Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Á B C. J U E V E S 2 b D E N O V I E M B R E D E 1930. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A PAG. 17 INTERESANTES MANIFESTACIONES DEL PRESIDENTE DEL CONSEJO M a d r i d 19, 12 noche. E l general Berenguer no abandonó su despacho oficial del ministerio del Ejército durante l a tarde. Recibió a los ministros de la Gobernación, F o mento, Gracia y Justicia y Economía. Y más tarde al director general de Seguridad. A las nueve y media de la noche llegó al ministerio el coronel del regimiento de León, Sr. Sanz de L a r i n Esperó en la sala de ayudantes a que el presidente terminara sus conferencias, y poco después conversaban ambps ante los periodistas que hacen información cerca del presidente. E l Sr. Sanz de L a r i n ha tenido mandos bajo la jefatura del general Berenguer, y tiene con éste una antigua, leal y estrecha amistad. Claro es que en esta visita debieron referirse a los absurdos rumores que anteanoche circularon en Madrid. Las manifestaciones que hizo el jefe del Gobierno a los periodistas, por el concepto y por el tono las reputamos de interesantísimas. -E s t a tarde- -dijo- -he recibido a varios compañeros de ustedes, que venían muy alarmados porque hasta ellos llegaban rumores de sublevaciones militares y de determinadas intervenciones políticas del Ejército. Les he dicho que no hagan caso de esas fantasías, pues no tienen el menor fundamento. E l curso d e las huelgas A las siete y media he conferenciado- -siguió diciendo- -con el general Despujol. L a huelga de Barcelona está terminada. E n Sevilla el movimiento ha fracasado y los servicios funcionan normalmente. E n Alicante también ha sido frustrada la huelga, a pesar de los reiterados intentos de los perturbadores. E n Valencia no se ha notado la más pequeña alteración, y en cuanto a Madrid, todos los oficios trabajan, incluso el del ramo de construcción. -C o m o ustedes ven- -añadió sonriendo el jefe del Gobireno- -el león no es tan fiero como lo pintan, aunque todavía ruge... -Y colea... -interrumpió uno de los i n formadores. -E s verdad- -replicó el presidente- Aún colea, y eso es lo lamentable. L o que no puede tolerarse n i un momento más, es este estado de alarma, esta situación de desasosiego continuo, qué lleva la intranquilidad a todos los hogares y a España entera, que pvoduce l a baja de l a peseta y que nos coloca en una situación triste ante el mundo. Que recapaciten los perturbadores y los que les ayudan con sus propagandas desatentadas, porque puede ocurrir que resulte todo lo contrario de lo que se proponen. A pesar de toda m i buena voluntad, tal vez llegue un momento en que las circunstancias me rebasen... Y se estrellen contra ellas todos mis deseos. Y o he procurado desde que advine al P o d e r- -y creo haberlo demostrado con hechos- -gobernar con arreglo a las leyes y a la Constitución. E n este camino no he sentido vacilaciones de ninguna clase, pero si esta conducta no es bastante, no seré yo, ciertamente, el culpable de lo que ocurra. r i A B L E L lfORV E N IR GRAN ESPECTÁCULO ENSAYO GENERAR ¡CON TODO -E n resumen: Esta alarma y esta i n quietud constantes no pueden tolerarse, y no serán toleradas un momento máa. Q u i zá en el día de mañana puedan apreciarlo. Las precauciones de anteanoche Aludieron los periodistas al aspecto que ofrecía M a d r i d en las primeras horas de la madrugada de ayer, por el despliegue de fuerzas en calles y plazas céntricas y en los sitios estratégicos de la ciudad. -Había- -dijo el presidente- -cierta efervescencia y determinados propósitos. Quisimos demostrar, con la situación de las fuerzas, que las tenemos en número suficiente para que puedan descansar y para que puedan asegurar el orden en la población. Como se habrá visto hay elementos para aguantar el primer empujón; después vendrá lo demás y aseguro que no me cogerá lo que sea desprevenido n i dormido, aunque me acueste temprano. -E s t a s alarmas- -interrumpió un periodista- -las pagamos nosotros, que nos pasamos las noches en vela, de un lado para otro. -P u e s pueden ustedes dormir con tranquilidad, porque no pasará nada, y si pasa, el despertador sería tan fuerte que lo oiríamos todos. N o es cierta la dimisión d e l general M o l a A l a pregunta de uno de los informadores, contestó el presidente rápidamente que el general M o l a no había dimitido. P o r el contrario, además de los graves asuntos que en estos momentos requieren su atención se ocupa de la reorganización de los Cuerpos dependientes de su autoridad y, especialmente, del asunto de las fuerzas que están bajo su mando. -E s t e aumento- -terminó el p r e s i d e n t e será considerable. E l general Berenguer permaneció en su despacho hasta las primeras horas de la madrugada. Conferenció con el general auditor y recibió otras visitas. M u y tarde y a concedió unos breves momentos de audiencia a un redactor de A B C. L e habló éste de la impresión que sus anteriores declaraciones, al ser conocidas, habían producido, pues se juzgaban de gran alcance y trascendencia. -C o n ellas expresé una convicción leal y honrada- -dijo. MÍs manifestaciones responden a un estado real de la opinión sensata de España. Frente a los excesos de los perturbadores y de una parte de la Prensa, que no se detiene n i ante el estrago comunista, se alzan los elementos de orden para defender los principios básicos de la sociedad. N o está demás señalar l a importancia que tienen. Y o sé cuál es mi deber y lo cumpliré sin vacilaciones y sin apartarme de l a ley, que tiene todos los resortes necesarios para que una acción de gobierno sea realmente eficaz Las presiones que actúan sobre el presidente -Hablan los revoltosos de su poder, pero no tienen en cuenta el poder de los de enfrente. Y o soy el que puede medir el alcance de las presiones que recibo y la fuerza que tienen. Estoy en medio y aprecio lo que supone lo uno y lo otro. E l general Berenguer hizo una pequeña pausa y añadió con tono resuelto: constituye un rico museo de arte, por aus artísticas portadas 7 planas en uotor y en huecograbado, debidas a los mas reputa dos artistas.
 // Cambio Nodo4-Sevilla