Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
FÚTBOL Comentarios al partido AthléticSevilla Madrid. Para disculpar el fracaso del ataque sevillano, del que tan buen juego había motivos para esperar, es menester acudir al argumento de l a falta de compenetración con, los compañeros. Padrón jugaba por vez primera y Vantolrá era el segundo partido. Pero enfrente tenían una línea defensiva íloja (no nos deslumhremos porque el- domingo, -sin acosarles nunca, pudieron rechazarlo todo) y ellos no crearon una situación de conjunto peligrosa, ni valientemente se acercaron para ganar la partida en gesto personalísimo. Y es que no podían hacerlo porque Padrón, el ex mago, estaba pesadísimo y a Vantolrá- le sucede otro tanto. Pero a éste, además, le salió un medio rArteaga- -que no le dejó hacer más que dos jugadas -contadas- -en toda la sesión: un centro cuando se hallaba solo y un shot fuerte en el segundo tiempo. Con los- internacionales el Sevilla podrá tener un buen ataque (porque es indiscutible la clase de. Padrón, que alumbró en dos o tres destellos perdidos, a lo largo del match) si se les puede imponer esa disciplina de la que prescindieron en el Español. Porque ni con nombres consagrados, ni con la. fama de otros tiempos, se ganan partidos y campeonatos. Hace falta juego, entusiasmo y juventud; condiciones de que no han dado muestras los traspasados, pero que si quieren pueden sacar del viejo arx cén milagroso en donde guardan las maravillosas prendas. L a famosa línea delantera de los artilleros está dando mucho que pensar a los que creían en ella. Fuera de la corte, mirando a los resultados, no parece que disparen mucho; en Vallecas, frente a una línea de medios desorientada y una defensa viva y movible, pero de despeje c rto, tampoco frecuentaron los cañonazos. Los mejores shots vinieron del extremo derecha, Marín, aquel de quién menos motivos había para esperarlos; y, naturalmente, cuando, por ausencia de Ordóñez, tuvo que bajar a los medios, el esperado bombardeo fué algo menos que un fuego de artificio. Todavía sigue siendo Guillermo Eizáguirre el más sólido puntal del Sevilla. Jugador de una sobriedad de procedimientos que contrasta con las fiorituras de tantos otros, su norma para defender la meta es buscar la pelota, Mocarla, sea como fuere, corriendo todos los riesgos que sean indispensables y rechazar con la segundad y apresuramiento que son sus características. Excelente guardameta que el domingo confirmó su gran clase, y que si delante tuviera diez compañeros de su esforzado temple darían a Andalucía muchas jornadas triunfales. w, r trecha medida no habrá partido que él juzgue que no concluya en escándalo o cataclismo. A modo de justificación para los jugadores todos, consignemos que- en Vallecas no hay una pista de fútbol. Tan descuidada está, de tal modo se olvidaron los dueños del terreno de juego, que a la hora presente hay. altozanos, valles, lagos (en cuanto caen dos gotas) collados con montones de hierba próspera y eriales pelados, con quebraduras tremendas. No es rectángulo para fútbol; es un campo abandonado y mustio, rodeado de. gradas y tribunas. ¿Es que acaso los federativos no tienen intervención directa en casos tan concretos como éste? J. D. Ayamonte, F C seis; Roque Barcia, F C cero Ayamonte. Se celebró en ésta un interesante encuentro entre estos dos equipos, que representan el valor futbolístico de Ayamonte e Isla Cristina y para el cual existía gran entusiasmo, por la rivalidad que en todo tiempo ha existido entre las huestes deportivas de ambos pueblos. E l hermoso campo de deportes Cardenio se vio completamente abarrotado y ofrecía un agradabilísimo aspecto, animado con la nota simpática de la asistencia de muchísimas señoritas de la localidad. A las tres y media de la tarde se alinearon los equipos, a las órdenes de Aguileta. Durante diez minutos se sucede un peloteo insulso y nadie se entiende. Poco después los ayamontinos van coordinando me- jor los avances y, en uno de éstos, un zaguero trata de interceptar un buen centro ¡de Breval y se marca con este castigo dentro del área fatal el primer tanto de la tarde. A pesar de que la línea media ayamontina no apoya certeramente a la de ataque, ésta consigue realizar buenos avances, y en uno de, éstos logra Cabem el segundo tanto para su equipo. Mientras se marca este segundo goal, se promueve un terrible escándalo porque dos jugdores se pegan, teniendo que intervenir la Guardia civil para apaciguar los ánimos. E l arbitro expulsa al jugador isleño, considerándole culpable, y continúa el juego con más dominio del Ayamonte, que en una excelente combinación de su delantera consigue marcar el tercer, tanto. Y van veinticinco minutos. E l equipo de Isla Cristina no. consigue entenderse, a pesar de figurar en él. dos elementos del Sevilla, en los que tenían grandes esperanzas. E l cuarto goal a favor del Ayamonte proviene de un golpe franco, tirado por Cabem, con que el arbitro castigó una mano intencionada de Gildós. E 4 quinto lo marca Breval. Algunos apasionados se arrojan al campo para protestar porque consideran que hubo off- side. Termina la primera parte. Se da principio al segundo tiempo, arbitrando ahora Aurelio Martín, que consigue hacerlo a satisfacción de todos. En esta segunda parte los dos equipos se entienden mejor, pero el dominio continúa siendo del Ayamonte, que consigue marcar el sexto tanto, por obra de Currito. A continuación se suceden diversos ataques a la portería del Roque Barcia, luciéndose el portero en diversas paradas, que son aplaudidas por el público. Este aplaudió las decisiones del arbitre, que lo hizo a satisfacción de todos. Por el Roque Barcia sobresalieron Caballero, Gildós y Claudio, y por el Ayamonte todos hicieron un gran partido, jel raeJOT; de la temporada. Tocar el pito no es arbitrar. Como silbar constantemente cuando dos jugadores se tropiezan no es ser modelo de referee. Para Hernández Areces- -ya lo dijimos otro día- -la nimiedad es el cnedo reglamentario. E interpretado el Código con tan es- PARTIDO ATHLETIC- SEVILLA VÁNTOLRA F U É V Í C T I M A D E L A TENACIDAD INDESCRIPTIBLE DE AKTEAGA, QUE NO DEJO CASERO, H I J O) DE FRENARLE NI U N MOMENTO (DIBUJO D E ANTONIO