Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
OPOSICIONES A DEPOSITARIOS DE y T T J n r T SiSn cSr N f m m d e P aS q Dlazas ilimitado. Instancias hasta 2 S lebrero 1931. Exámenes en 1. mayo Ser mismo. Contestaciones, coTde? afles ue se regala, en INSTITUTO REOS, Preciados, 23; Puerta del Sol, 18, j Mayor, 1, Madrid. FONDOS Plazas con 2.500 ptas. y ascensos hasta 6.000. Prosnama oficial, contestaciones y, preparación en el J STITUTQ REUS, Preciados, 23, Madrid. Regalamos prospecto. Crédito de Industrias extranjeras. Apartado 101. A. Carmona. San SeTM t g j j bastían. Sevilla: López, M. Velilla, 2. r s sfj Madrid: Carmona, Apartado 681. Teléfono 19449. Ventas a plazos y al contado. Relojes Longines, Cyma, pared, bicicletas, escopetasj gramófonos, etc. Solicito buenos agentes para la venta en toda Espa ña. Aceptaría, por ampliación del negocio, socio capitalista con buenas condiciones. Lea V d los domi ngos Trajes, abrigos, im- permeables, trincheras y gabardinas para caballero y niño. Ninguna casa los vende de mejor calidad y precio que BLANCO Y Se pone en conocimiento de los cultivadores que, dada la aglomeración de algodón en bruto existente en la Factoría de Tabladilla, y la dificultad por ello de verificar las clasificaciones, queda suspendida, hasta nuevo aviso, la admisión de algodón, y asimismo el pago de anticipos. Esta Comisaría advierte al los cultivadores que los gastos de almacénale en estaciones de las remesas que verifiquen serán de su cuenta, de no cumplimentar lo que se comunica en este aviso. El Secretario del Comité Provincial. NEGRO UNA PESETA en ¿oda España Plaza del Pan, 3. Sevilla. LA PRIMERA CASA DE ANDALUCÍA Uniformes de todas clases UNMiRWOOD, último modelo, garantizado, 650 pesetas. Máquinas ROYAJJ, REMINGTON, CORONA y otras, a precios aún más bajos. Visite esta Casa. E l mayor surtido en máquinas nuevas y reconstruidas. Alquiler y reparación de máquinas de todas marcas. ENRIQUE LÓPEZ, PUERTA DEti SOIi 6, Madrid MAQUINAS PARA ESCRIBIR 662 E RODRIGUEZ- SOLIS L O S G U E R R I L L E R O S D E r 8o8 663 Heroísmo contra barbarie. Heroísmo contra barbarie hemos titulado el pregente cuaderno, y, a la verdad, que no tenemos que arrepentimos de ello. i Heroísmo el de Renovales, el de Sarasa y de sus guerrilleros en el Roncal, y barbarie la de los imjperiales incendiando las propiedades de estos beneméritos patricios, robando sus ganados, fusilando a los guerrilleros y entregando a las llamas los pueblos en que entraban. Heroísmo el de don Mariano Alvarezen Gerona, el de Bolívar, de Nasch, de Beramendi, de Mata, de Mináis, de Fournas, de las mujeres de la compañía de Santa Bárbara, de los tercios de Cruzada gerundense, de los soldados, de los clérigos y frailes, y hasta de los niños de la inmortal ciudad; heroísmo el de Blake, el de O Donnell, d de García Conde y de esa pléyade de guerrilleros que se llaman Claros, Rovi Miláns, Llovera, Casanova, Malet, Buach y tantos otros, cuyos hechos notables consignaremos en el cuaderno próximo, y barbarie la de los. franceses en el sitio de Gerona, plaza que ellos mismos, i por sus débiles muros y ruinosos fuertes, habían considerado indefendible, y la villanía con que faltaron a los artículos de la capitulación, y la inhumana conducta que siguieron con el ínclito don M a riano Alvarez, y el infame borrón que arrojaron sobre las armas imperiales con la afrentosa muerte dada a este dignísimo patricio, muerte que más que la obra de seres humanos parece el acto salvaje de la fiera que habita en los bosques. Uno de los mejores escritores de la Francia ha llamado a Napoleón el gran talador de la Europa, y como, según el Diccionario, talador es el que destruye, el que arruina, el que asóla los campos 6 poblados, quemándolos o demoliéndolos, resulta que los generales franceses, ayudados por las legiones que traían a sus órdenes, llevaron a cabo en España, teniendo a su frente al gran talador, una serie dé atentados que colocándolos fuera de todo pueblo! OJtefcJps. hacíai. entrar. de lleno, en. la- óbmxr -coche de la barbarie, y, lo que es aún peor, de la barbaría ilustrada. Nadie ignora que existen dos clases de barbaries la del pueblo que ignora las Artes, las Letras y las ¡Ciencias, en una palabra, que carece de cultura, y ¡la barbarie, del pueblo civilizado, que se caracteriza! por actos que le asemejan a la fiera, colocándolo; fuera de la vida de relación. E n la primera ex- e la imperfección social, y lo ¡actos que de ella nacen son el resultado de las t i nieblas en que sus hijos viven. Es el ciego moral que carece de toda noción del mal y del bien. E n la segunda, la barbarie es producto de cierta maldad innata en el individuo, y que se desprende de los actos que realiza. Es un malvado que tiene plena conciencia del bien y del mal, y que si ejecuta! el segundo no es por falta de civilización, sino potfi sobra de crueldad. i Así como los griegos calificaban de bárbaros ai; los pueblos y naciones en que no penetraba la c i vilización, y cuyas costumbres eran duras y salvajes así nosotros hemos aplicado igual calificativo a Napoleón y sus generales, y no porque en ellos no hubiese penetrado la civilización, sino porque cotí ella, y a pesar de ella, llevaban a cabo actos que los acreditaban de bárbaros, escenas afrentosas como las de Córdoba, atentados sacrilegos como los dei Ríoseco, delitos de lesa humanidad como la crucifixión de los guerrilleros de- JPorlier y como loa asesinatos del presbítero don Santiago Sas y del padre Boggiero en Zaragoza, crímenes como el del niño mártir de Valladolid y el realizado con el heroico defensor de Gerona, cuya memoria vivirá etae- t ñámente para vergüenza de ellos y para gloria nuestra Y no pretendan disculpar su conducta con algunos hechos ejecutados por nosotros; primero, porque loa imperiales eran los invasores de nuestra Patria, loa salteadores de nuestro hogar, los violadores de nuestras mujeres, y en nosotros todo era lógico, natura! y justo; y segundo, porque todos los actos realizado por nosotros lo fueron en represalias de los por ellosl cometidos, debiendo hacer notar al examinarlos qué los de ellos eran realizados por esbirros de un tirano rata jierjrocar lo nos 2 E lbar la íranguilidad.
 // Cambio Nodo4-Sevilla