Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 20 D E N O V I E M B R E D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G i r ¿lición cervantina de El curioso impertipour dafnes, que Magda Donato ha tradunente. Bueno, ¿y qué va a hacer ahora el cido para Vilches, hasta El barbcrillo de marido? Y a sabe que la virtud de su muLavapiés y el propio Barbero de Sevilla, jer no es invulnerable. Y a está al corrienque inmortalizó lieaumarchais- -de donde te de que un acontecimiento ha venido a nuestro Fígaro sacó su tupé revolucionario- -influir en la medida de sus sombreros. ¿Q u é y popularizó la música de Rossini, hay resolución va a tomar? ¿Separarse de e la? muestras que dignifican literaria y cómica ¿A r r e p e n t i r s e de su malsana curiosidad? mente a los ascendientes y descendientes Nada de eso; es tan v i l que sólo se le ocudel albéitar famoso del Quijote. rre vengarse del bailarín, acusándole de haber robado una joya de su mujer. Pero Los tres mosqueteros -En el teatro de no hay cuidado de que esa infamia prosSan Martín, de Buenos Aires, se ha estrepere. L a propia dama exculpa al bailarín nado con un éxito clamoroso la versión esdeclarando que ha sido ella quien ha hecho cénica de Los tres mosqueteros, realizada desaparecer el brillante substraído. ¿P o r en tres actos v ocho cuadros por Luis Ferqué toma l a m u j e r esa a c í ü u d? ¿P o r q u e nández Ardavín y Valentín de Pedro. L a quiere ser justa? N o las mujeres no se saPrensa bonaerense tributa a los autores y crifican por distracciones: es sencillamente a la obra los máximos elogios. La Nación, porque, a la postre, aparece enamorándose por ejemplo, escribe: apasionadamente del bailarín. Este último F e r n á n d e z Ardavín y Valentín de P e episodio es el m á s verosímil de la obra. dro han escrito en verso su producción. E l Decía al principio que l a comedia de Mere poeta de La dama del armiño y su colaborame llamaba l a atención por su dualidad, dor han atendido particularmente en esta esto es, porque, al mismo tiempo que refaz de su trabajo al brillo y sonoridad de produce l a idea cervantina como eje de la las estrofas para acompañar los gestos de acción, la inserta, no como nuestro manco audacia, de valor y de nobleza. Las vibraninmortal en un alma, sino en un basurero. tes cuartetas, el romance y el endecasíla ¿H a tenido presente Mere la tragedia ocubo se alternan a lo largo de la pieza, marrrida hace dos años en un hogar de la calle cando sus mejores momentos de inspiración de Chalgrin, aquí en P a r í s? L a pintura de en el relato de D Artagnan del primer cualos tipos y el trazado del drama parecen dro, v en los madrigales del mismo a Constanza Bonacieux; en el diálogo de A n a de obedecer a l a sugestión de un recuerdo. Austria y el duque de Buckingham, de una Con la sola idea de la duda se pudo comdelicadeza poética apreciable; en el interponer una comedia que, no solamente no medio referido, abundante en imágenes fe 1 epugnase al espectador, sino que le pusiera lices, v en la arenga de D Artagnan a sus el espíritu a la temperatura de l a compacompañeros para lanzarse sobre el baluarte sión. E l vaho de baja sensualidad y de vicio de San Gervasio, asediado por los defensoque se desprende de la obra evoca aquella res de L a Rochela, fragmento compuesto tragedia, en l a cual una mujer m a t ó a su ex profeso sobre la métrica y el ritmo de la marido después de haber compartido con célebre balada de Cyrano de B, ergerac, Son él todas las indignidades de la carne. los cadetes de la Gascuña... L a representación de la comedia de M e r e ha sido un gran éxito, menos por su m é La prima Fernanda. -Los ilustres poetas rito que por la mise en scene, que nos perManuel y Antonio Machado piensan estremite seguir, mediante combinaciones ingenar vahas obras en esta temporada. L a niosas, todos los movimientos y los cambios primera, con Carmen Díaz, inmediatamente de ambiente de los personajes. E l escenario, después del Siegfried, se llama La prima. giratorio, invención alemana, ha gustado Fernanda. mucho en P a r í s L o s críticos hacen couio L a eminente primera actriz dará antes que no le dan importancia, pero la g- ente unas cuantas representaciones a La Lola se aplaude la novedad. ia a los puertos, que ha interpretado ya con clamoroso éxito en varias capitales esMANUEL B U E N O pañolas y que, al parecer, es una de sus P a r í s octubre, 1930. m á s felices creaciones. L o s Machado preparan también una zarzuela de costumbres andaluzas, cuya m ú sica escribirá el maestro Moreno Torroba, y otras dos comedias m á s política sería redundancia, puesto que el adjetivo y el substantivo tienen idéntico significado en el concepto