Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EN E L ESTUDIO D E L ESCULTOR SEBASTIAN MIRANDA, Q U E ESTA; H A C I E N D O UN BUSTO D E L GRAN NOVELISTA esta poesía, tome usted las coplas de Jorge Manrique, las cuales pudiéramos definirlas como una obra maestra de poesía moral. L a intención moral, la enseñanza ética, las imágenes y el metro de que están revestidas tienen un valor universal. Están traducidas por Longfellow de una manera insuperable, con el mismo número de estrofas, el mismo metro y la misma rima. L o correlativo a esa poesía ética en el orden de los conceptos, que se traduce en una especie de conocimiento intuitivo del mundo con valor filosófico; lo correlativo en el orden de los conceptos es la poesía intelectual. Toda poesía que llega a ese tijpo de poesía pura tiene un contenido filosófico, desde luego. De ahí viene su universalidad. Tiene también una realización plástica, sensible, por la imagen, y, por último, se aproxima a ¡a matemática, porqué la expresión es perfecta, cristalizada. E s un lenguaje universal, digo, como la matemática, o la música, o las artes plásticas. Por eso cabe que la poesía pura sea traducida exactamente, y resulta con el mismo metro y rima. Sólo hace falta, claro, un gran poeta para la traduccibn. Todos los trágicos griegos, Calderón, Shakespeare y Lope con frecuencia, tiene esos escapes a la poesía pura en forma lírica. ¿Qué opinión tiene usted de la gente nueva en España y fuera de España? -S e da esta paradoja: él hombre nías nuevo es el que reacciona violentamente contra lo nuevo, aquel a quien lo nuevo no le satisface. E n toda época hay una cosa común, que es lo que se llama lo nuevo, o lo moderno. E n cuanto lo nuevo se nos da como un estado, ya no es nuevo. L a generación (por eso se llama generación, porque lia sido engendrada) es siempre producto cíe un individuo, un individuo de una generación anterior que ha sido, en su tiempo, verdaderamente nuevo. L o s otros le siguen, y cuando se habla de los nuevos, ya no son nuevos. Y resulta que entonces a uno de esos nuevos le molesta todo lo nuevo y busca otra cosa. E l es quien está en pugna con sus contemporáneos. -P e r o la juventud tiene una capacidad -N o tengo tiempo. E s preciso v i v i r y de estudio y un afán de conpejimientos de i para v i v i r hay que hacer artículos y enque carecen los hombres maduros. sayos, que no le jdejau a uno ocio para las- -E s cierto. Mas también Id es que no novelas. V o y a ponerme en seguida a h a empezamos a saber estudiar hasta que no hemos dejado atrás los años juveniles. Y no cer el discurso de entrada en la Academia. -i Tema? es por sentirme Sócrates; pero, a rhedida- -E l cinematógrafo. que pasa el tiempo, tengo más necesidad y más deseo de estudiar, y de estudiar como- ¿U s t e d cree; en el cinematógrafo solos chicos y con los chicos. A su lado me creo noro? en la obligación de ser su compañero hasta- -N o Pero tampoco creo que sea un en eso. Las opiniones valen muy popo. L o arte el cine mudo. F u i hace muchos años, que constituye la cultura son las noticias su exaltádor, pero ya estoy convencido de ciertas. Las opiniones del hambre de más que no teníamos razón los jóvenes de entalento no tienen valor ninguno si i no se tonces. apoyan en noticias ciertas, ftepaso ahora- ¿L e s gusta ja sus hijos la L i t e r a t u r a? con mis chicos las cosas que se estudian- -N o mucho. ¡El mayor, Juanito, es un en las escuelas y me doy cuenta de que. chico muy serio y muy franco. E l pequede mi tiempo a ahora, se ha: progresado ño, que; es un clescaradillo... Ahí le tiene mucho en los libros de texto. Ayudóla mis usted. 1 hijos a hacer ejercicios en latín; les expliViene brincando por la calle, con la bolco muchos extremos de Historial o de; Matesa de libros en Ja mano. máticas que no entienden; se llevan; libros- ¿Y tú qué lees, Eduardo? ¿L o s libros de la biblioteca. Juanito quienj ser arquitecto, y yo voy a acompañarle ¡en la ¡carre- de tu padre? ra. Porqué, además, me gusta mucho l a- -S o y- -n o s dice- -muy peque. E n casa me Arquitectura, que es el único arte que tiellama todo el trjundo el peque. Hasta m i ne un futuro. Los chicos son mis mejores madre... (iba a ¡decir: que es de los E s amigos... tados Unidos pero no lo dice) Y o lo que leo son los libros de aventuras. Pero ya- -Y entre los grandes, ¿quiénes spn sus estoy harto. N o encuentro libros para leer más íntimos? j de los que me ¡gustan. Aventuras, viajes. -Y a los conoce usted: Rodr ¡ígüez ¡AcosLos libros de Salgari, Conan- Doyle, Julio ta, Marañón, Guisasola, Asorüf, Sebastián Verne. Miranda, Julio Camba, Juan Belmonte, -N o hay libros para él. Pía leído ya Juan Cristóbal, Indalecio Prieto, Penagos, todo lo que le gusta- -dice A v a l a- L o misAnselmo Miguel Nieto, Manuel Pérez de mo les pasa a muchos jóvenes literatos, los Diego, Ignacio Zuloaga, Valle- ¡Inclán. Con cuales, a los veinticinco o a los treinta años, casi todos me reúno a diario, ¡en m; i casa, en Bellas Artes o en casa de alguno de se creen en posejsión de toda- la ciencia uniellos. ¡versal. ¿S u f r e usted algún malestar? ¿A guna Y como por ¡algún sitio hay que cortar enfermedad? ¿Algún régimen alimenticio? una conversación con A v a l a profundo y- -N a d a Libertad absoluta. Tengo mejor sutil mariposeo; sobre toda especie de tesalud que de mozalbete, más experiencia, mas intelectuales, damos ésta por concluimás alegría. y más plenitud de todas mis da, aunque no por agotada. Pues ni los tefacultades. Tendré, acaso, menos sabiduría, mas se le agotan n i agota nunca un tema porque de joven se cree uno niiuy sabio, y el gran escritor y ensayista. creer es crear; pero, en cambió, he aprendido, sintiéndola, una sentencia famosa: 3 Luis C A L V O es que sé que no sé nada. I (Fotos Alfonso. ¿P r e p a r a usted algún libro? 1 1
 // Cambio Nodo4-Sevilla