Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 9 D E D I C I E M B R E D E 1930. EDICIÓN. D E ANDALUCÍA. P A G 17. verlo todos i Será verdad que a España no se la puede gobernar sino por caminos revolucionarios? Pero yo recuerdo que desde 1907 a 1909 hubo un Gobierno que sin leyes de excepción, democráticamente, gobernó al país. Desde el extranjero vinieron españoles a emitir su voto. Se cumplían las leyes v i gentes, en contra del mal histórico que destroza a España. Aquel Gobierno, sin valerse de violencia ninguna, en momentos terribles, como el del anarquismo de Barcelona, hizo justicia y gobernó. Entonces se hizo la obstrucción parlamentaria, y se le negaron ¡os créditos para la campaña de Melilía. H u bo que sucumbir. De aquellos gobernantes sólo viven dos. Maura, capaz de seguir con arrestos su gran obra, tuvo que ceder, y al volver ante sus compañeros de Gabinete, en vez de un discurso, sólo hizo una cosa: llorar. (Grandes aplausos. tar unidos y trabajar por el bien común, o l vidando diferencias, apetitos y codicias de poder. P o r lograr esa unión haría yo, señores, voto de pobreza, si no sé que lo tengo ya hecho en la política española. E n la Monarquía caben todas las ideas s el laborismo, en Inglaterra; el socialismo, en Holanda y Suecia. ¿Se trata del triunfo de los ideales r u sos contra todo lo que. representa la civilización cristiana? Ante la ola extremista, todo lo que esté en la Monarquía- -termina- -es ya derecha, y yo espero que así se comprenda por todos, porque dentro de la Monarquía se pueden intentar todos los avances con una sola ¡imitación: L a de respetar la unidad de la P a t r i a (Grandes aplausos. DIVERSOS ACTOS DE PROPAGANDA POLÍTICA Mitin de orientación social M a d r i d 8, 6 tarde. Con enorme concurrencia se celebró en la mañana del domingo el mitin anunciado de orientación social en el teatro de la Comedia. Se repartió un número excesivo de invitaciones, y, debido a ello, muchísimas personas no pudieron penetrar en el teatro. Esto originó disgustos. Presidió el escultor D Aniceto Marinas, quien explicó el alcance del acto. E l marqués del Fresno trató del tema Religión y, a continuación, habló don Carlos Martín Alvarez, ex gobernador c i v i l de Madrid, quien trató del tema F a m i l i a para relatar las causas que, a su juicio, influyen en la decadencia de esta institución básica de l a sociedad cristiana, y que son la corrupción de las costumbres, el afán de lujo, la propagación de textos y estampas obscenas y la falta de educación familiar. E l Sr. Banzo Echenequi, con elocuente palabra, trató del tema O r d e n censurando a quienes piden la abdicación del Rey, que sería tanto como someter a la institución monárquica a una humillación incompatible con las esencias de la institución, que está por encima de todas las discusiones. (Vivas al Rey. Aludió a l crimen de lesa patria de los estudiantes que colocan banderas rojas en sustitución de las españolas y que residencian a sus profesores ante la inercia de las autoridades académicas, que así crean una anarquía mansa en el país. Terminó diciendo que todos deben cumplir con su deber para salvar a España. Los hombres políticos somos, por falta de conciencia colectiva, los culpables de lo actual. Pero la movilidad política no es sólo ya de España, sino de Europa entera, y tal que asusta a los hombres pensadores. Con razón se ha hablado de la gloriosa empresa de Alhucemas que realizó el general P r i m o de Rivera, empresa que fué acordada en Consejo de ministros en 1922 y que no nos dejaron realizar. E n l a campaña que siguió a la catástrofe de 1921- -todos los pueblos las sufren- -España reaccionó. Las madres lloraban al despedir a los soldados, pero aplaudían. Se murieron en Marruecos 160.000 hombres. Anuncié en Sevilla la operación sobre Alhucemas, que iba a efectuarse en junio de 1922, y que no se realizó porque los elementos del Gobierno se disgregaron y vino la crisis. Toda la sangre y el dinero derramados desde 1922 a 1925 hubieran podido ahorrarse. E l Rey no pudo evitar todo lo que pasó, ¿cómo podía evitarlo? (Grandes y prolongados aplausos. Cuando ahora se habla de removerlo todo se incurre en un error. E l delenda est moDiscurso del señor Cierva narchía, de un escritor (alude al Sr. Ortega y Gasset) quien significa que la MonarE l Sr. Cierva es acogido con vivas y quía es la responsable. Y esa misma firma aplausos. pide en un periódico una Junta magna naEmpieza diciendo que estos actos se hacen cional para crear una nueva forma del E s cada día más dignos de sus organizadores, y tado. sostiene que, como decía M a u r a el remedio de los males nacionales está en que cada Y añade que todo lo acontecido se debe ciudadano ocupe su puesto. al modo de ser del pueblo español- que no H a de hablar de l a Monarquía, por la interviene en la vida pública, que deja haque han votado en el curso de la Historia cer. Y asegura que no tiene fe en las revomillares de generaciones. L a vida de la coluciones, en cuya eficacia no cree. E l señor lectividad- -dice- -es como la del individuo: Ortega Gasset es un hombre sincero y digmezcla de alegrías y pesares, y no puede nísimo, pero está ofuscado, porque entiendestruirse. L a Monarquía es la vida del de