Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 5 D E D I C I E M B R E D E 1930. EDICIÓN. D E ANDALUCÍA. P A G 17. que el Gobierno- -añadió) -ha de recibir con benevolencia estas pretensiones nuestras, y sean unas de su competencia, sean PUTACIONES otras de las del Parlamento, seguro estoy de que todas encontrarán en su día el reE l Pleno de esta mañana frendo de alguien, que es amante fervoroM a d r i d 1, 4 tarde. Bajo la presidencia so de todas las provincias, y constantemendel Sr. Sáinz de los Terreros, celebró esta te anhela, como nosotros, su prosperidad mañana sesión plenaria la Asamblea de D i y engrandecimiento. (Grandes aplausos y putaciones provinciales, para terminar su vivas a Su Majestad el Rey. labor. Terminó el presidente de la Diputación El diputado madrileño D H i l a r i o Crespo de M a d r i d brindando por las provincias defendió l a última de las proposiciones preespañolas, por España y por el Rey. sentadas, de la que es autor, y en la que se E l Sr. Bejarano, presidente de la D i solicita una representación en el Patronato putación de Cáceres, elogió a la Corporade Turismo. ción madrileña y al pueblo de Madrid, y, A instancias del Sr. Valles, de Barcelona, en nombre de las demás Diputaciones, agrase acordó dividir en dos partes las concludeció la hospitalidad que aquí han enconsiones aprobadas. Unas, de inmediata realitrado y las atenciones recibidas. Saludó zación, serán entregadas ahora al Gobierno. después al Gobierno y a la Prensa. Dijo que Después de una intervención del Sr. E s las aspiraciones de las Diputaciones que repaña, de Huesca, habló el diputado madrilepresentan es la de una España única, y que ño Sr. Ovejero, quien propuso, y así se acoraquéllas han afirmado en la Asamblea su dó, enviar un telegrama de saludo a todas capacidad de órganos aptos en, su función las naciones libertadas por Bolívar. Hablade organismos intermedios. Brindó tamron después los representantes de Segovia, bién por España, por el Rey y por las D i adhiriéndose a la iniciativa. putaciones españolas. E l Sr. Valles volvió a hacer uso de la E l ministro de la Gobernación habló por palabra, y dijo que, en su deseo de autonoúltimo. Declaró que actos como l a Asamblea mía, es partidario de que se llegue al iberispresente son siempre para todos los Gobiermo, por nacionalizaciones independientes. nos, y singularmente para el actual, motivo Quedaron aprobadas las conclusiones de de honda y grande satisfacción. S i la as. l a sección cuarta, y se votaron todas, y a la piración de todos los Gobiernos- -expuso- -una y cuarto de la tarde todos los asambleísha sido siempre la de establecer contacto con tas trasladáronse al hotel Ritz, donde el los diversos elementos de l a nación, al Gopresidente de la Diputación de Madrid, sebierno actual interesa ello todavía más, por ñor Sáinz de los Terreros, ofreció pronunlas circunstancias de ahora. ciar con motivo del banquete que allí se ceRepresentáis la provincia. N o es ésta la lebra, el discurso de clausura de l a Asamtradición; es algo que se formó por l a voblea, luntad de los hombres que hicieron una ley. ha algo que tiene tanta Banquete oficial. E l señor Matos Así se que constituido de perdurar, porque realidad, vive y ha nahabla de la situación actual de die pone en duda su porvenir. Como seres vivos que han recibido de la naturaleza todo España lo necesario para sentir, sienten todos l a i n M a d r i d I, 11 noche. E l banquete oficial, quietud de todos los problemas que les afecorganizado por la Diputación provincial de tan y trabajan por resolverlos. E n la AsamM a d r i d en honor de los asambleístas, blea no ha habido nada que separe. Todo en se celebró esta tarde, en el hotel Ritz. ella unía. Y esto, señores, es España; todos Ocuparon la presidencia el señor Sáinz juntos laboramos y formamos el bien code los Terreros, los ministros d e Gomún; todos unidos, trabajamos por el en- bernación, Hacienda y Economía; sub- grandecimiento de la Patria. secretarios de la Presidencia, GobernaUnámonos todos para procurar el bien proción, Hacienda y Economía; gobernador pio, apartando aquello que puede desunir, civil, alcalde de Madrid, ex ministro secon la vista fija en una España grande. ñor Aparicio, como presidente de l a D i Todas vuestras aspiraciones, señores asamputación de Burgos; presidente de la D i bleístas, serán analizadas y estudiadas por el putación de Barcelona, S r Maluquer, y Gobierno, al que no le asusta ninguna clase demás miembros de la mesa de la Asam- de proposiciones. Estamos pasando días de i n blea y Comité ejecutivo permanente de la quietud injustificada. Parece que esas alarUnión de Diputaciones. mas, por su misma injustificación, tienen alzas y bajas. Pues bien: yo he, de deciros, a A los postres, el Sr. Sáinz de los Terrevosotros, representantes de las Diputaciones ros, en nombre de la Diputación de M a provinciales españolas, que, vivimos absolutadrid, ofreció el agasajo. D i o gracias a los mente seguros de que España quiere marministros, subsecretarios y autoridades por char, mejor, dicho, quiere seguir marchando, su asistencia, y mostró también el reconopues el camino está ya iniciado por la vía de cimiento de la Asamblea