Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
o r o! Y en los ojuedenles, que enardecielos recónditos del gran ron al público, haciénn o v e l a d o r brilló un dole ver lo que no techispazo de a l e g r í a nía el drama, escrito ¿C r e e usted... sin el menor propósito de escándalo, según Perjudica a l a obra le oí afirmar al p r o ingente de Galdós l a pio Galdós andando el excesiva a b u n d a n c i a t i e m p o ¿Q u é había que dificulta su conoen el ambiente del E s cimiento para l a genepañol la noche del 30 ración actual, cuya c u de enero de 1901, que riosidad se pierde en sugestionó a l- p ú b l i c o el mar sin orillas de de a q u e l l a m a n e r a? u n catálogo compuesY o presencié el estreto de más de cien tíno desde u n o d e l o s tulos, inevitablemente palcos del último piso, desiguales en mérito. acompañado de M a n o Y o me permitiría relo T e l l o el tipógrafo comendar al que quieque entonces imprimía ra conocer lo más selas obras de D B e n i lecto del maestro, adeto. ¡Q u é encantadora más de l a primera seestuvo Matildita M o rie de Episodios, tan reno! ¡Qué bien P a c o oportunamente d i v u l Fuentes en el M á x i gada por A B C Form o! Aplaudíamos, f r e tunata y Jacinta, Lo néticamente, y enronprohibido, Miau, Miquecimos a fuerza de sericordia, Marianela, L A MESA D E TRABAJO D E D. BENITO, E X SAN QUINTÍN vitorear al autor, al Torquemáda en la hodrama y a los intérguera, Ángel Guerra, pretes. C a d a vez que levantaban el telón, El amigo Manso. Y a los que le tildan de bré tan sobrio como él, que no gastaba en entre ovaciones indescriptibles, me decía sectario a ultranza, les rogaría no olvidasen nada ostentoso, ni siquiera en vestir, que v i Tello, con entusiasmo más tipográfico que que es el creador de Guillermina Pacheco y vía con modestia extraordinaria, comía f r u artístico: ¡M i l ejemplares más de t i r a d a! de Benina, dos admirables tipos de mujer, galmente, viajaba en tercera y fumaba c i T r e i n t a mil se pusieron a la venta a los poen quienes resplandece el más acendrado esgarros de veinte céntimos. T a n asombroso cos d as, y fueron vendidos en menos de píritu cristiano. como su conocimiento del mundo sin trataruna semana. C i e n veces se hizo l a obra en se con nadie, era aquel su afán de dinero N a d a he de decir del otro aspecto de G a l el Español y más de otras tantas en N o sin tener aparentemente en qué gastarlo. dós el del hombre político, porque, a m i vedades, simultáneamente. C o m o en noviemjuicio, no era espontáneo en el, sino como L a noche del estreno de Electra, ante el bre p a r a los Tenorios, formáronse entonpegadizo y extraño a su temperamento. S i entusiasmo delirante del público, él permaces numerosas compañías para explotar en amó a los humildes y laboró por ellos, más necía impasible en el saloncillo, mordisprovincias el éxito de Electra. Sólo esta que asistiendo a m tines y ocupando en el queando su tagarnina. ¡Qué hermoso d r a obra produjo una fortuna considerable, soCongreso u n escaño que le venía grande, ma, don B e n i t o! decía un admirador, abra bre todo teniendo en cuenta el valor del d i lo demostró escribiendo sus obras a d m i r a zándole. ¡Esto es enorme, maestro! vonero hace treinta años. bles, en las que abundan los ejemplos de ciferaba otro. ¡O b r a s como ésta necesita elevado civismo, de amor al prójimo y de España para salir de su m a r a s m o! Y don D o n Benito ganó mucho dinero. A pesar enaltecimiento de la bondad y la justicia. Benito, inconmovible. P e r o hubo alguien de lo cual, siempre vivió en u n desequilibrio crematístico inexplicable en u n h o m que le dijo al oído: ¡E s t o es una mina de AUGUSTO MARTÍNEZ OLMEDILLA FOTOGRAFÍA TOMADA EL 21 D E FEBRERO DE 1897, CUANDO LEYÓ SU DISCURSO D E INGRESO E N MENENOEZ LA ACADEMIA! ESPAÑOLA DE LAS DUQUE) D. JOSÉ M. Ri A D E P E R E D A D E IZQUIERDA A DERECHA MASQUES MELLADO D E V A L DElGLESIAS, CALDOS, PELA YO, CONDE NAVAS P E R E D A S A N T O S CHI) CAX V A I E R A Y SALVADOR, R U E D A (INFORMACIÓN FOTOGRÁFICA