Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
J O Y A S DE ARTE EL BAPTISTERIO DE FLORENCIA lacio Strozzi, al que pudiera camise puede a p l i c a r l a nar a la velocifrase con que el inoldad del pensavidable maestro L a m miento, si la imaginapérez calificó a la C a ción fuera motor susa de las Conchas de ficiente para desplaSalamanca. E s el tipo zar el cuerpo, muchos mejor concebido y medías de los que perj o r realizado de armanecí en Italia huquitectura civil florenbiese vivido lo que yo tina, y G i u l i a n o d a llamo u n día comGargallo y Simón del pleto Pollaiuolo s u p i e r o n Pasaría la mañana crear en la ciudad de en Florencia, la tar, los palacios el que sóde en Turín y la nolo cede- -a m i g u s t o- -che en Venecia. M a ante el Farnese de R o ñana luminosa en l a ma brazos dé hierro ciudad, que atenúa su batido y l i n t e r n a s gesto de a u s t e r i d a d exornan la pétrea famedieval con la eleganchada. H i e r r o y piete y discreta sonrisa dras con sutilidad florenacentista; mañana rentina. clara, transparente, en la que la luz no ilumiSigo la vía Strozna, parece que acarizi, cruzo la plaza V i t cia y aureola, como si torio E m m a n u e l e y el sol, pintando con i n por la vía C a l z a i o l i genuidad de p r i m i t i entro en la piazza S. vo, nimbase de oro los Giovanni, en la que se perfiles de Florencia, alza el original y sim 3 a hidalga ingeniosa. pático Baptisterio, colocado bajo la advoTarde a p a c i b l e y cación de S a n J u a n burguesa de española Bautista. capital de provincia. Rincones amables y E l revestimiento de museos s i m p át icos; mármol verde y blanprolongados soportaco de Prato, la planta l e s q u e equitativaoctogonal, la obra en mente, a unos les i n la que pilastras, covade el comercio y a lumnas y arcada resotros los pasean escaponden al gusto clásisos viandantes. L a anco romano- -si bien la tigua capital de P i a disposición d e f i n i t i v a monte parece v i v i r en del edificio se s i t ú a el siglo x i x un tanto prudentemente e n t r e amanerado, con pleno los siglos x i- x n- su respeto a todas las elegancia, que subsisInstituciones (así, con te, aun borrada la g r a SEÑOREA E N L A P L A Z A D E L D U O M O E L B A P T I S T E R I O C O L O C A D O B A J O L A A D V O C A C I Ó N mayúscula) amplio y dería que antiguamenD E SAN JUAN BAUTISTA tolerante para el P r o te lo elevaba dándole greso (t a m b i é n c o n esbeltez, en fin, todo mayúscula) y exquisitamente educado. D i s el armónico conjunto del edificio detiene e aventura en la interrogación de la noche en creta luz de atardecer norteño envuelve a invita a ser contemplado. Cromía en el exVenecia audaz y misteriosa... Turín, culto y caballero. terior, que detona de aquella que la retina española tiene por costumbre percibir frenU n a sombra que anda o se desliza, otra, te a nuestras austeras construcciones reli o t r a tenue neblina y espesa obscuridad ¿P o r dónde se empieza una mañana en giosas traza no vulgar y estilo conocido, taque, paradójica mente, se ve más obscura con ia ciudad de Florencia? Recurrí a toda m i les son sus mayores encantos. Originalidad la luz menguada del menguado intento de lógica y me d i j e pues comenzaré por donsin extravagancia y novedad en lo f a m i l i a r alumbrado. Canal estrecho, quieta el agua de dan principio los florentinos; es decir, quizá sea una fórmula conservadora de arte. y olor a laguna. Se abrió un postigo en por ver l a calle en que vienen al mundo y la mole del edificio que a otro canal tiene por el lugar en que se bautizan; así es que Tres puertas maravillosas abren en el rela principal fachada; una sombra anda o yo me consideraré nacido en la vía P o r t a cinto. L a más antigua, o del Sur, frente a se desliza y se hunde en otra puerta o en Rossa, y a que aquí me dejó el auto de l a la loggia de Bigallo, está formada por dos una de las embarcaciones que se mueven estación; veamos lo que pasa por estos conmagníficas planchas de bronce, fundido en sin aparentar moverse. De pronto, un chotornos y... a bautizarme, es decir al BaptisteVenecia por A r v a n z o y cincelado por A n que con algo; es una persona, y mutuamenrio, donde los naturales de l a ciudad del drés de Pontedera o Pisano, ayudado de te, con corrección, que a, duras penas atenúa l i r i o rojo ingresan en el seno- de l a Iglesia P i e r o l acopo y L i p p o D i n i siendo colocada el desgano, nos ofrecemos breves excusas, y Católica. la obra hacia 1330. E n veinte bajorrelieves al separarnos pienso: ¿un mercader? ¿un se representan escenas y episodios de la vida Salgo dé casa y enfilo la bocacalle con l a esbirro? ¿el D u x? o es otro que se de San Juan Bautista, Patrono de la ciudad que enfronta: a los pocos pasos me detiene empeña en encontrar l a interrogación de la y titular del templo, y en los restantes en la maravillosa construcción del señoril pai S
 // Cambio Nodo4-Sevilla