ocurre en España? aun en tal estado la impaciencia o eneriíanuestros republicanos y para los republicamiento de tal situación baraja análogos facSOFÍA C A S A N O V A nos del mundo entero, son ellos mismos. L a j tores. basta coger cualquier; diárjb, f lo rrííssoberariia popular que preconizan es, pues, Berlín- Colonia, octubre, 1930. mo da pertenezca a un sector u otro. (claro
 // Cambio Nodo4-Sevilla