Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 10 D E E N E R O D E 1931 EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 29 lagar las hablillas de l a calle, y hasla; algún concepto de poco gusto puesto en boca de las señoritas cesantes, son pequeños flunares dentro del estimable acierto que Cosas de Sevilla implica. E l auditorio del Duque asistió con complacencia a l a representación, cortada frecuentemente por largas salvas de aplausos Informaciones y noticias teatrales. En Sevilla: Opera rusa. G Boris Go- que, al final, afirmaron el buen suceso a l canzado, haciendo salir a l proscenio, repedunoff Cosas de Sevilla En Madrid: Realidad El teatro en tidamente, al Sr. Moreno. Los maestros Mezquida y Mayoral han dedicado a líricas una partiprovincias. Carteleras sevillana y madrileña. Informaciones musicales. tura fácil, las situaciones agradable, varios juguetona y de cuyos n ú m e r o s fueron repetidos. Las señoras Suárez, Wieden y Martínez, niales y descubrimientos harmónicos! Son v los señores Morillo, Nevares, Arias y Cartantas las páginas que h a b r í a necesidad de doso, fueron figuras principales en l a intercomentar, que nos h a r í a m o s interminables: pretación, realzada por la belleza de las selos admirables coros, la escena de l a coroñoritas del conjunto. n a c i ó n t o d a ella, las canciones en l a c á m a Muy afortunada l a intervención del col a princesa Xenia, narración del En Sevilla ra de Pirveno, el final de llaa obra, son otras nocido cantaor el L i m p i o monje tantas páginas inmortales que hacen de Teatro de la Exposición Teatro Cervantes. Compañía de ópera Boris Godunoff una de las obras maestras del arte musical contemporáneo. P a r a esta tarde, sábado, se anuncia en rusa. Boris Godunoff este elegante teatro, y en vermouth arisE l Boris Godunoff que anoche se reDemos gracias a Dios por habernos contocrático benéfico, l a representación de la, presentó está arreglado, y si se nos per cedido la dicha de ver representada en novela cómico lírico dramática, de Miguel mite l a frase, adecentado, por R i m s k y- K o r Sevilla la obra de Modesto Moussorgsky: sin Ramos Carrión, música del maestro F e r n á n saków; versión que hasta hoy ha sido la ahondar en consideraciones sobre deficienúnica conocida de los públicos, y que si en dez Caballero, L o s sobrinos del capitán cias inevitables, t r a t á n d o s e de obra de tal muchos momentos, entre ellos l a escena de Grant importancia, y no contar con orquesta adela coi onación, ha sido un completo acierto, Esta obra, que será presentada con gran cuada, base principal para la perfecta i n creemos no debía haberse variado en lo m á s lujo, d a r á comienzo a las seis en punto de mínimo el original, por aquello de que l a terpretación, consideraremos l a fecha de la tarde. obra del genio es intangible, a pesar de que ayer como gloriosa para la historia musicontenga defectos, pues los grandes aciercal de Sevilla. E n Madrid tos lo redimen todo. E l Gobierno de los Hemos conocido en nuestra ya larga casoviets, con muy buen acuerdo, ha publirrera: el imperio de las obras de Verdi, l a En Fontalba: Realidad cado por su cuenta Boris Godunoff en h e g e m o n í a del verismo puccinista, el reinaE l poeta Ángel Lázaro recordaba, en una su versión original; en ella p o d r á n notar do del wagnerismo y la ascensión del i m oportunísima información, el estreno en l a los aficionados las novedades introducidas presionismo francés, a punto ya de ser desComedia, el 15 de mayo de 1892, de este por Rimsky, con l a mejor intención sin dutronado por otras tendencias m á s avanzadrama admirable de Galdós, representado da, pero no por ello menos deplorables. das; solamente una obra, Boris Godunoff en Fontalba por l a c o m p a ñ í a de L o l a M e m ha quedado a l margen del tiempo y de l a brives. Los primeros i n t é r p r e t e s fueron, haL a representación que mereció B o r i s moda; a l contrario de lo que sucede norce casi cuarenta años, María Guerrero, Cepor parte de los artistas todos que forman malmente, el tiempo no ha hecho m á s que pillo, Thüillier, Mario, García Ortega... E l la compañía rusa fué de una perfección confirmar su valor y darle un carácter depúblico aclamó a l autor, no tanto por serlo absoluta. Romit Sevelief f encarnó l a figufinitivo: sus cualidades y defectos están i n ra del protagonista dándole vida real, a l de este drama cuanto por sus novelas. L a tactos, y los unos y los otros ayudan a la obra gustó poco, y si hubo críticos, como extremo de causar el escalofrío de l a m á s gloria del autor. Boris Godunoff es l a Yalera y Menéndez Pelayo, que no vacilaprofunda emoción en la gran escena del secreación de un músico primitivo, ignorante, ron en manifestar, con pasión, su entusiasgundo acto: no cabe m á s arte que el demossalvaje, poseído de una pasión única; l a mo, la mayoría de los profesionales hatrado por Sevelieff. L a escena de l a hosteblaron con desvío en los periódicos. C l a pasión de l a realidad, l a voluntad de traría fué un dechado de gracia, en la que rín que fué el único escritor de entonces Levitzky y Kalnine fueron objeto de una ducir no sólo el sentimiento, sino llegar a que llamó l a atención del público hacia las cerrada ovación. Todos los d e m á s artistas la verdad la m á s directa e inmediata por dos novelas- Incógnita y Realidad -de y los coros, a l a altura de su merecida y medio de la. imitación, musical. Musorgsky donde arrancaba l a obra de teatro, vino exbien ganada fama; ajuste, precisión, sonoricompone