Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL PASEO D E LA CASTELLANA A LA ALTURA D E LA ENTONCES NUEVA CASA D E L A MONEDA EL PASEO DE LA CASTELLANA que hoy, por herencia de familia, poseen los señores de Castillo- Olivares, convertida en bello museo, y más arriba, en el antiguo barrio que se llamó de Monasterio, la casa de campo de Teodora Lamadrid. L a reforma del de Recoletos, la venta en parcelas del terreno cercado y el haberlo puesto de moda la duquesa A n g e l a de M e d i naceli, hicieron de este paseo el predilecto de las elegancias, viéndose bien pronto poblado de bellos hoteles y magníficas casas: L a Chilena más tarde llamada V i l l a O l e a actual palacio de los duques de Santa Elena, y el espléndido de Indo, hoy de los duques de Montellano. Allí también vivió en un hotelito Adelaida de L a rra, la hija de Fígaro, la dama del lunar, la graciosa señora de las patillas o la patiUera, como la llamaban, y a la que es fama visitaba con cierta frecuencia el Rey A m a deo. E n este hotel dijeron se encontraba cuando la Reina V i c t o r i a dio a luz al que hoy es duque de los Abruzos. Y allí igualmente, en el ya procer paseo, tal vez por misterioso sino del caballeroso Monarca, se celebró aquella tan pintoresca como graciosa manifestación de las mantillas d i r i gida y ejecutada por las damas alfonsinas, a la que una maniobra de dudoso gusto del entonces gobernador de M a d r i d puso término. Cuando la boda de D Alfonso X I I con la infanta doña Mercedes se pensó que entre los festejos hubiese carreras de caballos, pero no en la Casa de Campo, como otras veces, sino en un hipódromo construido a tal efecto, y el conde de Toreno, como ministro de Fomento, decidió hacerlo pasado el obelisco de la Castellana, en donde no había urbanización, existiendo solamente tierras de cultivo. L a inauguración del hipódromo y el a u- E R N A N D O V I I queriendo conmemorar el natalicio de la princesa Isabel, vino a embellecer el viejo paseo de la F u e n te Castellana, que era un inmundo barranco guardador, en su fondo, de las aguas que bajaban de los altos de Maudes, ordenando construir una fuente monumental en donde estaba la primitiva, aquella modesta, que se reducía a u n grosero pilar y a un tosco pilón c u a d r a n g l a r de piedra, con c a racteres de abrevadero, de la que decía Cervantes era extremadísima por la frescura de sus aguas, y que más tarde tuvo el triste destino de ser testigo de cuantos fusilamientos militares se celebraban en la villa. E l barranco, que llegaba descubierto hasta próximo adonde hoy se alza la Casa de la Moneda, fué cegado, y las aguas recogidas en una alcantarilla, por iniciativa del corregidor Domingo Barrafón, terraplenándose, al mismo tiempo, las laderas, según idea del arquitecto Mariátegui y dándose comienzo a las plantaciones. E l arreglo del paseo, que ya se llamaba Nuevo de las Delicias de la Princesa para distinguirle del de las Delicias del Río que desde la Puerta de Atocha bajaba hasta el Canal, fué terminado en tiempos del corregidor marqués viudo de P o n tejos, inaugurándose Once días después de ocurrida la muerte de Fernando V i l el 10 de octubre de 1833, con la colocación de la primera piedra de la fuente. N i i n vitaciones, n i música, n i gallardetes. Sólo el elemento oficial indispensable y la ya Reina Isabel, acompañada de la gobernadora. Introdujéronse en una caja de cristal, cerrada en otra de plomo, la Gaceta de aquel día y el Diario, la Guia de Forasteros, un doblón de oro, un duro, una peseta, un real de plata, una pieza de dos cuartos y un ochavo. Sobre todo ello, la F primera piedra, que iba a soportar el p r i mer monumento que España dedicaba a su Reina, materializando una idea y proclamando un derecho. C o n María Cristina comienza a iniciarse, aunque débilmente, como lugar escogido para recreo de los paseantes. L a fuente, en forma de gran obelisco, que remata una estrella de bronce, por fin es inaugurada y son construidas las primeras casas: la del Sr. Bruguera, esquina a la calle de Goya, en lo que fué casa y jardín del Pastelero, ISABEL II DE BORBGN, REINA DE ESPAÑA
 // Cambio Nodo4-Sevilla