Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. V I E R N E S 12 D E D I C I E M B R E D E 1930. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 18, 1 desvanecido completamente, sino que ha levantado el papel del presidente dimisionario, y ha quebrantado el propósito de los radicales socialistas, de socavar la mayoría, poniendo en entredicho a su caudillo. E l ex ministró de Justicia compareció ayer ante la comisión. Declaró que percibió, antes de ser ministro, como abogado consejero del Banco Oustric, 287.000 francos en un período que se extiende desde 1927 hasta, febrero de 1930. De esta cantidad rechazó 83.000 francos que le fueron consignados, y a en el desempeño de la cartera, el 26 de mayo de 1930. Protestó el declarante de que Le Populairc afirma que posteriormente cobrara otras sumas, entre ellas, una que figura en la contabilidad y la cual, según Peret pertenece a los servicios atrasados, y fué también renunciada por él. Reconoce que, siendo m i nistro dimisionario, firmó la introducción en el mercado francés de los valores italianos Viscosa, en 1926, sin darse cuenta de la i m portancia del asunto. A otra pregunta contestó que, a l cabo de cuatro años, no podía precisar bien sus diversas intervenciones en el asunto Oustric, porque su memoria fallaba. Interrogado claramente por Removel sobre si había informado de todo esto al presidente del Consejo, Sr. Tardieu, contestó: -E n mis informes al presidente hubo l a gunas de detalles sólo imputables a falta de memoria. E l hecho de que, siendo ministro dimisionario, firmaba aquella disposición, no se lo comuniqué. E l Sr. D i g n a c Espero de l a lealtad del Sr. Renauel que rectifique en su periódico la acusación que dirigió a Tardieu, y espero terminará l a campaña de injurias contra aquél. E l Sr. Renauel: S i no conocimos oportunamente toda la verdad de labios del presidente del Consejo, en, la Cámara, fué debido a que a este le engañó su ministro de Justicia. Sr. Daladíer: E l grupo radical- socialista no se ha referido en sus notas a l a moralidad del Sr. Tardieu, sino a su intransigencia política. Steeg formalizará en l a próxima semana un Gobierno de izquierda republicana, que excluirá a los socialistas (Boncour ha desmentido su designación para la cartera de Negocios Extranjeros) y a la Unión Republicana, portavoz del cartel, trata el ex residente de Marruecos de reproducir l a situación Chautemps, diluyendo a la mayoría, esto es, segregando algunos votos en los grupos de republicanos de izquierda y A c ción Democrática. Ambos sectores han acordado vigilar el intento ¡y desautorizar a los afiliados que acepten puestos en l a combinación que se urde. E l grupo de izquierda social tampoco se dejará convencer- -al menos la mayoría de sus miembros- -por la incompatibilidad entre sus representantes, F r a n k l i n Bouillon y Briand. Steeg no dispondría en l a Cámara sino del grupo de los radicales socialistas, ciento doce diputados, y el resto, hasta trescientos, lo tendría que reducir, no sólo recogiendo el grupo de socialistas franceses, catorce votos; republicanos socialistas, dieciséis votos; independientes de izquierda, veinte; de izquierda radical, cincuenta y uno, sino captando noventa de los restantes grupos del centro sobre un total de ciento treinta que éstos reúnen. L a empresa, como se ve, es aventurada. Se atribuye a Steeg, en el caso de que fracase, l a intención de aconsejar al presidente de la República que encargue al Sr. Briand. Tampoco se adjudican a éste, a priori, muchas probabilidades, y como una hipótesis más en curso podemos señalar el rumor de que si fracasara B r i a n d se volvería a llamar a L a v a l -D aranas. para surtir efecto en cuanto a terceras per sonas, con la debida intervención de éstas, según expresamente establece la regla p r i mera del artículo 2.111, y aun cuando no exista persona determinada, si puede afectar a interés público o personas ignoradas, E n el S u p r e m o establece la regla segunda la precisión de que intervenga y se cite al ministerio fiscal. Indemnización de daños y perjuicios De la misma manera han de nombrarse pei p o r abordaje ritos especiales, debiendo ser sometido su dictamen a las partes interesadas, para que Madrid 11, 6 tarde. E n el mes de seplo puedan impugnar con arreglo a lo que tiembre del año 1925, al salir del muelle de pescadería del puerto de Málaga el vapor disponen los artículos 2.133, 2.136 y 2.142, de dicho Cuerpo legal, ninguno de los cuaJuan Garrido, fué abordado por otro barco, les se cumple en el expediente de referendedicado como el anterior, a la pesca, decia, según el testimonio unido al pleito. nominado Alerta, que iba mandado por don Juan Calderón, y entraba, a la sazón, en N o son menos notorios- -continúa el seel citado puerto, produciendo el encuentro ñor Bergamín- -los errores e infracciones una vía de agua, a consecuencia del cual legales que en la condena de daños y perse hundió el primer buque, sufriendo el juicios se cometen- por el tribunal de insotro algunas averías de fácil reparación. tancia; pues, en efecto, el artículo 826 del Código de Comercio no establece otra resInstruido el expediente por la jurisdicponsabilidad para el naviero del buque