Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S i DE ENERO D E 1931 EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 15 Y a hacía mucho que se había desmoronado la dignidad de l a cultura unánime. Afanosos albañiles intentan erguir en Italia, en Francia, por doquier, una- dignidad nueva. Con feliz anacronismo la intuición de u n Con barro laico amasan ladrillos, y elevan escenógrafo o acaso el vigilante consejo de capillas al culto profano de la discordia y experta asesoría literaria acertó a situar en la parcialidad. Pero esas iglesias quedan el, último plano de la decoración de El gran truncas, porque nadie las sostiene, desde el teatro del mundo, en lo que su autor llamaba azul sin techo. España asiste de lejos a este La apariencia, una gótica vidriera, un faúsconstruir tantálico sin término, y, como en tico cristal como aquel de la leyenda mediola tradición de Salzburgo, espera a que los évica, hecho dé agua casta y bochorno de diablos yergan piedra sobre piedra, para un nubes de fuego de transmundo y congelado día, de súbito, poner el último granito y silencio que cuatro arcángeles azules de cueplantar la cruz medioeval en lo alto, consallo llevaron a l a Catedral de Colonia sobre grando así al Señor lo que no iba destinado hombros de miel y rosa. Ornamentación de a El. atributos geográficos en los planos primeros Con barro renacentista amasa Calderón su de l a escena del Español y atrás en un m i arte tridentino. De la riqueza naturalista, de tin de sombras la vidriera catedralicia. D e la variedad humana y pintoresca de la realante el globo terráqueo y las pasarelas, la lidad nueva, no perdona materia alguna para decoración de una época que descubre la su teatro. Pero ese naturalismo sólo existe en redondez planetaria e inventa puentes que función de lo sobrenatural. E l gran teatro del se lanzan en salto jubiloso sobre mares i n mundo renaciente es en Calderón teatro del cógnitos; al fondo la cristalería gótica, letransmundo. Vengan a los primeros planos jana e intemporal. A la luz de las candilede la escena el color y el bullicio de la najas y a la luz del siglo, el renacimiento avanturaleza aparecida. Venga Pan con su flauta. zando con paso ágil y el candelabro en alto Que en el fondo de la tramoya aún queda como el mercurio de Juan el. Bolones. Pero una ventana para que se refleje el cielo de l a a distancia en un m á s allá remoto. edad perdida y en los siete agujeros de la L a Edad Media persiste, moviéndolo todo ocarina ha de soplar para que bailen las estresin moverse ella, motor inmóvil como el lias una música celestial en la fiesta de Cordios de Aristóteles y l a escolasrica unidad pus Christi. impasible tras la variedad naturalista é x tasis tras el albedrío y la historia. N o se H e aquí un concepto de la dogmática: C a sabe todo lo que puede haber en una esceda vez que comulguéis anunciaréis la muernografía. E n La apariencia de este auto sate del Señor. Son palabras de Pablo de T a r cramental que el concurso de una decidida so, el más ardiente verbo que oyó nunca l a vocación y una dirección inteligente acaban Cristiandad. Calderón va a convertir este de exaltar a las m á s nobles tablas madrileñas, verbo en carne, encarnándolo en sus autos está incluida toda l a esencia calderoniana. sacramentales con genio no igualado ni antes Porque el teatro de Calderón es eso: una ni después. Por la vida andan y desandan imaginería renacentista sobre un fondo g ó multitud de individuos. Son éste, aquél, el de tico, una presencia nueva sobre latente memás allá, seres aislados que el humanismo dioevalidad. Los puros conceptos escolástirenaciente- -shakesperiano y lopesco- -enconcos incorporados en la carne tierna del muntró. Calderón agrupa en torno a un concepdo joven por obra: de un poeta fiel a los to teológico a esos seres dispersos, y así, unidogmas perennes y plástico para las mudos en Dios, las islas de humanidad forman danzas del tiempo. Imprevistos pinceles pinun archipiélago de símbolos. Cada individuo tan, con colores recién nacidos, los paisajes deja de ser una singularidad para ser una borrosos. significación, una compañía. Los hombres no son románticas congelaciones de soledad, sino Enredadoras de gorjeos inauditos brotan alusiones, metáforas, alegorías que concurren en las frondas del aire adolescente. Caldea la alegoría suprema, a la metáfora última rón tiene ojos y sabe ver. Tiene oídos y de l a Eucaristía, convidados a la cena en sabe oír. Pero sabe también que los sentidonde el pan es carne de divinidad y el vino dos no son fines, que son medios. Sabe que sangre de redención y tragedia. Todas las la sensibilidad no es reina, sino ancilla serbambalinas de Calderón están colgadas de vidora. P o r el mundo nuevo, por la flora de una alegoría superior, como las casas del l a primavera, va su sensibilidad cazando mecielo por el humo. Y así, no por accidente, táforas. Mas, cuando las imágenes colman las redes, él coge todo el botín con las ma- sino por necesidad esencial, su arte tiene que ser un arte alegórico, un cosmos de maneras nos y lo lleva en homenaje, en culto, a los figurativas y conceptos predicables en el medogmas de l a Teología sin fecha. En. homejor estilo de la liturgia barroca. naje, en culto, en sacrificio, en ritualidad, en liturgia. O, para