Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IPSNC en toda España, compro e hir l B l l W poteco. J M. Brito. Alcalá. 94. Madrid ES MUY SENCILLO CRIAR BIEN k LOS NIÑOS fuertes, sanos y alegres, de hermoso co- trastornos gástricos con. l e r m o s o Pecho desarrollo, jirmeza y reconstitucióa de los Pechos con las Píleles Orientales Bienhechoras y reconstituyentes, universalmente em- pleadas p o r las Señoras y las jovencitas que desean J j obtener, recobrar o conservar un pecho hermoso. Desaperecen los hoyos en las carnes. Belleza, yfirmezaI del pecho. Tratamiente inofensivo a la salud, se sigue fácil y discretamente. Resultados duraderos. Evítense las imitaciones. J. BAT 1 É, farmacéutico, iS, me de VÉchtqaicr, París (10 E l frasco c o n n o t i c i a 7,50 pesetas. Agencia genera) para E s p a ñ a K a m G n Sala, calle P a r í s 174, Barcelona. Venta en Madrid F a r m a c i a G A Y O S O B O R E L L Barcelona V I L A D O T S E G A L A Vicente F E R B E R ALSINA, etc. Bilbao B A R A N D 1 A R A N Valen. cia. -GAMIH. Sevilla F a r m a c i a d e l G L O B O G O R O S T E G U I Z a r a g o r a R l V E D te y CHOL 1 Z. Cartagena RVIZ S T E N G R E Oviedo D r o g u e r í a C E N A L Murcia Centro F a r m a c é u t i c o Albacete Matarredona Hermanos. Santander P é r e z del M O L I N O y en todas las principales farmacias. mmm MALTAPINA P ñ fllA 0 V CBT 0 MAOOS a e u e o e Al preparar este riquísimo alimento, se verifica su digestión igual que la de la leche, y el niño no tiene más que el placer de tomarlo, crecer, engordar y PRESTAMOS COn AUTODIGESTIVA TM TM M H Hipotecario de España. Gestión rapida y eficaz. E. del Río, Avenida Dato. 6. Madrid. 61 Banco 1 alimento m e d i c i n a Es e encanto de tos niños y lo tranquilidad de los mamá Pretíot 4,15 w El N O Loto doblé S A QUITAESPiNlLLAS Kaspher i- ace desaparecer totalmente espinillas y puntos negros. Frasco suelto, 6 ptas. T r a tamiento completo, 18 ptas. Principales perf u m e r í a s y farmacias. Productos garantizados por el Dr. Asensio, de Madrid. Demostraciones p r á c t i c a s gratuitas, martes y jueves, de 5 a 9. Kaspher. Torrijos, 59. Teléfono 52 034, Madrid. 7.50 Laboratorios HALONSO Pruébelo y yo verá cómo el niña y usted son nuestros propagandistas- Lea usted Blanco y Negro 723 E. R O D R I G U E Z- S O L I S LOS G U E R R I L L E R O S D E 1808 72.3 Los curas don. Juan Tapia y don Vicente Cenzano, que aborrecían a los imperiales por extranjeros y, por sacrilegos, proseguían su carrera de triunfos. Impulsados los dos por su amor a la religión y a la Patria, para ellos un francés era la síntesis de todo lo malo, el soldado sin fe y el hombre sin religión, al que no podían perdonar, y al que, en efecto, no perdonaban. Don Ramón de Corres había nacido en el pueblo de Marañón, perteneciente a la merindad de Estella, el día 31 de agosto del año 1790, siendo sus padres doña María Angela de Vedia y don Juan Corres, labradores que poseían una buena hacienda. Pero el joven Corres, indignado por los atropellos que los franceses realizaban en Navarra, entusiasmado con los triunfos de M i n a y ansioso de pelear por su Patria, resolvió salir a campaña, y el 8 de julio del año 1809 se presentó en unión de otros jóvenes al cura don Vicente Cenzano, cuyos hechos se habían hecho célebres así en la Rioja como en N a v a r r a Quizá al empuñar las armas escuchó Corres una voz secreta que así se lo aconsejaba, asegurándole que en la milicia estaban su carrera y su porvenir; Jo cierto es que el joven navarro peleó con gran entusiasmo y que el dios de la guerra fundió para él la espada de general, que no había de tardar en conquistar y ceñir. Con el intrépido cura Cenzano recorrió Corres las orillas del Ebro, causando multitud de bajas a los franceses, y en el mes de septiembre se halló en la acción de Logroño, en la que ya se distinguió notablemente. E l 27 de diciembre del mismo año de 1 S 09, Corres, separado de la guerrilla de Cenzano y unido a las fuerzas de Porüer, asistió a la batalla del Soto de Cameros, en que peleó como un héroe. Hállase situada la antigua ciudad de Arnedo a la orilla izquierda del río Cidacos, en un declive de fácil acceso, rodeada de montes que dominan ambas márgenes del río, y con muchas cuevas, an- tiguas habitaciones de los árabes. Cuenta esta ciudad tres parroquias, dos minas para desviar las aguas desbordadas del rio, un puente sobre el mismo, restos de un viejo acueducto, varias ermitas, el notable convento de frailes de la V i r g e n de V i c o en la margen derecha del Cidacos, y sobre el más elevado cabezo de la cordillera que la domina un antiguo y ruinoso castillo, en ventajosa posición e inexpugnable en otros tiempos. E n esta ciudad habíase refugiado la Junta de la R i o j a dictando desde ella las medidas oportunas í ara causar los mayores daños a los franceses, y a que, por desdicha, no fuera cosa tan fácil arrojarlos de un país del que se habían apoderado por traición. Reunidos en sesión solemne se hallaban los vocales, ocupándose de la grave situación que atravesaba Rioja, invadida por los franceses, cuando solicitó con gran premura el ser recibido don José de A l f a r o racionero de la Catedral de la ciudad de Calahorra, la antigua Galagurris Nassica de los iberos, tan célebre en las guerras de Sertorio como bajo el poder de M u z a conquistada en el siglo x i por don García, que la dio a su hijo don Ramiro, y la cual vino, al fin, a poder de los Reyes de Castilla. A l instante fué introducido ante la Junta el respetable señor Alfaro, a quien todos estimaban grandemente por su ciencia y sus virtudes. E r a este sacerdote un hombre de buena estatura, de agradable aspecto, de rostro moreno, de ojos vivos y penetrantes, de blancos cabellos, pero a l que la edad no había podido aún doblegar bajo su peso. ¡Bien venido el señor A l f a r o al seno de la Junta! -le dijo el presidente, alargándole la m a n o- ¿Viene usted, por ventura, para tomar parte en nuestras tareas y en la noble empresa de salvar a España? -No vengo para lo primero, pero sí para lo segundo- -respondió el sacerdote. -Ñ o le comprendo a usted- -exclamó el presidente. -V e n g o- -d i j o el señor A l f a r o- -a solicitar de la Junta una gracia. -S e a lo que quiera, puede usted considerarla como obtenida,
 // Cambio Nodo4-Sevilla