público. S á t i r a supone más alegría de la que hay en Orestes I. L a burla, en cambio, tiene siempre un poco de crueldad y de amargura. Nos interesa también advertir que en esta historia de un pueblo de fantasía no hay intención de definición o de retrato. Y que si alguna tesis tiene- -no io creemos, porque somos escépticos- -es simplemente la de que el intelectual puro- -el filósofo, el sabio- -fracasa siempre ante l a realidad que encarnan- -en el tiempo y en el espacio- -la familia burguesa, los politicos profesionales, el pueblo veleidoso y la historia embusterisima. Nada m á s podemos decir. E n este momento en que la galantería de A B C- -al que reiteramos hoy, públicamente, nuestra gratitud por su concurso de hace dos años, en que se nos mencionó por separado- -nos fuerza a realizar la labor crítica que Jos periódicos encomiendan a varones graves, sesudos, cultos e incapaces de vender su elogio, no ya al premio, sino a la amistad, reconocemos nuestra falta de condiciones para dicha tarea. N i somos graves, ni sesudos, ni cultos. Coincidimos con ellos en no saber vender el elogio al premio. Pero hoy, sí lo vendemos a la amistad. Y siendo así, como Sandoval es el mejor amigo de Neyra, y Neyra el de Sandoval, cree aquél que la obra de su camarada es ¡estupenda! y éste que es ¡magnífico! lo que el otro ha escrito. ¿A c e r t a r á n? P a r a propia satisfacción, y para corresponder con el éxito a las atenciones de la Empresa del teatro Avenida y al entusiasmo de nuestros colaboradores- -actores, director, Benito Cibrián; escenógrafo, electricistas, comparsas, etc. todos siempre por encima de nuestra obra- lo desean vivamente. FELIPE X I M E N E Z D E S A N D O V A L PEDRO S. D E NEYRA N O T A S E 1 NFORMAC l O N E S EXTRANJERAS El arte de Méjico en España Los éxitos de afirmación artística que han obtenido en M a d r i d los comediantes mejicanos M a r í a Teresa Montoya y Fernando Soler fueron celebrados a q u í con exaltado entusiasmo. Se ganaban para Méjico dos títulos de suficiencia con borla doctoral en la propia Meca de l a dramática castellana y había que echar a vuelo las campanas del: orgullo patrio; se repicó a gloria, pero entre las ondas sonoras del canipaneo se escuchó el murmullo- -ago de las lenguas murmuradoras, de unas cuantas lenguas que fueron las que precisamente entonaron en otro tiempo cánticos de alabanza espont á n e a y ahora claman creyéndose lastimadas por el desvío artístico de sus compatriotas. Toda la Prensa mejicana pregonó el triunfo de los actores paisanos, y aun hubo algún seudocrítico que a s e g u r ó haber sido el primero en descubrir su raro mérito y en vaticinar el éxito madrileño que acaba de confirmarse. Pero después, muy pocos días después, se volvieron las tornas; la ufanía de los alabanceros se trocó en disgusto, la gloria artística patria se amenguó para ellos. Unas fútiles declaraciones hechas por los mejicanos consagrados, en las que tan sólo debió verse l a ceguera inmediata al triunfo- -al t- unfo de las candilejas, que es uno de los que m á s impiden ver- dieron al traste con los campaneos de regocijo. María Teresa Montoya había dicho al SOBREMESA Y ALIVIO DE COMEDIANTES La peluquería. -La reposición de Los semidioses en Calderón, a raíz del estreno en la Avenida de Los amigos del hombre, ha dado lugar a hablillas y comentarios en círculos teatrales y peñas de café, a cuenta de la mayor o menor verosimilitud y. gracia sainetesca de las barberías taurófilas teatralmente pintadas en una y otra obra de don Federico Oliver y D Jacinto Benavente. -Te digo- -argüíale un castizo a otro entendido, en la puerta de un teatro madrileño- -que está mucho m á s propia la peluquería de Oliver que la de D Jacinto. E iba señalando punto por punto las excelencias documentales de una sobre otra como tal establecimiento. Callaba- -con lo que parecía otorgarle razón- -el fino gustador de Los amigos del hombre. Hasta que, al cabo, replicó a tiempo: -E s t á bien. Como barbería, está la de O l i v e r como para que le den el premio Nobel; pero a los autores hay que verlos en sus obras completas. Digo, me parece a mí. Y eso que, poniéndonos a recordar comedias beneméritas en ese ramo de l a i n dustria cosmética, desde El pobre Valbucna y El rey del valor, pongo por peluquerías de señoras, pasando por el propio Coiffeur A U T O C R 1 T 1 CA A fines de esta semana se estrenará, en el teatro de la Avenida, la comedia Orcstes I. de los señores Ximénez de Bandoval y Neyra. Hemon escrito una burla política Nos interesa hacer constar que esta denominación no responde a un deseo arbitrario de novc ad. E s la iusta para nuestra obra. F a r s a CASA AGUSTÍN UKGRIfl Plaza Encarnación, 2, Madrid I