Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CRISTO Ci N I. A t Kl Z A (UI- S I r- í M a s el rostro de Santa Inés aleja del espíritu toda idea frivola y ligera, lista la bienaventurada con la cabeza algo echada hacia a t r á s contemplando el cielo, donde la aguarda el Klerno Ksposo. Kn dos masas simétricas ios cal) cllos densos y negrísimos recuadran el apasionado y extático rostro bellísimo de la santa. Una expresión vehemente, reconcentrada. llena de exaltación, reviste todos los ras- pos. L a boca va a abrirse en un grito de amor dirimí, la nariz palpita, lns ojos admirables miran a lo alio con el luego sublime de sus pupilas. ue brillan engastadas en e! illanco h ú m e d o y t rosco del globo. A una. iodos piden fuertemente la respuesta que el A m o r de Dios ha de dar al de su criatura, y lo demandan exaltadamente, con el fuego de una pasión meridional, que andaluces son los ojos centelleantes y andaluces también los labio- de granada, el cuello fuerte como de mármol el hombro de viva estatua. N o v e ciertamente, éste el misticismo del Greco, que casi no es asequible a los hombres, pero es otro misticismo enérgico, arrebatado, ardiente, que está muy cerca del amor de María, la de Magdala. M. U- KICIO LOÍ KZ Manillas la! Torr liPrniosa.
 // Cambio Nodo4-Sevilla