Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
tura de sus mejores actuaciones pasadas. Pero el Athlétic no apareció a nuestros ojos en su punto; cuando no. le faltaba ímpetu, le sobraba, y, en general, lo que m i s echamos de menos fué l a precisión, la sobriedad de su línea de ataque, a la cual recon- jcin ¡os únicamente la oportunidad, quc no ha perdido, n i perderá seguramente. Con todo, no fué l a delantera su peor línea souie el terreno. Eüo puede atribuirse a l a desgracia que persiguió a Gorostiza, lesionándose dos veces en l a primera parte. Chin- i no pudo desarrollar juego compleo con él, y Unamuno y Lafuente, que tenían una tarde plúmbea, no se bastaron para completar el juego. E l único que estuvo sereno y acertado toda l a tarde fué Iraragorri, au or de los dos primeros tantos. L a peor línea del Athlétic fué l a defensa, en donde. Urquizu no podía desenvolverse, más extraño e impreciso, n i Castellanas, menos decidido. Los medios tenían que cubrir los defectos de éstos, y entonces abandonaban la ayuda que necesitaban los delanteros, y estas circunstancias tampoco son las más propicias para que una línea de medios resalte. Fué, sin embargo, la línea que trabajó más, viéndose menos, y por tanto apreciándose menos sus titánicos esfuerzos. L a línea que ha jugado mejor en el B a r celona ha sido la de medios. Martí, Guzmán y Castillo, han sido el C a m e r a de los vascos en las primeras entradas de éstos. Pudo colarse Iraragorri y marcarles el p r i mer tanto; pero el juego de los locales les mantuvo a distancia frecuentemente, desorganizando sus combinaciones, hasta obligarles a meditar demasiado l a táctica que habían de seguir. Y el juego del Athlétic, a base de sorpresas, de inspiración, -de electricidad, está perdido si los jjigadores han de reflexionar en pleno sprint. Después, el juego de Zabalo y de Más, enérgico hasta la temeridad en uno, sobrio y científico en otro, cuando no el de Lloréns, que ya hemos dicho lo que hizo, eran obstáculo, contras, suficientemente eficaces para que las acometidas del Athétic no pudieran desbordar al Barcelona. Esto no obstante, l a suerte timbién quiso ayudar al once azulgrana en dos ocasiones, perdiéndose los athléticos, por esta causa, en dos medios goals, las otras dos mitades. Nos falta hablar de l a delantera local, y aquí han de ser también muchos los elogios en honor del Barcelona. S i n Samitier, que excusó su ausencia alegando un dolor de muelas- ¡esa baja le preocupa tanto... y sin el artillero navarro, pero con el acierto indiscutible de alinear a Bestit en su sitio, los forwards azulgrana jugaron un partido sumamente acertado ante el goal. A l g o i m preciso en l a iniciación y desarrollo de las combinaciones, pero siempre rápido, ágil, despierto y tenaz. A estilo vasco, con l a ventaja sobre éstos de que los delanteros locales pensaban en pleno sprint. Blasco, que es portero que vale, según hemos podido comprobar varias veces en Barcelona, llegó a perder su sangre fría e algunas ocasiones, ante las internadas al galope del canario delantero centro local. Pero se puede decir que únicamente quedó en mala postura en el tercer goal, que entró Bestit tirando de lejos y con suavidad. L e faltó a Blasco la colocación. L a primera parte terminó con el resultado de 3- 1, entrando el primero, al minuto y medio de juego, por Diego y Arnau, chutando el primero y acabando de entrar el balón el segundo. A los seis minutos, había empatado el Athlétic- -que hasta los veinte minutos fué el Athlétic- por mediación de Iraragorri, en un buen tiro de lejos. A, los trece minutos desempataba A rocha en una jugada maestra con Sagibarba, y a los nandía calculó mal l a trayectoria deí báüín, veintidós minutos marcaba Bestit el tercer adelantándose para detenerlo, y, ante la sorgoal. presa de todos, pasó por encima de él, para E l juego fué muy emocionante en algualojarse suavemente en el fondo de l a red. nos momentos y abundaron los ¡a y! E l E n este primer tiempo, la brillante acBarcelona se apuntó dos y dos más el tuación de Emery impidió l a perforación Athlétic; pero el score, que no entiende de de su meta en dos ocasiones en que paresustos, reflejaba un 3- 1, que en la segunda cía ya el tanto seguro. E l portero irunéj parte había de subir a 6- 3, marcando el interrumpió acertadamente l a trayectoria cuarto azulgrana A r o c h a el segundo athlédel balón en esas dos Ocasiones, demostrantico, I r a r i g o r r i el quinto azulgrana, Diedo que posee un gran conocimiento del juego, y también el sexto, y, finalmente, su go y que siempre está atento a su destercero el Athlétic, entrándolo Gorostiza al arrollo. rematar un centro fulminante de Lafuente. E n el segundo tiempo, el dominio del E l entusiasmo del público, que había vis- f Arenas fué más pronunciado. S i n embargo, to un partido abundante en fases de emo- J la defensa irunesa se comportó con la sufición y de interés, se desbordó al terminar ciente habilidad y destreza. A l z a y M a n c i el match, tributando una ovación calurosa sidor se mostraron decididos en sus entraa