Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B A R C E L O N A E N E L AERÓDROMO KL AVIÓN GIGANTE 038 EX FX MOMENTO DE A PONER VUELO MADRID. DEL FRAT DE LLOBREGAT LOS MOTORES PARA EMPRENDER SC FRUSTRADO BRANGUU) EN MARCHA (FOTO liada en las tinieblas de un pobre cerebro, Velázquez supo sentirla con el corazón lleno de amor y dolor, y por aquellas obscuras pupilas nos hace descender hasta las más hondas profundidades del espíritu de aquellos pobres seres para que podamos comprender su desgracia y amarles en su cruel infortunio. ¿Existe cuadro alguno de hechos altisonantes del hombre, de grandes magnificencias de Reyes y príncipes, de conflictos dramáticos, que sean tan grande y tan trágicamente humanos como esos dos lienzos de Velázquez? Después de contemplar esas pinturas de Velázquez, ¡cuan pobres y mezquinos se nos antojan tantos cuadros elevados a la categoría de grandes obras por la mirada superficial de las gentes- que sólo se pagan de lo aparatoso del asunto! Pero también contemplamos luego con honda pena tanta vulgaridad salida de los pinceles de quienes únicamente supieron ver lo prosaico de l a vida. Pobre arte si sólo hubieras de v i v i r para expresar con gran perfección lo que ven los oios y calla el a l m a! JAIME DOMENECH COSAS DEL AIRE Quincallería y metalurgia Se ha dicho, con razón, que Francia encontró siempre el hombre y la frase del momento. E n ocasiones, Francia ha vivido de sus frases. S i no hubiese repetido cien veces que hacía la guerra a la guerra es posible que la ingenua plutocracia yanqui no hubiera encontrado un motivo popular para unirse a elia durante la pasada conflagración. E s lo cierto que las frases han jugado siempre importante papel en el porvenir de Francia. E n la hora de los grandes problemas, cuando las dificultades cerraban el ho- rizonte con negros presagios, surgió siem- gua trilogía- -arbitraje, desarme y seguripre a tiempo para disiparlos la frase y el dad- -por la de arbitraje, seguridad y deshombre que supo manejarla. Sólo ahora pa- arme. recía retrasarse demasiado. Hacia tiempo N o puede llegar a más el apóstol. Pero que la angustiosa situación de la aeronáuti- Francia teme demasiado, y por boca de su ca francesa confió sus destinos a la clara primer ministro la rectifica aún y pide seinteligencia de M Laurent Eynac, cuyos guridad sobre todo, antes que el arbitraje esfuerzos no fueron bastante para demoler mismo. los grandes intereses creados por una falsa L a situación es difícil. Francia conoce teoría. Apenas nació la aviación, Francia, bien que no puede hablar de desarme de mar con un poco de vanidad latina, auguró lo y tierra en tanto su A r m a d a aérea, numeroque sería en el porvenir. Y la crió y la sísima por la cantidad de aviones que puede desarrolló sometida, como un nuevo Segis- poner en vuelo, no sirva para contrarrestar mundo, a los signos astrológicos que deter- el ataque de una pequeña escuadra de g i minaron su nacimiento. gantes bombarderos n i para llegar en conAsí fué creciendo la aeronáutica france- diciones de superioridad al corazón de los sa entregada a leyes falsas. L o s educadores países contrarios. E l gran número de pequeiban cercenando sus alas, que pugnaban mos aviones no serviría en una guerra futupor brotar cada día más potentes. Parecían ra sino para sacrificar en pocas horas lo temer su desarrollo y se esforzaban en con- más florido de su juventud, sin tener quizá tener sus bríos. N o bastaba para cambiar la gloria de caer muy dentro del territorio las ideas establecer comparación con las enemigo, porque aquellos pájaros enfermiaviaciones hermanas, que en otros países ad- zos no tienen fuerzas para alejarse demaquirían una fortaleza temible; fatal si un siado de sus fronteras cargados de bombas día hubiera de enfrentarse con aquellas po- mortíferas. tentes aeronaves la casta enclenque produY en tales momentos, cuando su seguricida por las fábricas francesas. dad está en precario y los intereses creados L o s esfuerzos de M Laurent Eynac ha- filtran por el pueblo teorías que defiendan bían sido hasta ahora insuficientes, inútiles. sus millones, aunque a costa de la defensa Por esa inercia del pensamiento humano, nacional, surge la frase arrolladura y camque a veces salva y a veces mata, el grupo bia el aspecto de Francia. La aviación ha técnico francés seguía sometido a la teoría salido de los dominios de la quincallería para supersticiosa de los primeros tiempos, y su entrar en el terreno de la metalurgia se aviación crecía en un ambiente enrarecido. ha dicho, y al conjuro de estas palabras se H a hecho falta que llegara el momento de- ha derrumbado aquel andamio endeble y cisivo de plantearse en la Sociedad de N a- viejo que sostenía a la aeronáutica franciones, con carácter inaplazable, la difícil cesa. cuestión del desarme. Las fogaratas nacioLaurent Eynac, el hombre del momento, nalistas han vuelto a prender con vivacidad na encontrado la frase. Todos los viejos i n de incendio en muy diversos países, y en la tereses no podrán ya nada contra él. F r a n próxima Conferencia no será posible re- cia comenzará a construir los grandes nacurrir a dilaciones misteriosas, que permi- vios y ha comprado la licencia de fabricatieron el fracaso de la anterior de Gine- ción del más potente avión terrestre. bra y de la N a v a l de Londres. Y es entonY a puede discutir M Briand en la próxices cuando la palabra de M Briand, segura siempre, vibra con latidos de incertidumbre ma Conferencia del Desarme. y balbuce su petición cambiando la anti- JOSÉ M E S P I N O S A