Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M I É R C O L E S 26 D E N O V I E M B R E D E 1930. E D I C I Ó N procurar el cumplimiento de m i deber. A h o ra bien: me conviene hacer constar que dejo el ministerio de Gracia y Justicia con hondo sentimiento. L a labor que allí he desarrollado, si tiene algún mérito, se debe exclusivamente a los funcionarios del ministerio. Y o quiero proclamar a todos los vientos que son, sin excepción alguna, modelos de lealtad, actividad e inteligencia. Repito que con esos funcionarios la labor de cualquier ministro es hacedera y que con ellos se puede realizar cuantos planes se proponga. DE A N D A L U C Í A P A G 16 E l nuevo ministro de Gracia y Justicia M a d r i d 26, 2 madrugada. D Joaquín de Montes Jovellar nació en M a d r i d en septiembre de 1879. Licenciado en Derecho, se afilió al partido conservador y fué diputado a Cortes por vez primera el año 1905, como representante del distrito de Alhama (Granada) que siguió otorgándole sus poderes en las sucesivas convocatorias. E n el Congreso ha formado parte de l a Comisión de Actas y otras, teniendo en muchas ocasiones intervenciones muy brillantes. A l dividirse en 1913 el partido conservador, el Sr. Montes Jovellar siguió a clon Antonio Maura, de quien fué siempre uno de los más leales amigos. E l año 1919 desempeñó la subsecretaría de Gobernación, cargo que volvió a ocupar en 1921, y ahora, por tercera vez, desde la fecha en que fué constituido el Gobierno Berenguer y el general Marzo, se posesionó de dicha Cartera. E l nuevo ministro de Gracia y Justicia es mayordomo de semana de Su Majestad el Rey, y, entre otras condecoraciones, posee la Gran Cruz de l a Concepción de V i llaviciosa, de Portugal. Santa A n a de las Torres. E l general Berenguer tomó juramento al nuevo ministro de Gracia y Justicia, y éste lo hizo después a los de la Gobernación y Fomento. Terminada l a jura, el presidente y los tres ministros mantuvieron un cambio de impresiones con Su Majestad. A las cuatro menos diez minutos abandonaron el A l cázar. E l jefe del Gobierno, ya en el zaguán, dijo: -Y a han jurado los ministros y poco más se puede decir. E s todo lo que hay: que han jurado los ministros. E l conde de Xauen anunció que el Consejo de esta tarde daría comienzo a las cinco. E l ministro de la Gobernación, Sr. M a tos, confirmó que en las regias habitaciones se había celebrado un cambio de impresiones. Añadió que a las cuatro o cuatro y media de la tarde. se posesionaría de su nueva cartera para asistir después al Consejo de ministros. E l Sr. Estrada dijo que mañana, a las doce y media, se posesionaría de l a cartera de Fomento. Preguntado acerca de sus propósitos al frente de dicho departamento, limitóse a decir: -T r a b a j a r nada más que trabajar. E l Sr. Montes Jovellar anunció por su paite que mañana, después de l a toma de posesión del Sr. Estrada, como ministro de Fomento, se posesionaría él a su vez de la cartera de Gracia y Justicia. tes y había hecho en principio determinados nombramientos. E l nuevo ministro de Gracia y Justicia, señor Montes Jovellar, nada pudo decir a los informadores. A su juicio, nunca mejor empleada la expresión he venido de oyente porque, en realidad, sólo se dedicó a escuchar lo que dijeron sus compañeros. EJ. Sr. Estrada anunció a los periodistas que había pedido autorización al Consejo para el nombramiento del nuevo director de Obras públicas. N o quiso dar el nombre, pero los periodistas le indicaron que suponían nuevo director de Obras públicas a l señor Taboada. -C o m o siempre está usted con él, lo creemos así- -dijo uno de los informadores. -Puede usted decir mejor que no sé estar sin él. E l presidente del Consejo se limitó a decir que la reunión había sido un simple cambio de impresiones, y el ministro de Economía, Sr. Rodríguez de V i g u r i anunció que se trasladaba al ministerio para firmar una Real orden por l a que cesa el señor Lequerica en la Dirección de Industrias, que desempeñaba interinamente. L a referencia oficiosa E x p l i c a c i ó n de l a crisis. E x p e d i e n t e s H e aquí la nota oficiosa: E l presidente d i o cuenta de l a solución cíe la crisis parcial, suscitada por la dimisión I que presentó el ministro de la Gobernación, j Lamentó el Consejo, unánimemente, verse ¡privado del cqneurso leal e inteligente del general Marzo, aceptando los motivos de de- licadeza que inspiraron su determinación. L a j solución, conforme las explicaciones del se- j ñor presidente, tuvo por objeto no alterar l a significación del Gabinete, ya que se limita a I un cambio de carteras, dando entrada a quien j desde la constitución del Gobierno, absoluta- 1 mente identificado con él, ocupaba un cargo de relieve y confianza. Ejército. Proponiendo nueva redacción del artículo tercero del Real