Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
El maqumismo de las Centrales de Correos. LA SE CORRESPONDENCIA LLEVA POR SIN UNA FIN... A U V C S CASILLEROS I E D I S T R I B U C I Ó N A U TOMÁTICA CORREA s el servicio de Correos uno de los más importantes, y, en su c o n s e c u e n c i a de los que absorben m a y o r atención en las naciones adelantadas. Signo de la cultura y del progreso de los pueblos es su servicio postal, estando normalmente éste en razón directa de la importancia i n dustrial y comercial del país, siguiendo en su progresión el avance o retroceso nacional. H a y que tener en cuenta que el movimiento mundial de Correos aumenta de año en año en un 20 por 100 aproximadamente, y dado el considerable movimiento actual se exige al personal directivo y subalterno un trabajo complicado, abrumador en algunas horas por concentrarse la salida de los trenes y reparto de la correspondencia. Todo el mundo habrá observado que en Madrid, por ejemplo, se despacha el mayor número de cartas de seis a. nueve de la tarde. U n o que no esté enterado de los detalles no se puede imaginar las enormes cantidades de correspondencia, periódicos, etc. que entran v salen diariamente de Madrid. E n las grandes Centrales de Correos afluyen cada día cientos de miles de paquetes, cartas, imnresos, etcétera, que deben ser rápidamente d i s t r i b u i dos, y así se comprenderá ctue, para poder despachar con l a rapidez y seguridad necesaria esta considerable correspondencia se requiere una organización c o m p l i c a d a y un personal sumamente entrenado. L a distribución de todos los envíos ha de hacerse con exactitud, sin que uno sólo sufra deterioro y extravío, y es naturalmente imposible hoy día en los grandes Centros postales despachar como antiguamente se hacía toda esta ccírespondencia con la sola intervención d e l hombre. E Únicamente por medio de instalaciones mecánicas y automáticas es posible distribuir con la exactitud y rapidez necesar. ia esta considerable correspondencia, y así, en las principales poblaciones del mundo se ha llegado a la total mecanización de los servicios, librando al personal de Correos del trabajo sobrehumano en determinadas hoías del día. E s interesante saber el camino seguido por una carta desde que es depositada en el buzón, en estas modernas Centrales de Correos, hasta su salida en los camiones que la transportan a la estación del ferrocarril. P o r medio de un dispositivo de correa automática se lleva la correspondencia, conforme es deoositada en el buzón, hasta una mesa, de donde pasa a las máquinas de sellar. Desde é s t a s y previa colocación e n unos cajones, según líneas principales, v a n por una cinta t r a n s p o r t a d o r a pasando por delante de los empleados, que r e c o g e n los paquetes que a cada uno corresponden, distribuyendo las cartas en unos casilleros que tienen frente a ellos. Desde estos casilleros, que pueden perfectamente verse en las fotografías que ilustran este artículo, las cartas, repartidas en todas las líneas que comprende el servicio, van a parar por otras cintas transportadoras a grandes sacos (técnicamente llamados sacas y éstos son conducidos también automáticamente a los coches de Correos. Con estas instalaciones mecánicas tardan las cartas, echadas en los buzones, unos tres minutos hasta su colocación en los camiones que han de llevarlas a la estación del ferrocarril, reduciendo a un mínimo la i n tervención de los empleados. N o hay que decir que todo este trabajo mecánico se desarrolla con absoluta seguridad, y ú n i c a m e n t e gracias a él es posible hacer rápidamente la distribución de la correspondencia en Pascuas y demás fechas señaladas, que tan dados son en otros países a conmemorarlas con intercambios postales. i Qué a s p e c t o t a n diferente el o f r e c i d o hoy, al visitante curioso, en los e s t a b l e c i mientos postales, del clásico de los hacinamientos de correspondencia que a n t e r i o r mente se veía! A las viejas mesas de batalla y al incesante ir y venir de mozos y carretillas ha s u c e d i d o el trabajo silencioso, tranquilo, sin m o v i mientos inútiles, de l a red de cintas distribuidoras, o b e d i e n t e la maquinaria al cerebro d i r e c t o r d e l hombre. EL TRABAJO SILENCIOSO, TRANQUILO, SIX MOVJM IUN TOS I N Ú T I L E S DE LA RED DE CINTAS DISTUU 1 UIDORAS
 // Cambio Nodo4-Sevilla