Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BOXEO DESDE EL BORDE DEL RING punto de apoyo. Camera no tiene un sistema muy variado pero, repetimos, emplea muy bien el que conoce. Boxea en línea y da a su trabajo una seriedad digna de un profesional cuajado, más que de un principiante, como así es todavía. E l combate de Paulino -Barcelona 2, 3 tarde. Nos parece recordar que a raíz de uno de los últimos combates que perdió Paulino en América, quizá el de Schemellmg, dijimos que el campeón de España podía ya abandonar sus pretensiones al título mundial, explotando mientras tanto sus condiciones de. hombre de pruebas, y cuando se se le cerraran allí las taquillas volver a Europa, eií donde las tendría todas abiertas. Hemos de rectificar. A Paulino no se le pueden cerrar las taquillas de América mientras se considere con fuerzas para calzarse los guantes. Paulino es todavía un hombre capaz de hacer diez asaltos con el mejor boxeador del mundo, sin llegar a doblar la rodilla. N o la llegó a doblar ante el campeón en quince asaltos, los cinco últimos soportando un castigo extraordinario, según versiones que consideramos justas entonces, y no las ha doblado ante el peso más pesado del mundo. N o solamente no la ha doblado, sino que n i siquiera apareció groggy una sola vez. Esta vez Paulino ha estado bien aun en en el pronóstico, reservándolo para después del combate. A l proceder así, P a u l i no ha demostrado que se dio perfecta cuenta de lo difícil que había de resultarle l a pelea con Camera. E n París pronosticó que vencería a G r i selle en el sexto asalto, y acertó. E n aquel combate demostró ante la crítica francesa cuánto ha ganado en estilo, cuánto ha mejorado su técnica, cuánto ha logrado subir en América, a pesar de su edad, que ha rebasado los treinta y uno. Y si Paulino hubiera tenido a su lado un manager como L e n See ¡cuántas palizas inútiles se hubiese ahorrado; cuánto más dinero hubiera ganado, peleándose mucho menos! S i Paulino no fuese más que un batallador, su pelea con C a m e r a le habría resultado, seguramente, muy perjudicial para su porevnir, que aún aparece dilatado. L a superioridad física del gigante habría llegado a adquirir las proporciones que considera, necesarias el gran público- -el de la grada, que h a de ver el encuentro sin poder apreciar exactamente las pequeñas diferencias que deciden por puntos un combate igualado- -para apreciar l a superioridad de un hombre en el ring y otorgar su fallo. Pero Paulino sabe boxear; tiene del oficio l a noción exacta para salir o entrar; cuando le conviene se da cuenta de cuándo la posición del rival le es favorable o perjudicial; acierta a exponer la cara para descubrir l a del contrario, y, ante todo y por encima de todo, tiene una agilidad tan suya, tan natural para sus 94 kilos, y una capacidad tan grande en sus pulmones, que si bien no cabe aplicarle el calificativo de fenómeno, porque es un hombre enteramente normal en sus proporciones, no hay más remedio que considerarle como sobrenatural, porque las condiciones que aún conserv a después de sus 53 combates son prodigiosas. Nosotros no le vimos ganar el combate a Uzcudun, pero pudimos darnos perfectamente cuenta de las muchas dificultades que habría de vencer para igualar la puntuación a medio combate. A partir precisamente de los dos primeros asaltos, que fueron los mejores del gigante italiano, pudimos convencernos de que la prevención de Paulino en los acuerdos técnicos sobre el combate, ar- bitro y guantes especialmente, no había obedecido nunca al miedo al gigante, pues si un hombre sube al ring convencido de su inferioridad no actúa como actuó en todo momento Uzcudun. Ello obedeció a un deseo, muy justo, y lógico, de, que no se le jugara una trastada. Haciendo honor a su fama, Paulino no fué nunca moralmente i n ferior a Camera, antes al contrario, él fué el vencedor del combate en ese aspecto. Otro, en su lugar, al apreciar la resistencia pétrea de P r i m o Camera en el cuerpo y las dificultades insuperables de poderle tocar de pleno en l a mandíbula, se habría desanimado, habría combatido a la desesperada, y las consecuencias hubieran sido su derrota amplia por puntos, o quizás por k. o. a pesar de que Camera no posee un punch demasiado duro. Pero lo interesante y admirable de Uzcudun desde el punto de vista técnico, fué que sin perder nunca la táctica que se propuso, llevó el combate a una velocidad casi increíble en un peso fuerte. N o entró en terreno falso, buscó con certero instinto el blanco al cuerpo y la cara y se cubrió bien y esquivó mej o r cuando atacaba el gigante. D e no boxear en las condiciones de fatigosa inferioridad en que hubo de hacerlo por las condiciones de Camera, el triunfo de Paulino, trabajando rabiosamente al cuerpo, hubiera sido dictado por Deyong, pero la eficacia de Camera en los contras no pudo ser más evidente. E l combate en resumen Tuvo el combate cuatro asaltos