Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO EXTRAOR DINARIO 20 C E N T S AÑO V 1 GES 1 MOSEXTO. ABC N U M E R O EXTRAORDINARIO 20 C E N T S AÑO V 1 GES 1 MOSEXTO. EL D Í A DE... EL CUADRO DE SOLANA, COLOCADO E X EL FONDO DE LA CRIPTA DE POMBO, QUE PRESIDE TODOS LOS RITOS SABÁTICOS L dia de Ramón sólo puede tener expresión adecuada, plenitud vital, en un día agosteño de Madrid. En un día calcinado por la bárbara brasa del so! castellano, en uno de esos días que tienen ias vértebras de sus horas rotas por la angustia de la sequía, por el cansancio de un camino solar interminable. Ramón, recocido- -lumbre del cielo, vapor del asfalto, humazo de su pipa- -como un magnífico ladrillo recocho fabricado en la paramera de las Ventas, se encuentra con su mayor autenticidad, con su más exacta personalidad literaria y madrileña. Es en verano cuando el espíritu de Ramón se hace más concentrado y más puro- -torrefacción estupenda y novísima- cuando corta todas las rutas imaginables E RAMÓN GÓMEZ DE LA SERNA que pudieran incitarle a las evasiones europeas v cierra sus murallas de la Puerta del Sol para no salir de sus límites, para hundirse en su humano hervidero, para proclamar que en el mundo no existe más que España, que en E spaña sólo existe Madrid que Madrid en estío es la estación termal única que puede regenerar fisiológica y psicológicamente al ente hispánico, lo único que puede depurar y acendrar el nuevo sentido españoüsta que hay que dar a la vida de nuestro país. Es en verano- -bien centrado el trimestre tórrido de la meseta- -cuando lanza a la calle su último libro. La Nardo, que ha lucido su mantón verbenero y sensual en los escaparates de las librerías, en reafirmación tnadrileñísima y estival de reto y desdén hacia los renegados que huyen a las sierras y al mar cuando la villa! corte se reboza y se lustra con la mejor uz y el mejor color de Castilla. ¿Cómo pasa las horas del día Ramón? Estamos sobre el umbral del gran misterio. Ramón, expresivo, gesticulante, tan cerca siempre de la cordialidad de tocios, tan pródigo de amistades y solicitaciones, tan estruendoso en sus ritos pombjanos, tan asequible al magnate, al mediocre, al sablista, a cualquiera, tiene, sin embargo, una zona de silencio y de hermetismo en sus horas, una zona de desaparición, de escondite ignorado. Ramón es inencontrable. Fácilmente podría averiguarse cómo pasa las horas de la noche, porque es en la noche cuando Ramón se muestra más fácil para una cita, para una charla, para cualquier cosa. Es en
 // Cambio Nodo4-Sevilla