Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Los que tenéis tendencia a los catarros frecuentes porque vuestro árbol bronqíiial es ¡débil. Los que sentís que vuestros bronquios silban, que vuestros pecho hierve. Losi que vivis atormentados, por esas terribles noches de insomnio, en que los espasmos de tos, desgarran vuestro pecho oprimido. Los que incorporados en l a cama, avanzáis angustiosos l a cabeza, sedientos de aire. Todos en fin los que padecéis cualquier, enfermedad del aparato respiratorio, por antigua que sea, tenéis un remedio salvador. Mi Pecteira! ISicIiele preciada conquista de l a ciencia moderna, de acción sedativa, antiséptica, expectorante y tónica que rápida y progresivamente, calmará vuestra tos, vaciara vuestros bronquios, destruirá los microbios fortificando vuestro pecho y os devolverá, con l a capacidad para el trabajo, la sana alegría de vivir. E l P ct Fai Kiclielet no es u n jarabe mas. E s una preparación científica y racional obtenida tras de pacientes investigaciones de laboratorio y que ha producido y a millares de curaciones como lo atestigua l a multitud de enfermos curados, cuyos testimonios tenemos a disposición de quien quiera comprobarlo v de las cuáles entresacamos las siguientes. Padecía una Sos inveterada. Pasé tres años de cautividad en Alemania y de Ui me traje una tos crónica que no mejoraba con mada. Durante dos años fui un fosedor inveterado itosiendo y expectorando día y noche. Llegue a creer que arrastraría mi enfermedad hasta la imuerle. Por suerte ensayé un dia el Pectoral Stiehelet y alli donde todos los tratamientos habían fracasado, respondió maravillosamente. Mientras viva lo recomendaré á todos los conocidos. V. AÜDERSELT La Feríé- sous- Jomare (France) A consecuencia ¿e un enfriamiento. Enfermé a consecuencia de un enfriamiento- En la primavera ultima, sudé al descargar en un dia húmedo dos carros de madera y después estuve entre corrientes de aire. A l dia siguiente tuve que guardar cama tenia una bronquitis grave. Una penosa tos me sacudía durante el dia y me impedía dormir por la noche. Al cabo de una docena de dias viendo que aquello continuaba recurrí al Pectoral Richelet y cuatro dias después estaba en pie y curado. j, puSTAT 3, Boúlevard Augusfe Blanqui, París Decían que yo estaba tuberculosoTosia desde mi juventud y mi tos cavernosa impresionaba a los que me rodeaban. Estaba delgado y de tan mal aspecto que en el país me llamaban el tuberculoso. Aconsejado por un vecino ensayé un dia el Pectoral Richelet y hoy puedo decir que soy una magnifica prueba de la, eficacia de este remedio. Mi salud se ha restablecido, no he vuelto a toser, me case y he tenido ua hermoso niño maravillosamente desarrollads. Madeleine LAMBERT, Peiit- lvry (France) Su tos, no se acababa nunca. Padecía desde hace 6 años una bronquitis que se agravaba de invierno en invierno. Por las mañanas ¡me ponía a toser por golpes a veces de media hora y íesto no se acababa nunca. Los ataques de tos no se ¡terminaban mas que con la expectoración de espesos (esputos. Mi tos era ronca y desgarradora. Llegué a o poder dormir por la noche y estaba muy débil. Ahora desde que tomo el Pectoral Richelet ¡estoy diez veces mejor que antes. Estamos a fines ¡de Enero y no he faltado a mi trabajo un solo dia- en este invierno. j CÍANFÉRANI Villejwf (France) Durante seis meses me ahogaba Padecía de asma y bronquitis de las cuales no podia desembarazarme. Estaba perpetuamente oprimido y el invierno sobre todo era terrible para mi. Durante seis meses del año me ahogaba. Necesitaba cinco minutos para subir a un peso. El frío y la humedad me hacían toser dia y noche. Desde que tomo el Pectoral Richelet soy otro hombre. No toso por decirlo asi y respiro mejor. No temo al invierno Señor Richelet Vd. me ha salvado, Emite DVRAND Boulevard VoUaire (France) Un simple constipado converifcfo en bronquitis A consecuencia de un constipado que descuidé, alquiri una bronquitis de mala Índole de la que siempre me quedó algún rastro, Tosía todos los ¡inviernos. El medico dijo a mi hija que mi mal! eia crónico y no podría curarme. Yo me hsbime ¡a mi mal que duraba ya cincos años cuando mí hija me hizo ensayar el maravilloso Pectoral; Richelet. A las dos semanas estaba ya muy ¡mejorado. Ahora ya no tengo aquellos accesos terribles de tos, duermo bien, mi estado general es ¡bueno y me considero curado. Somain BARÜLAS, Rué k k ¿Pariaj Muchísimos convencidos de mi Pectoral aqui en España me vienen escribiendo para agradecer los sorprendentes resultados de tal producto. Me abstengo de publicar sus nombres porque asi me lo recomiendan los propios interesados. De venta en todas las farmacia y droguerías- -Pida Vd. hoy mismo unfolletogratuito al Laboratoiio RICHELET, San Bartolomé 22- 24- -San Sebastian