de Carnera, los dos primeros y los dos últimos, en los cuales pudimos darnos cuenta cabal de las posibilidades del gigante. A l empezar, hizo una demostración técnica castigando a Paulino, en las entradas de éste, certero y con mucha potencia. E n los dos últimos, cansadas ya las piernas, salió el mastodonte dando pases impresionantes y mazazos terribles. Paulino, valiente y ágil como una pantera, se peleó en esos cuatro asaltos francamente, sin volver nunca la cara, sin desperdiciar ninguna ocasión, por difícil que fuera, para contraatacar. Y tan ansioso de lucha estaba nuestro campeón, que aun a riesgo de resultar peligrosamente encontrado se arriesgaba a entrar buscándole el estómago al gigante; pero en estos asaltos no estuvo bien Paulino. Nuestro púgil estuvo bien mediado el combate, atacando con incontenible ímpetu a su rival en su mismo terreno, reaccionando valientemente a los ganchos y directos con que éste le recibía. Hubo un momento en que creímos que Paulino iba a lograr, si no abatir al gigante, que esto vimos pronto que era i m posible, mi ar al menos su resistencia y abordarle en los últimos asaltos, apuntándose la decisión. Pero ya hemos dicho cómo fueron los últimos asaltos, y en estas condiciones sólo quedaba a Paulino, como último recurso, que el director del combate hubiera apreciado como factor más i m portante la combatividad del campeón de España, que la eficacia del italiano, aun no estando de acuerdo con sus enormes condiciones. Esta apreciación, en un arbitro latino, era posible, pero Deyong pensó a lo inglés y Paulino no tuvo más remedio que cargar con una derrota técnica que había tenido todas Jas apariencias espectaculares de una victoria. Así vimos también nosotros el combate. Porque ésto- -el combate Carnera- Uzcudun frente a frente- -no podemos juzgarlo con apasionamiento y rencor por los trucos y, combinaciones de que Lee y D i x o n quisieran hacer víctima a Paulino. Y a en el ring, armados los adversarios con guantes iguales, habría de decidir l a técnica dentro de l a desproporción que había aceptado nuestro representante, y el fallo de la técnica fué exacto a nuestro juicio. P o r l a misma diferencia pero exacto. -Francisco Ors. E l combate de P r i m o C a m e r a E n las notas que hemos venido publicando antes del combate reflejábamos nuestra opinión acerca de cuáles eran las verdaderas condiciones del peso fuerte italiano. Se trata, en efecto, de un hombre cuyas desmedidas proporciones han sido amoldadas escrupulosamente al boxeo de un hombre j o ven, pesado y torpe, que sin una acertada d i rección no habría llegado nunca a donde está. León See se impuso una misión al ocuparse de él, y es justo reconocer que ha sabido darle cima brillantemente. H a puesto sobre el ring a un hombre de circo, enseñándole a presentarse y comportarse como un boxeador. L e ha educado, y después de verle recibir la visita de Paulino, nos i n clinamos convencidos y admirados de sus al mismo tiempo eficaces y elegantes maneras. Camera tiene energías suficientes para poder pelear rabiosamente y terriblemente, empleando el swing. A bolea como arma principal, a golpe limpio vulgarmente, pero así Camera se acabaría pronto y le han enseñado a ver como se puede hacer un combate cansándose menos. L e han enseñado el procedimiento más corto y sencillo, amoldado, a sus facultades; el boxeo de contras con directos, crochets cortos y uppecurts para atacar; también el directo de izquierda y los ganchos. L a verdad es que no lo necesita si ha de combatir siempre con hombres más pequeños pero sabe cómo dificultarles el ataque y especialmente cómo salir tocando. E n casoíde que le fallen todos sus recursos y el que le ataque consiga entrar en su guardia, C a r nera tiene bastante consistencia en su piel para no haber de preocuparse tampoco demasiado. S i el qiie ataca insiste en ello C a r nera se apoya lentamente, cargando sobre él, y el atacante se convence pronto ds que no le reporta nirtgún beneficio servirle de L o que dicen U z c u d u n y D i c k s o n Barcelona 3, 2 madrugada. Paulino U z cudun ha manifestado que permanecerá tres o cuatro días en Barcelona, descansando de las fatigas del largo entrenamiento que ha seguido para combatir con Camera. N o sabe todavía si se dirigirá a San Sebastián o a París directamente para embarcar con rumbo a Nueva Y o r k Se asegura que Uzcudun no está muy conforme con ja cantidad que le ha correspondido como tanto por ciento de l a entrada del ring, del domingo, que, según referencias, apenas rebasa la cifra de 80.000 pesetas. En. el balance de l a misma existe una recaudación de 400.000 pesetas, cifra que se suponía mayor. Jeff D i c k s o n ha manifestado que proyecta volver a organizar en Barcelona el match Pierre Charles- Paulino Uzcudun, para el campeonato de E u r o p a Girones contra el vencedor del combate K i d Chocplate- Battalino, que se celebrará en Barcelona,
 // Cambio Nodo4-Sevilla