Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 22 D E N O V I E M B R E D E 1930? EDICI 0 N DE 1 -ANDALUCIÁ PÁGKaoi 1 I N F O R M A C l O N ES TEATRALES E n Sevilla Cervantes. Han matado a don Juan Un aire superrealista, que puede ser caricatura del género o filiación dentro de su tendencia, preside en Han matado a don Juan donde el ingenio de D. Federico Oliver aparece modernizado y paradójico, vigoroso siempre y servidor del buen gusto teatral y literario. La obra tiene como punto de partida el cuarto acto de la más famosa obra de Zorrilla. Don Juan es muerto de un tiro en su quinta, y el dramático suceso origina, además de la suspensión del drama, una derivación procesal en que se da margen a declaraciones de espectadores deseosos de esclarecer lo ocurrido. Algo languidecen, en algunos pasajes, el interés de la trama y la sutileza del diálogo; pero Han matado a don Juan conserva siempre la sensación de originalidad que el autor ha aportado, así en el asunto como en su desarrollo. Társila Criado, Marta Fábregas y los señores Fuentes y Dejuán se distinguieron en la esmerada interpretación de la sugestiva farsa, que alcanzó un gran éxito. fo, Celaya y Alzaley; TJrizar e Iturriaga, Arruti y Egui I. 7 Cartelera madrileña Español. (Margarita Xirgu. La calle Comedia. La Perulera Lara. Doña Hormiga Calderón. (Compañía Enrique Borras. Monte de abrojos y Los semidioses Fontalba. (Carmen Díaz. Siegfried -y Mariquilla Terremoto Zarzuela. (Aurora Redondo- Valeriano León. E l tonto más tonto de todos los tontos Infanta Isabel. El padre Alcalde Reina Victoria. La reina mora Los de Aragón y La Dolorosa Alkázar. La vieja rica Cómico. (Loreto- Chicote. ¡Me 1 daba 6 el corazón! F u e n c a r r a l (C o m p a ñ í a Ramallo. Athael Martín. ¡Caray, qué nochecita! Los faroles ¡Duro con ellas! y E l país de los tontos Maravillas. (Blanquita Pozas. La pandilla Pavón. (Compañía de dramas policíacos Caralt. Fantomas y Franz Hallers Infanta Beatriz. (Compañía Fernando Soler. Che Isidoriño E n Provincias Estreno en Barcelona Barcelona 21, 12 mañana. En el teatro Barcelona se ha estrenado anoche la comedia de Arniches, Joaquín Abatí y José Lucio Los chamarileros La comedia, entre sainete y astrakáñ, con m á s de éste que de aquél, es una verdadera ametralladora de retruécanos, chistes mantenidos y situaciones cómicas, grotescas a veces, pero nunca chabacanas. E l público no cesó de reir en toda la noche, contribuyendo a que se lograse de un modo pleno el propósito de los autores, la esmerada labor de la señora Sánchez Ariño, Mora y Sepúlveda, que bordaron sus respectivos papeles. Al final, los autores fueron aplaudidísimos, viéndose obligados a dirigir la palabra a la concurrencia, muy numerosa. Informaciones musicales Sociedad Sevillana de Conciertos Desde los más remotos tiempos hasta nuestros días, los instrumentos de cuerda ocuparon siempre el lugar más preeminente en la música; nos consta con certeza que los griegos negaron al aulos la dignidad que concedieron a la lira, y hoy mismo, a pesar, de las maravillas que se obtienen con. los instrumentos de madera y metal, los de cuerda conservan su antiguo privilegio, formando la base y el fondo de todas las orquestas, a las qué son indispensables y necesarios, pudiéndose en cambio prescindir de los primeros. Las obras maestras escritas para cuarteto nos prueban que sin ayuda alguna pueden vivir eternamente. Por la forma y tipo, común a los tres géneros, el cuarteto está situado entre la sonata y la sinfonía; participa del principio y del ideal individual lo mismo que del colectivo; sin embargo, no gusta de grandes auditorios; para oyentes, como para intérpretes no necesita más que de algunos amigos íntimos, unidos en perfecta comunión espiritual: ya su mismo nombre nos lo anuncia: música de cámara, de salón, de intimidad. Es este ideal algo sublime y extraterreno, no habiendo otro que pueda igualarle en grandeza y potencia; aquí la materia no existe; solamente late el espíritu. Comparemos los cuartetos de Mozart con los de Beethoven; los del primero no son otra cosa que ésto, cuartetos; en ellos Mozart trabaja sobre melodías enteras que a capricho rompe, desmenuza, enlaza, transforma y presenta bajo diversas formas, buscando y consiguiendo con sin igual maestría un conjunto harmónico perfectamente equilibrado, y de insuperable belleza; serenidad, perfección de líneas, cánones de perfección estética, descanso placentero del alma que se abisma inundada de luz divina. E l autor, como hombre, no ha intervenido en la creación de la obra, nada de su ser ha quedado en el pentagrama; su personalidad humana, sujeta a luchas y pasiones, ha quedado al margen de la obra, que aparece luminosa y bella en sí misma. Esta es la música de Mozart en el cuarteto en do mayor que ayer paladeamos con deleite. Para Beethoven no existe la necesidad de una melodía completa; bástale un pequeño diseño, el m á s insignificante, al parecer, para sobre él construir un