Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Alfredo Corrochano, o Id naturalidad en el toreo. ÉL TORO VA L L E V A D O EN LOS VUELOS DE LA MULETA A L A MANERA CLASICA E l pase natural, una de las bellezas clásicas del toreo, fué cayendo en desuso, como cayó la suerte de recibir. Cuando se ejecutaba, el mismo desuso le había torcido, le había. falseado tanto en la actitud del torero como en la visión del espectador. Y se admitieron como naturales unos pases dados con la izquierda, con pretensiones de naturalidad. Pero no era eso. E l pase retorcido, inquieto, afectado no puede ser pase natural nada más que en la intencióh, porque la condición esencialísima de este pase es la naturalidad. L a planta quieta en la arena, el cuerpo aplomado, que va desviándose de su aplomo acompañando al toro en su movimiento; la muleta bien centrada, el brazo a su caída natural y holgado; el ritmo de péndulo. Todo fácil, sencillo, natural. Con Joselito, que lo prodigaba mucho, el pase natural se incorporó al toreo moderno. Belmonte le dio naturalidad y temple. Rafael el Gallo, gracia y finura. Rafael ha sido el torero que ha toreado más fácilmente al natural. Y ahí quedó, porque a partir de ahí, el pase natural es cosa forzada, amanerada, sin naturalidad. Sólo algún pase suelto, algún torero que se decide a intentarlo una tarde, nada que influya eh el rumbo de la fiesta. E n algunos toreros jóvenes de hoy se marca la afición clásica al oase natural, cosa rara en verdad, habiéndose educado en el gusto ramplón y amanerado de los pies juntos. Entre todos, destaca su personalidad en el pase natural Alfredo Corrochano. Alfredo Corrochano es el torero que mejor da el pase natural. Y el oue torea más toros al natural. Su dominio de la muleta, lo más difícil del toreo; SU valor para esperar sin mover la planta de los pies y tirar del toro, su estilo clásico -es uno de los toreros más clásicos- hacen de él una figura destacada, de personalidad propia. Siti preocupaciones de imitación, su toreo es suyo, pues que se funda en los principios clá- sicos dé los grandes maestros del toreo. ¿Por estudio de las reses? ¿Por intuición? Vaya usted a saber qué influyó en la formación de este torero. Pero lo cierto es que es un torero muy moderno y muy clásico. Su pase natural tiene la gracia de Rafael y la naturalidad emocionante de Belmonte, y sin que imite a ninguno de los dos- -en el pase natural no cabe imitación, por ser natural- tiene de los dos el pase. Este comentario del pase más torero por su riesgo y su importancia nos lo sugieren esas fotografías que damos para los buenos aficionados, en la que está toreando al natural Alfredo Corrochaño, moderno y clásico a la vez, de quien puede escribirse: Alfredo Corrochaño o la naturalidad en el toreo. Son dos momentos de una faena. Se le ve en uno cargando la suerte, tirando del toro, que va enganchado por su codicia en los vuelos de la muleta, que tiene siempre a la misma distancia, porque el torero, con valor, con temple, con naturalidad, va toreando al ritmo del toro y se le pasa serenamente, sin un extraño, sin una contorsión, sin levantar un pie del suelo, donde se le ve afianzado de planta, no de puntillas, inconmovible. Y en el otro pase, más dominado el toro, más entregado a la maestría clásica del torero, se recrea en rozarse con él, en acentuar la. reunión, en un milagro de escultura. Y en los dos, fijarse en los pies. ¿Es posible mayor quietud, más valor sereno y tranquilo, más naturalidad y clasicismo en toda la figura, hasta en el abandono del brazo derecho con la espada tendida? No cabe más. E l que torea así es un clásico; por eso destaca su toreo en estos tiempos de amaneramiento. Por eso es el torero que espera la afición, que hoy es de u t i o y mañana de otro, porque está desorientada, porque no tiene torero. No se pueden hacer pronósticos en el toreo; pero sí se puede hablar de realidades, y la realidad es que Alfredo Corrochano es un torero clásico, y que su pase natural es la misma naturalidad. J. C A R M O N A ESTE PASE NATURAL ES UN MILAGRO D E ESCULTURA
 // Cambio Nodo4-Sevilla