aborción de M a r i n a se tramitó el sumario, terdador que la de indemnizar los daños y perminando por sentencia dictada en Consejo juicios ocurridos por el abordaje, previa tade Guerra ordinario, la que declaró responsación pericia! y aunque el articulo 833 desable de! hecho al patrón del vapor abordatermina la pérdida total del buque que sufre dor, al que se le impuso la responsabilidad él choque, si en el acto se va a pique, esa civil subsidiaria con la obligación de i n presunción, como todas las que no son juris demnizar ai dueño del buque abordado en et de jure, admite prueba en contrario; y la cantidad de 50.000 pesetas. como existe el hecho resultante de documenDon Francisco Garrido, propietario de la to auténtico, que evidencia que tal pérdida embarcación perjudicada, interpuso demancompleta del buque no se realizó, es visto da contra D José Ramón Curbera, dueño que ese barco, una vez extraído, pudo ser del Alerta, en reclamación del valor del bureconocido y apreciado por técnicos en su que y sus pertenencias. valor real, y en el coste que había de proCon el escrito acompañó, entre otros doducir el rehabilitarlo para la navegación y cumentos, un testimonio, en el que se hacía pesca. constar que el patrón del Juan Garrido presentó ai Juzgado dentro de las 24 horas de L a omisión de estos hechos determina, á ocurrido el accidenté la protesta de averías. juicio del letrado recurrente, que no esté Se opuso el demandado, alegando que no fijado legalmente el daño y perjuicio indemera exacta la forma ei: que se narraba el nizable y demuestra también el error con que abordaje: que el vapor hundido fué abandose invoca el artículo 837, que es límite de nado por el demandante, y que. aun cuando ia responsabilidad, pero que no puede ser el contestante creía que no alcanzaba resaplicado globahnente para todos los casos ponsabilidad por el hecho, 110 sería en niny para (odas las indemnizaciones que tengún caso la surtía reclamada l a que tendría gan diversa base, y concepto. que satisfacer, sino solamente, la gastada en E l patrono de la parte recurrida, D. M a las operaciones de poner a flote ei: pesquenuel Antoiín, en un informe muy interesanro, conducirlo pava hacerlo varar en la plate, impugna los motivos del recurso, aleganya y la invertida en siv reparación. do que no cabe basar l a casación en infracción de leyes adjetivas, por lo que carece E l Juzgado absolvió al demandado y l a de pertinencia la supuesta infracción de los Audiencia revocó la sentencia del inferior artículos 2.111 y 2.132 a! 2,136, de la ley condenando c nsú virtud al Sr. C u r b e r a a l de Enjuiciamiento civil. Rechaza la interabono de 50.000 pesetas en concepto de i n pretación errónea cié! artículo 825 del Códidemnización por la pérdida total de la nave, go de Comercio, porque según lo que en el con la limitación a que se refiere el artículo mismo se dispone basta para ejercitar. la ac 837 del Código de Comercio. ción de indemnización por abordaje, hacer Recurrida la sentencia, en casación, i n la protesta sin necesidad de tramitar expeformó admirablemente ante la sección p r i diente ni dar intervención a persona alguna. mera de lo civil, del Supremo, el letrado Así resulta del contenido del artículo 953 al Sr. Bergamín, en defensa de la parte deexigir la protesta en la forma de los números mandada. 8 y 15 del artículo 612, en los que solamente Considera el letrado que la Sala sentense precisa la declaración de protesta. Sostieciadora ha infringido por interpretación ne la tesis de que! os artículos 2.132 al 2.146 errónea el artículo S 35 del Código de Code la ley vituaria, son ampliables a la liquimercio, relacionado con el desenvolvimiento dación de averías, puesto que se refieren al que en la L e y adjetiva, pero con carácter artículo 624 del Código, pero no a los aborsustantivo, aunque procesal, establece el ardajes que comprende el 833. Hace referencia tículo 2 n i de la L e y de Enjuiciamiento a j a sentencia pronunciada por la jurisdicC i v i l en relación con los artículos 2.131 al ción de M a r i n a en ia que consta la declara 2.146 de la misma; por cuanto la protesta ción de que el barco se fué a pique; y si bien y liquidación de averia ha de practicarse es cierto- -agrega- -que lo extrajo la Junta de Obras con arreglo al artículo 33 de la ley de puertos, este hecho no puede significar que la nave no se perdiera para su propieE l l e c t o r de A B C sevillano tario, pues el artículo tantas veces citado 833, así lo determina claramente. L a sentenencontrará en él las más c o m p l e cia recurrida apreciando la prueba practicatas i n f o r m a c i o n e s n a c i o n a l e s y da en el juicio acepta el importe del buque en la cantidad reclamada que coincide con extranjeras v e i n t i c u a t r o h o r a s a n la tasada en la jurisdicción de Marina y no citándose de adverso ley infringida sobre el tes q u e en l o s p e r i ó d i c o s que valor de la prueba n i documento auténtico que evidencie el error de la Sala setenciadollegan de M a d r i d ra, es clara la improcedencia, del recurso deducido por todo lo que solicita la confirmación del fallo combatido. -Fabián de Diego. LOS TRIBUNALES 1 UST 1 CJA DE t
 // Cambio Nodo4-Sevilla