que ese pueblo lanar- -que así denomina Estado, y votan con ella la generación de al español- -es el culpable de lo ocurrido y 1873, la de las guerras civiles que retrasaes extraño que, prescindiendo de instituron a España en su progreso material; vociones de siglos y siglos, se trate de abrir tan las que recuerdan los esfuerzos que hubo un período destructivo. que realizar para la restauración y los que ¿E s que el Rey no tiene discernimiento conocieron la regencia de aquella dama adpara apreciar el bien y el mal? ¡qué locumirable que no puede ya sentir los dolores ra! E l Rey tiene discernimiento bien claro que experimentamos hoy todos los monáry puede y debe intervenir en la gobernaquicos. ción de su pueblo, porque es su misión. Recuerda el esfuerzo inaudito de la Reina ¿P o r qué se combate a la Monarquía? Victoria de Inglaterra sobre Disraeli, a fin P a r a la gente moza, el mundo es siempre nuevo. N o- conoce- -después lo aprenderá- -de impedir que las armas rusas, en la guerra contra Turquía, se apoderasen de Conslos sucesos, los enlaces de la Historia que tantinopla. trajeron los días actuales. Todo se transmite por herencia menos la experiencia, que se Añade que se pretende que este país vaya aprende a costa de cada cual. L o s viejos debrusca y radicalmente a, transformaciones, cimos a los jóvenes: E l enlace de lo que que- -se dice- -robustecerán a la institución veis está en lo que no habéis visto. monárquica, revolucionando toda l a legislación española sobre la propiedad, y tal E n España ocurrieron cosas que detervez sobre la religión y la familia, arrebaminaron, ya que no justificaron, acontecitándose así la bandera a los que combaten mientos cuyas resultantes padecemos. H e de a la Monarquía. ¡Qué error! L a Monarhablar de política, porque los hombres políquía- representa el avance meditado hacia ticos somos esclavos de nuestro deber. De las nuevas transformaciones. L a s grandes lo contrario, me entregaría en esta época de instituciones humanas no pueden desnatumi vida al bien ganado descanso. ralizarse, y, si lo hacen, sucumben. Está el H a y quien dice al hablar de la Dictadura, ejemplo de Luis X V I poniéndose el gorro que advino porque 110 se podía vivir, porque frigio. ante la multitud, con lo que precipiEspaña iba al abismo: el asesinato en las tó su caída. calles era el síntoma menos grave. Y ahora se dice que tras la Dictadura hay que remo L o s elementos sociales afip. es deben es 1 E n Sevilla. Conferencia de don José María Peman E n el teatro Cervantes, según estaba anunciado, comenzó en la mañana del domingo l a serie de conferencias organizadas por l a Juventud de la Unión Monárquica de Sevilla. L a sala hallábase concurridísima. L a primera de aquellas disertaciones estuvo a cargo del ilustre orador D José M a ría Pemán. Antes de que éste hiciese uso de la palabra, el Sr. Ramos Hernández, que ocupaba la presidencia, explicó los propósitos que guian a la Juventud Monárquica con la organización de estos actos, y al poner de relieve el espíritu moderno de los jóvenes que la integran, censuró el proceder de dterminado sector de la clase estudiantil. Finalmente, expuso que en el señor Pemán está personificado el pensamiento de la J u ventud Monárquica. A M e v a n t a r s e para hablar D José M a ría Feman fué ruidosamente aplaudido. Después de anunciar que no habría de aludir a enojosos incidentes que deben ser dados al olvido, dice que hablará, preferentemente, de la unión de los monárquicos. Habla de las vanas esperanzas de quienes aguardan el advenimiento de la república, que no podrá llegar n i por el voto de los comicios, ni por el prestigio de l a idea, n i por el de una persona representativa, a pesar, esto último, de las adquisiciones que el campo republicano ha logrado recientemente. T a n sólo podría traerla l a insensata desavenencia de los monárquicos, obligados a formar el frente único con que defender la actual forma de gobierno, única capaz para dar continuidad a la vida de los pueblos y de permanecer como apelación suprema cuando todo falla. E n efecto, con anterioridad al 13 de septiembre, como antes del 28 de enero, la s i tuación de España incitaba todas las inquietudes, y en entrambas ocasiones, la intervención de la Corona resolvió el riesgo y salvó a España de la tragedia de una revolución. E n cuanto a España, también debe ser defendida la Monarquía por su arraigo secular y las glorias de que cubrió a la P a tria. P o r todo, la forma monárquica es un postulado con sujeción al cual ha de acometerse la única política posible. E n víspera de la restauración del P a r l a mento, conviene mucho que los dos elementos en los que habrá de apo 3 arse no sean imaginarios; sino buscar la verdadera derecha y la verdadera izquierda, no realizando una improvisación como aquella que consistió en adjudicar al Sr. A l b a el papel de diablo domesticado. L a Unión Monárquica no opondrá el veto a nadie; mas exige- -por lo que al referido político respecta- -que venga a España y hable al país, a fin de que sea éste quien le elija por gobernante, y no él quien lo escoja por ínsula y por colonia. L a verdadera izquierda española, con. masa y contenido, es el socialismo, y éste pue;
 // Cambio Nodo4-Sevilla