decreto de 16 de mayo del 1926, disponiendo que cuando en una causa seguida por los delitos comprendidos en el artículo primero del mismo, aparezcan responsables aforados del Ejérci- i to y paisanos, conocerá de la misma j u r i s dicción que corresponda con arreglo a los preceptos generales sobre competencia de la L e y de Enjuiciamiento Criminal y Código de Justicia Militar. Concediendo los beneficios del artículo 362, del vigente Reglamento de Reclutamiento, por tener establecidas dos casas- misión en lengua española en Santa Cruz y Denver (Estados Unidos) a l a congregación H i j o s de la Sagrada Familia. Marina. U n expediente de libertad condicional. Instrucción Pública. Enseñanzas de l a Escuela de Sordo- Mudos y Ciegos. E! Consejo de ministros de ayer tarde A las cinco y media comenzó ayer tarde la reunión ministerial. E l primero en llegar a l a Presidencia fué el general Berenguer, que, sonriente, dijo Juran en Palacio los nuevos m i- a los periodistas que ya había satisfecho en el día de hoy l a curiosidad que mostraron nistros en los anteriores. A las tres y media de la tarde se verificó- -Cuando el río suena... -dijo uno dé los en Palacio l a j u r a de los tres ministros, seperiodistas. ñores Matos, Estrada y Montes Jovellar. -E s verdad, pero es que ustedes todo lo L a ceremonia verificóse en la antecámara averiguan. regia en la forma acostumbrada. E l ministro de Economía dijo que de la E l primero que llegó a Palacio fué el crisis y de su solución se había enterado a señor Matos. L o hizo a las tres y diez de la la una y media de l a tarde, cuando l a cotarde y nada de particular manifestó a la municó el presidente a todos los miembros entrada. E l nuevo ministro de la Gobernadel Gobierno, por teléfono. ción vestía de uniforme. Después llegó el E l nuevo ministro de Fomento dijo que señor Montes Jovellar. Iba de frac, con hoy se posesionará de su cargo, y lo mismo banda. Los informadores felicitáronle por manifestó el Sr. Montes Jovellar; ambos su nombramiento, y él dijo que, a las once fueron muy felicitados por los informadode l a mañana de hoy, nada sabía y que l a res. combinación ministerial se hizo a última- -E l Sr. Matos manifestó que, probablehora. mente, en el Consejo se ocuparía de la proLlegó a continuación el Sr. Estrada. visión de altos cargos, pero que hasta el Vestía de uniforme y dijo que nada realmomento presente nada estaba decidido. mente tenía que manifestar. P o r último, el Sr. Sangro lamentó l a sa- -L o s médicos- -añadió- -me han recolida del Gobierno de hombre tan caballeroso mendado que no hable, y así estoy cada vez como el general Marzo. mejor. A las tres y media er ¿punto acudió a Termina el Consejo. Manifestaciones de Palacio el presidente del Consejo. Llevalos ministros ba uniforme militar de gala, y al enterarse de que los tres ministros se encontraban Minutos después de las nueve de la noya en las regias habitaciones subió inmediache terminó el Consejo. tamente a ellas, no sin antes decir a los peE l Sr. Matos, rodeado por los periodisriodistas tas, dijo a éstos que acababa de proponer para la Subsecretaría de Gobernación a- -Y a veo que no se les escapa a ustedon José Martínez Acacio. des nada y que han venido a l a hora de l a Agregó que pensaba recibir luego en su j u r a a Palacio. domicilio al director general de SeguriE l acto verificóse, como antes dijimos, dad, Sr. Mola, para tener con él un amplio con el ceremonial de costumbre. Su M a cambio de impresiones sobre todos los jestad el Rey vestía de uniforme de capiasuntos de orden público. También manitán general. Se hallaba rodeado por el mafestó que tendría sumo gusto en recibir a yordomo mayor, duque de M i r a n d a el calos informadores en el ministerio todos los ballerizo y montero mayor, conde de M a días para darles cuenta de las impresiones céela; el jefe de la casa militar, general Lóde la jornada. pez Pozas; el ayudante de servicio, oficial de la Armada Sr. Moreu y el oficial maE l ministro de Trabajo dijo que el Conyor de Alabarderos, de guardia, conde de sejo había examinado numerosos expedien- N o t a s de ampliación L a intervención del p r e s i d e n t e Comenzó el Consejo con unas manifes- taciones del general Berenguer acerca de l a crisis planteada y resuelta durante l a mañana. L a crisis, según palabras del presidente, se inició el día en que fué aprobada la nota o declaración del Gobierno en el Consejo celebrado en Palacio, bajo la presidencia de Su Majestad el Rey. Se acordó entonces ir directamente a las. Cortes con un programa definido y concreto, y el general M a r z o entendió que en el ministerio de l a Gobernación hacía falta una persona conocedora de los partidos políticos, de la mecánica electoral y de las cuestiones complejas que con la política se relacioíUin.
 // Cambio Nodo4-Sevilla