hacia la Prensa, la normalidad. Y el Gobierno quiere deciros, por la atención que ha dedicado a aquélla. con plena convicción, para que, convencidos, -L a Asamblea- -dijo- -ha tenido dos catambién lo transmitáis a vuestras provincias, racterísticas esenciales: la laboriosidad y la que aquí, señores, no pasará nada, y que ireactividad. H a sido una Asamblea de tramos seguramente hacia- un ambiente parlabajo, práctica y doctrinal. N o se han visimentario y con toda serenidad plantearemos tado, monumentos ni se ha distraído el ánilos debates acerca de las cuestiones que a las mo con espectáculos diversos. Hemos, úniCortes han de ser llevadas. (Formidable ovacamente, trabajado con verdadero entusiasción y vivas a España y al Rey. mo, y ahora sentimos la satisfacción del deber cumplido. N o ha habido en la AsamA l final la orquesta interpretó la Marcha blea nota discordante alguna, y todos los Real. acuerdos tomados lo han sido por unanimidad. Las provincias españolas sienten Antes del banquete, los asambleístas efeclos- jai saes anhelos, y por eso en la Asamtuaron una visita de cortesía al jefe del Goblea eran fuerzas paralelas que no podían bierno. chocar. Las conclusiones aprobadas le serán entreDirigiéndose a los ministros presentes, gadas en seguida. les dice el Sr. Sáinz ele los Terreros que las conclusiones reflejan una aspiración vínica: la del engrandecimiento de las D i Aparte de la Asamblea ordinaria que se ha putaciones provinciales, sin mermar la so de celebrar en Valencia, en enero, verificaberanía del Estado ni inmiscuirse en la ráse en Barcelona otra extraordinaria como administración de los. Municipios. Creo la de Madrid. LA ASAMBLEA DE DI- ACERCA DE UNA SIGNACIÓN CON- ESPECIAL 0 Recibimos l a siguiente carta: S r Director de A B C. Presente. M u y señor nuestro: Contando con su caballerosidad, no invocamos la acaso vigente L e y de Imprenta para afirmar nuestro derecho a rectificar el artículo que con la firma de D Juan Pujol publica A B C en su número de hoy, en primera plana, disparando una diatriba contra nuestro camarada A n tonio María Sbert. Afirma el articulista, destacado por ustedes a preeminente lugar, que el ministerio de Instrucción Pública ha concedido 7.500 pesetas a nuestro compañero para asistir al Congreso Iberoamericano de Estudiantes, que se celebrará en Méjijco. E n las redacciones de los periódicos suele figurar l a Gaceta oficial, que suponemos habrá consultado el Sr. Pujol para comentar una disposición que en ella se inserta. Resalta así el propósito de dicho señor expresando que el destinatario único de esa consignación es Antonio María Sbert. Consta en la Gaceta, de manera bien expresa, que las 7.500 pesetas se conceden a la Unión Federal de Estudiantes Hispanos, que las solicitó como ayuda para enviar una delegación a dicho Congreso, que fué acordada por el Consejo de ministros y a propuesta del ministro de Estado, habiendo sido representación oficial. Como miembros de esa delegación que hoy sale para el puerto de embarque hacemos estas rectificaciones, esperando que su mencionada caballerosidad halle motivo doble, la ausencia de Sbert y nuestra y en el acatamiento a la verdad, gara rectificar las aseverancias de su preeminente colaborador. Madrid, 28 de noviembre de 1930. -Por l a delegación, Prudencio Sayagties, secretario de la delegación. Antes que en la Gaceta a que se refieren los anteriores comunicantes, ya había leído la explicación burocrática que de este episodio nacional han dado los periódicos que han hecho del Sr. Sbert un distinguido hombre público. Y es claro que todo cuanto dije queda en pie, salvo que las 7.500 pesetas no ha de gastárselas solo, sino en compañía de otros cuatro o cinco colegas- -muy respetables señores míos- -que constituyen la delegación oficial del Estado en él importante Congreso estudiantil ultramarino. E s exacto, por consiguiente, que el E s t a do español ha otorgado la mencionada suma al Sr. Sbert, aunque no como particular, sino como jefe de la delegación estudiantil española, que va a eseviaje, tan interesante para la nación. L a distinción entre las dos personalidades es esencial, sobre todo a la hora de sentarse a la mesa, y satisfará plenamente a los contribuyentes españoles. E s exacto que dicho señor ha consentido en prestar al país el servicio de participar en la Asamblea Transatlántica sin percibir siquiera las 7.500 pesetas íntegras, sino una porción de ellas nada más. E s exacto que para no escatimar sacrificios, hasta ha accedido a irse en pleno curso académico, lo que hace más ejemplar su conducta y constituye la lección a los jóvenes de que yo hablaba en m i comentario. L o de que el negocio esté ajustado a todas las leyes, reglamentos, estatutos, ordenanzas y pragmáticas vigentes, no hay para qué discutirlo. De antemano lo di por supuesto. Estaría bueno que hubiesen olvidado ese detalle los talmudistas a quienes incumbía justificarlo. Asunto baladí- -se dirá- -por su cuantía. Pero es que no estamos ante un problema de cantidad, sino de ética política. Fuera el Sr. Sbert un mero estudiante estudioso y la merced que se le hace y el honor oficial que se le confiere no suscitarían en jo T
 // Cambio Nodo4-Sevilla