Lloréns, que había sido el mejor de los das fuertes, pero reglamentarias, y en todo veintidós. momento protegidos por su línea media, E l arbitraje de Escartín, enérgico; acusó que, replegada, ayudó eficazmente a sostealgunas faltas en los offsides y en algunos ner la ventaja, pues se dieron cuenta de que hands, que provocaron protestas justifilos delanteros areneros precisaban demasiacadas. do terreno para desenvolverse y que con E l Barcelona alineó a Lloréns; Zabalo, una vigilancia un poco estrecha sus incurM á s Martí, Guzmán, Castillo; Diego, Bessiones por el área de peligro no ofrecían tit, Arocha, A r n a u y Sagibarba. mayor cuidado. Rene tuvo que retirarse por sentirse i n Athlétic: Blasco; Castellanos, U r q u i z u dispuesto, y, aunque luego volvió a salir Garizurieta, Muguerza, Roberto; Lafuente, al campo, sus intervenciones no fuerffla muy Iraragorri, Unamuno, C h i r r i y Gorostiza. afortunadas. Y transcurrió el segundo tiempo coa corA r e n a s u n tanto; Real Unión, ners y ataques del Arenas. Todos is uc dos tuosos. Seguramente que Gurruchaga tendrá cuBilbao 8, 11 mañana. Los partidarios del riosidad por enterarse de l a actuación de Arenas saíían el domingo de Ibaiondo achaMandalúniz. Sólo le hemos de decir que se cando a l a mala suerte l a pérdida del partido. echó de menos al nuevo elemento del Real Madrid. Indudablemente, los dos tantos del Irún Vilalta, arbitro del partido, disgustó a fueron sendos soplos de fortuna; pero hay que convenir en que el once fronterizo sutodos. P a r a mí, su arbitraje fué malo. po organizar l a defensa de l a manera más Anuló tres goals por offside. A m i j u i adecuada para mantener l a ventaja de doscio, sólo anuló justamente uno: el primero uno adquirida en el primer tiempo. del Irún. A r e n a s Zarraonandia; Llantada, A r r i e A mí me hizo el efecto de que el ¿arenas salió al campo con el ánimo encogido. L a t a Cilaurren, Urresti, Gerardo B i l b a o pérdida de Gurruchaga dejaba sentir su Saro, Rivero, Mandalúniz, Calero y Emilín. influencia en l a moral de sus antiguos comIrún: E m e r y A l z a Mancisidor; M a y a pañeros de equipo, porque con el ausente teSotes, P. Regueiro; Sagarzazu, Rene, U r nían la conciencia de su propio valer, que tizberea, L Regueiro y Lecuona. -Olasles permitía calcular hasta dónde les era coaga. dado llegar, mientras que con una composición improvisada de su línea de ataque, las Real S o c i e d a d dos tantos; D e dudas y las vacilaciones se manifestaban a cada instante, imprimiendo ellas una marportivo A l a v é s dos cada lentitud, que restaba eficacia en l a ejeSan Sebastián. E n el campo de A t o cución de las jugadas, no sólo en el centro cha se celebró ayer el primer partido de del campo, sino también en los momentos ¡liga, -primera división, contendiendo los decisivos frente a l a meta, eficientemente deprimeros equipos de l a Real Sociedad y del fendida por Emery. Deportivo Alavés. Este equipo debutaba E l Irún se distingue por lo pausado de en la primera división. sus movimientos, y es muy difícil batirlo Los equipos se alinearon en la forma s i si el juego se desarrolla con l a lentitud de guiente que d i o muestras patentes el Arenas. B i e n Real Sociedad: Izaguirre; Ilundain, D a es verdad que aquel terreno de labranza, emv i d Amadeo, Marculeta, A r a n a Garmenpapado en agua- -llovió desde las primeras día, Custodio Bienzobas, Cholín, Paquito horas de la madrugada incesantemente- no Bienzobas y Boni. era el más apropiado para adoptar tácticas Deportivo A l a v é s B e r i s t a i n Ciriaco, a base de rapidez, en cuya modalidad hubieQuincoces; Albéniz, Peña, U r q u i r i Arse- i ra llevado la mejor parte el once vizcaíno. nio, Heredia, Olivares, Jáuregui y Lecue. E l primero en iniciar el tanteo fué el E n esta parte se marcaron dos goals: Arenas. E n un comer, mal tirado por E m i uno, el del Deportivo Alavés, marcado por lín; el balón votó junto al poste mas cercaOlivares en un avance del Deportivo. F a no a dicho jugador, encargándose A l z a de lló D a v i d y el momento fué aprovechado enviarlo a. la red, en un momento de precipor el delantero centro alavés, para manpitación, ya que el peligro que trataba de dar la pelota a las mallas. E l otro goal fué alejar era bastante remoto, por hallarse hecho por Cholín, de la Real Sociedad. Emery bien colocado para salir con bien de Hubo un avance bueno de los locales, y la situación. Cholín, desde lejos lanzó un tiro soberbio M u y poco tiempo había transcurrido cuanque incrustó el balón en la red. do Urtizberea lanzó un schoot de cerca, que Comienza l a segunda mitad con domifácilmente lo hubiese detenido Zarraonandía, nio del Deportivo Alavés. L o s realistas espero se interpuso Bilbao, y de rebote obtetán jugando mal y se les observa un gran nía el Irún el empate. desconcierto. Melcon castiga injustamente Otro goal de los guipuzcoanos fué consea los locales, y en estos aumenta l a falta cuencia de un centro bombeado de Sagarzade tino. zu. N o tenía malicia la cosa; pero ZarraoE n uno de los avances de los alaveses
 // Cambio Nodo4-Sevilla