monumento arquitectónico grandioso; sírvele, a veces, una sola nota repetida en ritmo insistente, para formar sobre ella un tema, como vimos en el allegreto del cuarteto de ayer tarde; hasta el mismo silencio tiene en Beethoven el poder de melodía, lo que hizo exclamar a Hans de Bulow, que aquellos silencios eran parlantes. Escuchando el adagio del cuarteto en fa mayor y sobre todo en los últimos que compuso se nota al instante qué la me 3 lodía infinita atribuida a Wagner existía! ya en dichos cuartetos; hay en ellos unaj cuádruple melodía, una verdadera polifonía, no de notas, sino de verdaderos can- tps. E l cruzamiento en todos sentidos del pensamiento musi il; la entrada en el eon- j cierto sonoro de todos los elementos del cuarteto fué obra genial de Beethoven, qu ¿más tarde aprovechó Wagner, dándole for- í mas diferentes con la ayuda de la gran: masa orquestal. ¡Al contrario de Mozart la obra de Bee thoven es una incomparable autobiografía! pues encontró inéditos modos de expresión para los múltiples estados de su alma, yj señaló nuevos cauces a la música que, a par, -J tir de él, pudo desenvolverse sin trabas de ninguna especie. i La Sonatina de Alceo Toni pertenece, al nuevo género de obras vanguardistas que, careciendo de fondo musical, pretenden- deslumhrar acumulando audacias; cuando falta el contenido todo, o sea la melodía y el contrapunto, lo demás, son fuegos artificiales que a fuerza de repetirse cansar al auditorio que desea acabe pronto el martirio a que está sometido. La interpretación que merecieron las tres obras que integraban el concierto fué, 1 por parte del Cuarteto Garay, de lo m á s puro, elevado y profundo que hemos oído, en. nuestra ya larga carrera. Poseen los componentes de esta agrupación el verda dero sentido de intermediarios, llegando al eclipsar sus individualidades, a olvidarse, de sí mismos para crear entre la obra y el! público la comunicación directa y el con- tacto absoluto. Admirable concierto donde se manda sin rigor, siendo obedecido; amorosamente, y en el que cantan cuatro voces en un solo espíritu unidas. La sensación causada en el numeroso pú- ij blico fué profunda, y las calurosas ovacio- nes con que fueron premiados los artistas demostraron que la actuación de éstos lle- j gó a los límites de lo excepcional. -í? 1 1 1 1 E n el Extranjero París 21, 3 madrugada. (Crónica telefónica de nuestro redactor. Maurice Donna. y alcanzó anoche en el teatro Eduardo VII un triunfo que sólo en atención a la escasa capacidad del local no se podría llamar clamoroso. L Asamblee des femmes es una comedia en tres actos y seis cuadros, tallada en una de las ramas m á s frondosas de las producciones de Aristófanes, que conserva el color y aspecto de la comedia griega estrenada aproxidamente hace 2.300 años. Naturalmente, el humorista del siglo X X ha prescindido de cuanto instintivo y brutal había en la obra del humorista ateniense, pero ha conservado cuanto había en ella de eterno y de actual sobre la política y las costumbres, las promesas de los demagogos y en particular sobre la locura comunista, proclamada por Braxagoras. E n el texto, de una prosa brillante y alada, el autor ha intercalado algunos versos leves y punzantes como abejas, que Vera Sergini dijo deliciosamente. -Daranas. T E R C E R ANIVERSARIO K L SEÑOR Marido que fué de la señora D. aConcepción Quijano y Quijano CONDESA D E L A MESADA Falleció en Sevilla el 23 de Noviembre de 1927, habiendo recibido los Santos Sacramentos y la bendición de Su Santidad. Todas las misas que se celebren el día 23 en la iglesia de PP. Carmelitas del Buen Suceso, parroquia de San Juan de Amandi y Villa viciosa (Asturias) manifiesto en las Reparadoras y Hermanas del Servicio Doméstico, Hermanas de la Cruz, Trinitarias, Doctrina Cristiana, Santa Isabel, PP. Jesuítas, parroquia de San Pedro, así como la cantada, con responso, en esta última iglesia, a las diez de la mañana, serán aplicadas en sufragio de su alma. Su viuda, hijos, hijos políticos, nietos, hermanos, hermanos políticos, sobrinos, sobrinos políticos, primos y demás parientes, Ruegan a todas sus amistades la. aplicación de algunos de estos sufragios. Los Emmos. Sres. nuncio de Su Santidad y cardenal arzobispo de Sevilla, así como otros limos, prelados, tienen concedidas indulgencias en la forma acostumbrada. (4) D. E. P. A. Cartelera sevillana Teatro de la Exposición. -A las diez y cuarto, Doña Hormiga Teatro Cervantes. (Compañía de teatro americano. A las diez y cuarto, Han matado a don Juan Teatro del Duque. -A las siete y tres cuartos, La cursilona A las nueve y media, E l puente de Triana A las once y media, Cha- ea- chá Kursaal Olimpia. -Cuadro flamenco. Julia Sambra, bailes. Niño Baena, cantador. Maruja Sánchez, bailes. Matilde Osuna, bailes. Maruja Díaz, couplés. María Gamito, cantos regionales y flamencos. Frontón Betis. -Día 22: Isasi e Ibarlucea I, Maíz y Zabala; Egui II y Andoain, Ibarlucea II y Solozábal. Echaniz y. Adol- 1 í 3 L