sin ceñirse a las leyes ordinarias presamente a l estreno desde Oviedo, y pudad y matices perfectos. E l maestro Slade l a música, que no existe según él por blicó una crítica justa, razonada y elogiosa. viajnsky d Agreneff, a pesar de luchar con sí misma, sino como medio de expresión: una orquesta novel, sacó un gran partido le tiene sin cuidado l a opinión del público, Galdós redimía de su vulgaridad a l teatro de l a misma, y su labor mereció los aplaudice lo que ha. de decir creándose un lende entonces con un drama espiritual, ético, sos del numeroso. auditorio. guaje propio para expresar su pensamiende conciencia, en pugna con l a tendencia to y s u emoción: nada de afectación en su Preciso es que Boris Godunoff sea renaturalista. Hoy t a m b i é n l a ingente sombra música, ni de desarrollos ñi de pompas orapetida, ya que una sola audición no es sugaldosiana viene a cubrir y anular l a protorias: algo abrupto, brusco, penetrante, ficiente para hacerse cargo de las innumeraducción corriente de nuestros escenarios y que, va directamente al sitio buscado tocanbles bellezas de la m i s m a de los escenarios extranjeros. R e a l i d a d do a lo m á s vivó de l a naturaleza y dé l a es el drama m á s moderno que se ha visto realidad. en Madrid en los últimos años. Moderno Cosas de Sevilla Nada puede el tiempo ni l a moda conde traza, de desarrollo, de. contenido. tra esta clase de obras esculpidas en gra E n su época, a l estudiar l a novela, editada L a nueva revista de D. Pedjro Moreno nito d u r í s i m o resisten todos los embates, en 1890, C l a r í n discernía sagazmente los García, el aplaudido autor sevillano, ha a l desafiando a todo elemento destructor. canzado gran éxito. Pese a los escollos que valores eternos y exclusivos del drama ínti: Mousssorgsky, que fué un b á r b a r o con genio, suponían l a escasa novedad del. tema, y l a mo que Galdós planteaba y resolvía con prolijidad con que, dentro de aquel género y éste en completo desorden, no comprendió u ñ a originalidad sin ejemplo en l a historia escénico habían sido analizados y comenta- de la novela. H o y p u d i é r a m o s decir que esa, que el orden es una necesidad del espíritu y dos los aspectos de Sevilla moderna, el seun principio fundamental, en música como originalidad galdosiana ha tenido y tiene ñor Moreno García ha salido airoso de su. una buena copia de imitadores en el teatro en todas las artes, pues privarla de él es designio poniendo en tensión, para consuquitarle la intelectualidad y dejarla converumversalmente reputado de vanguardia. P u marlo con fortuna, la fecundidad colorista y tida en mera sensación; así vemos que el diéramos decir que Galdós ha sido un prepopular de su ingenio y sü conocimiento de cuadro de l a rebelión del pueblo, admirable cursor, y que ha influido, en un punto forlas cosas del teatro y de l a sensibilidad pepor la energía y el color, está formado de mal, de estilo, de técnica y aparato escéculiar del público a que l a obra iba destipequeños trozos que exprimen el furor, l a nicos, en un escritor tan moderno como nada. alegría o el entusiasmo popular, trozos uniEugenio O Neill, y, con mayor precisión dos caprichosamente y sin obedecer a nintodavía, en su drama Etrange Interlude Cosas de Sevilla es una producción l i guna ley. Pero l a originalidad que C l a r í n percibió gera, divertida y muy alegre; de un abierto optimismo a l que da tregua en ocasioera todavía m á s honda. R e a l i d a d naPor la m o n o m a n í a de l a exactitud e i m i nes premeditamente restringidas un matiz ció ya como drama, sin dejar de ser notación del lenguaje, resulta que muchas vesentimental, muy entonado, que generalvela. D r a m a en cinco jornadas. Galdós ces el canto no es tal, sino una mera línea mente vulneró l a emoción de la concurrenprescindía de las descripciones y dejaba a de declamación notada, sostenida por algucia, que aplaudió con sostenido entusiasmo sus personajes en libertad de dialogar unos nos acordes sueltos: creemos que algunas los rotundos cantos del libretista al fervor con otros o a solas con su conciencia, y veces no hay necesidad de esta notación sevillano y a l obrero de nuestra tierra, vepor esta vía alcanzaba un punto insupemusical de l a palabra, ya que ésta sola se rificados entrambos con notable soltura. rable en el estudio del alma de sus criabasta para conseguir el deseado efecto; la Pero la característica de la revista es, conormativo que provoca l a muerte de un jogrue. ba. terminante de lo que venimos d i mo m á s arriba anotamos, el amable tono ven aristócrata, abrumado de deudas y en ciendo está en l a escena do los remordide chanza en que ha sido escrita, lleno sazón de envilecimiento. L a opinión pública mientos de Boris, u n a do las páginas m á s de oportunas agudezas y servido por códiscurría ciegamente en torno a este suceso, sublimes de la o b r a en ella Moussorgsky micas situaciones de un gran efecto, tadando soluciones que eran reflejo de cosháce que el protagonista cese de cantar, les como l a escena de las boxeadoras, extumbres y caracteres. R e a l i d a d vino, a haciendo que solamente hable: E n cambio traordinariamente movida y animada. los dos años, a aclarar aquel hecho c r i Algunas concesiones al tópico, o determide é s t o s que creemos defectos de p o c a monminal. Debajo del suceso h a b í a un caso nada alusión que parece aportada para hata, ¡G u a n t a s bellezas! ¡cuántos atisbos ge- INFORMACIONES DE ESPECTÁCULOS, CIRCOS TEATROS, -CONCIERTOS, í nformaciones y noticias teatrales