decirlo de una vez, en reE l teatro de Calderón alcanza su mediopresentación, en teatro. día en los autos que son una simbología continua y una vasta metáfora sin fin. Para su dogmática nada es fin en sí, antes bien toE n último término, todo gran teatro es do es fin en Dios, medio de salvación, i n esencialmente religiosidad y liturgia. Los esvitación al viaje infinito, camino para la tilos escénicos son secuaces de los eclesiáseternidad y el éxtasis. Todo alegoría, todo ticos, y el gesto del actor es siempre eco espejo para verle a Dios la cara. del gesto sacerdotal. P o r eso, en l a Edad Media, se refugia la farsa en l a Iglesia y L a alegoría no es m á s que un espejo cuelga sus bambalinas al temblor de los c i que traslada, rios del altar. Allí la moralidad repite el y toda su belleza consiste en que salga parecida tanto la copia a l a sermón del pulpito, y el misterio ilustra con tabla, su letanía de preces, en coral epifánico de que el que está mirando a una palabras y mímicas, l a estricta representapiense que está viendo a entrambas. ción del ministro, la plegaria del clérigo y el susurro del apuntador en el oficio sacro. E n las escenas hemos de ver el mundo, pero en el mundo hemos de ver un gran Moralidades y misterios debieron repreteatro en donde se representa siempre el sentarse en nuestras Catedrales durante la drama de la Redención. Edad Media. Pero apenas si conservamos de ellas rastros. Quiso el destino que en esto, Sólo que este drama el día en que se recomo en casi todo, E s p a ñ a alzalse su cultura presentó de verdad en el Gólgota no necemedioeval, cuando ya en la Edad Media no sitó escenarios barrocos, ni profusión de era en toda Europa ni nostalgia siquiera. Las símbolos. mejores moralidades de nuestro teatro meBastó una escenografía elemental; una dioevalizante las ha de escribir Calderón en cruz sobre un monte y un cuerpo desnudo el seiscientos. en la cruz. -Eugenio Montes. E N T O R N O A EL G R A N TEATRO DEL MUNDO S O B R E M E S A Y ALIVIO DE COMEDIANTES Un chiste. -Muñoz Seca, retrasado este año en su habitual cuanto múltiple provisión a los teatros de su género, está ensayando en la Comedia el éxito que ha de superar al de La perulera. N o queremos adelantar referencias precisas del divertido argumento, pero podemos dar un botón de muestra en punto al chiste peculiar del j o cundísimo autor: Se habla de dos amigos muy aficionados al campo. Tanto gustan del apacible retiro lejos de la ciudad, que tienen varias casas rústicas, una quinta allí, otra quinta allá, otra quinta m á s allá, hasta en el quinto pino. Pero el lector, sin duda, ya ha adivinado cómo les llama la gente, ¿n o? ¡L o s Quinteros! Claro. De muy buena familia. -Gran expectación ha despertado la lectura pública por el propio Beñavente mañana noche en el A l kázar, de su última comedia, De muy buena familia. Sabido es que su autor ilustre l a escribió para Lara, y que juzgándola i n adecuada para aquella escena familiar ha prometido a D Eduardo Yáñez otra menos arriesgada. Decíase en los corrillos y meutideros que Beñavente destinaba a otro teatro su última producción, ú n i camente escénica. Pero cuando el director- empresario Gómez Hidalgo acudió solícito pretendiendo el estreno, -D. -Jacinto le dijo que ya tenía concedido esa primicia a Margarita X i r g u que con gran empeño se había adelantado a toda, otra solicitud. Ahora bien: Sabido es que Beñavente, irreductible en su actitud para con el Ayuntamiento, desde que fué empresario del Español, tiene prohibido su repertorio en él teatro municipal. Es, pues, seguro, que Margarita X i r g u al terminar en febrero su brillantísima temporada actual, se traslade a otro teatro para estrenar De muy buena familia. Tampoco es muy aventurado suponer que si el Municipio no ha encontrado manera posible de desagraviar a Beñavente- -ni aun siendo el alcalde presidente honorario del homenaje nacional que la Confederación de Maestros ha organizado- -el Estado, propietario del teatro de la Princesa, podrá quizás subsanar de momento el absurdo de que las obras de nuestro primer dramaturgo no se den en nuestra primera escena. Y claro está que a Beñavente y Margarita X i r gu juntos no ha de faltarles, en todo caso, teatros en M a d r i d Dará un estreno tan señalado e interesante. Una advertencia. Personas que han oído la lectura de De muy buena familia insisten en que es una obra absolutamente moral. Nuestro teatro en el extranjero. E l eminente compositor Guillermo Cases ha salido para Roma con la Compañía de Gloria Maravillas, para dar recitales de piano. Esta Compañía estrenará su revista Viaje por España, que presenta una serie de cuadros de costumbres y aires regionales españoles. L a tournée se extenderá a Bélgica, Suiza, Francia y Alemania. Guillermo Cases h a r á un paréntesis en su excursión para venir a M a d r i d a preparar el estreno, de la Maragata, con el joven maestro Eduardo M Torner. El beneficio de Carmen Días. E l debut cercano de l a Compañía de Lola M e m b r i ves obliga a Carmen Díaz a salir de M a d r i d en cumplimiento de los contratos firmados con empresas de provincias. L a ilustre actriz celebrará el sábado su función de beneficio con La de los claveles dobles, eí saínete de Luis de Vargas que todos los
 // Cambio Nodo4-Sevilla